Amonaval inauguró su 'V Exposición y Ciclo de Conferencias' en la Casa del Mar de Laredo

Vista de la muestra/
Vista de la muestra

La iniciativa cuenta con casi un centenar de navíos a escala de diferentes usos y épocas y se prolongará hasta el próximo lunes

RAFA SÁNCHEZ

Desde este jueves y hasta el próximo lunes, día 8, las dependencias de la Casa del Mar de Laredo acogerá su 'V Exposición y Ciclo de Conferencias' que, promovida por la Asociación pejina Amonaval, reúne a casi un centenar de navíos a escala de diferentes usos y épocas.

La muestra, auténtica referencia del modelismo naval en todo el país, ofrece, según sus organizadores, una oportunidad para navegar y descubrir un océano de historias a partir del detalle y la minuciosidad de estas artísticas réplicas.

El alcalde de Laredo, Ángel Vega, presidió la inauguración acompañado de la junta directiva de Amonaval, y los ediles, de Turismo y Festejos; y de Hacienda, Laura Recio, Benito Ortiz, respectivamente.

La Exposición reúne obras llegadas de casi todos los puntos de España. Su bella factura, así como la variedad de modelos reunidos mereció la enhorabuena de Ángel Vega, quien, según señaló, recientemente ha visitado parte del tesoro de la fragata 'Mercedes', embarcación en torno a la que girará una de las conferencias del ciclo.

El alcalde destacó que estamos ante un ejemplo extraordinario de esa pasión e ilusión por reflejar en miniatura aquellas creaciones que marcaron una historia naval que aquí revive.

En nombre de Amonaval, José Manuel Rivas agradeció la colaboración del Ayuntamiento e invitó a los vecinos y visitantes a acercarse a contemplar una muestra que posibilita hacer un recorrido por la historia de la navegación.

En su intervención, además de referirse a los veleros de gran porte, destacó piezas como un submarino que se presenta abierto en sección longitudinal, convirtiéndose en un auténtico centro de interpretación sobre el reparto de espacios y los modos de vida a bordo de dicho sumergible.

También subrayó la espectacularidad de unos dioramas llegados desde Navarra y que reflejan navíos de distintas épocas. Con especial mención para una reproducción en torno al mito de 'Jasón y los argonautas', con una embarcación que evoca la legendaria 'Argo'.

Conferencias

En paralelo a la muestra, cabe citar el ciclo de conferencias, que se sucederá desde este viernes hasta el domingo, a partir de las 20.00 horas en el Centro Social.

Abrirá ronda el laredano y doctor en Ciencias del Mar, Josu Ruiz, hablando sobre 'Arquitectura y tecnología en el diseño de un mercante bergantín. El secreto de una ciencia familiar'. Este alumno de la Universidad de Cantabria dedicó su tesis doctoral a estudiar este aspecto.

La tesis compara el bergantín de la armada con el bergantín mercante, digitaliza las piezas que forman la estructura del bergantín y resuelve su ensamblaje para conseguir una estructura eficaz. Se simula y modeliza de manera virtual y real a escala los datos obtenidos en diversos planos para determinar la arquitectura y tecnología utilizadas en su construcción.

No menos interesante resultará la ponencia de Ramón Orite, investigador naval y arqueólogo submarino, quien se centrará en los 'Tesoros Naufragados en la bahía de Santander'. La charla, que tendrá lugar el sábado 6, romperá los esquemas de quienes piensan que los pecios sólo se encuentran en el Mediterráneo e ignoran que el Cantábrico es un auténtico mausoleo de grandes navíos. La hostilidad del medio marino en estas latitudes es la única razón por la que estas joyas sumergidas son más desconocidas para el gran público.

Uno de los platos fuertes será la presencia del restaurador jefe del Museo Naval de Madrid, Miguel Godoy, quien el domingo 7 de diciembre disertará sobre 'La fragata Mercedes, al fin una victoria'. El conferenciante es autor de la réplica de este emblemático navío que fue hundido con 250 hombres en 1804 cuando un cañonazo inglés alcanzó la 'Santa Bárbara' almacén de pólvora-. Su trágico desenlace alcanzó relevancia en el año 2007, al ser víctima del expolio a manos de la compañía americana 'Odyssey Marine Exploration'. Afortunadamente, el tesoro de 500.000 monedas de oro y plata fue devuelto a España y actualmente se exhibe en el Museo Arqueológico Nacional.