Consternación en Noja por la muerte de 'Chamus'

Miguel Ángel Jaén. junto a su kayak en su casa de Noja./
Miguel Ángel Jaén. junto a su kayak en su casa de Noja.

Aventurero, gran viajero, amante de la naturaleza... Sus vecinos y amigos destacan el carisma de Miguel Ángel Jaén, que perdió la vida mientras pescaba en Punta de la Mesa

MARIÑA ÁLVAREZSantander

El viernes por la noche Miguel Ángel Jaén Rodríguez estuvo pescando en los acantilados de Punta de la Mesa cuando cayó al mar y fue arrastrado por el viento y las corrientes hacia la playa de Trengandín. Su cuerpo sin vida fue encontrado a primera hora de la mañana del sábado por un vecino que paseaba por el arenal, a menos de un kilómetro del monte de El Brusco. Fue el último viaje de Miguel Ángel, al que todos conocían como Chamus, un hombre de 46 años muy conocido y apreciado en la villa. Paradojas de la vida, era su rincón favorito de todos los lugares del mundo que visitó. Aventurero, amante de la naturaleza, deportista, vital... Así definen a Chamus los que lo conocían, que coinciden en señalar que Noja entera siente la pérdida de uno de sus vecinos más carismáticos.

La teoría de ese 'ultimo viaje' de Chamus la ha ofrecido esta mañana el concejal de Policía de Noja, Sergio Alonso, que se desplazó a Trengandín cuando la persona que encontró el cadáver dio aviso a la Guardia Civil y a la Policía Local. "Era un día de muchas olas y viento. Cuando vimos el cuerpo ya tuvimos una mala sensación. Tenía que proceder de Noja, por la dirección del viento que soplaba, que era muy cruzado; no podía proceder de otro lugar", comentó, aún consternado por la noticia, sobre todo cuando él mismo no pudo reconocer a Chamus por el profundo corte que tenía en la cara, "no hago más que pensar en esto, cómo no pude saber quién era", señaló. No fue hasta horas después que se supo su identidad, cuando un familiar lo reconoció por los tatuajes.

Todavía está pendiente que se le realice la autopsia y aún no se ha puesto fecha a los funerales de este vecino, que regentaba la tienda de artesanía El Tendaluco, situada en el centro de Noja, en la que vendía los objetos que compraba en sus múltiples viajes. La India, Tailandia, Estados Unidos, Marruecos... En moto o en su fiel furgoneta, la misma en la que muy a menudo dormía a las faldas de El Brusco. "Quiso la mar llevar su cuerpo hasta su rinconcito y depositarlo en la arena. Su arena. Su alma ha emprendido un viaje hacia la mejor y más bella de las aventuras: ligero de equipaje, sin las pesadas mochilas...", describe su amigo Pedro Portillo.

 

Fotos

Vídeos