?
LOVE

¿Has pensando en quién ve realmente las fotos que subes de tus hijos a Facebook?

La privacidad en las redes sociales es el talón de Aquiles de la relación entre padres e hijos. Muchos adultos no saben configurar sus ajustes, pero, además, tampoco piensan que subiendo fotos de sus retoños está condicionando su huella digital

Content Factory

Compartir

Mientras que los millennials se decantan por los stories, Instagram, Snapchat y Youtube, Facebook se va convirtiendo poco a poco en la red social más adulta. La de los padres, vaya. Un reciente estudio de Llorente y Cuenta deja claro que la generación senior es la que ahora ha tomado plataformas como Facebook y Twitter. En cuanto al número de amigos que se tienen en una plataforma como Facebook, la media es de 295 amigos. Y en muchos casos todos ellos pueden ver cualquier foto que publiquen. Incluso muchos más porque la privacidad es una de las tareas en la que muchos usuarios suspenden y uno de los principales motivos de conflicto entre padres e hijos, tal y como se desprende del estudio británico Share with Care, de Nominet y realizado por The Parent Zone en 2016.

Según esta investigación, recogida por la web Por un uso Love de la tecnología, con la que Orange conciencia a niños y adultos sobre la necesidad de un uso seguro y responsable de las nuevas tecnologías, los padres comparten las fotos de sus hijos en un 54% de las ocasiones en Facebook sin pensar en las consecuencias que esta práctica puede tener para sus retoños. Esta sobreexposición en las redes sociales que hacen los padres de la vida de los menores es lo que se conoce como sharenting. Es una tendencia cada vez más extendida en el mundo occidental, en el que la crianza se ha convertido un tema de conversación pujante a través de las nuevas tecnologías, especialmente entre las nuevas generaciones de progenitores.

Más de la mitad de los padres encuestados afirma que no entiende los conceptos básicos de privacidad de una red social

El problema no es que los padres suban fotos de sus hijos desde la primera ecografía hasta el último fin de semana fuera sino que no tienen en cuenta dos variables fundamentales a la hora de hacerlo. Por un lado, la huella digital de sus hijos que están creando sin contar, en muchos casos, con su permiso o sin pensar en que mañana esas imágenes formarán parte de la información disponible en la red de su hijo sobre ellos. Por el otro,  la privacidad de las redes sociales. El estudio británico señala que solo el 10% de los padres diría que casi todos sus amigos de Facebook lo son realmente y uno de cada tres admite que más del 50% de sus contactos de Facebook no son ‘verdaderos amigos’ a los que saludarían por la calle. Si esto es así, ¿por qué permites que todos tus amigos, incluso los amigos de tus amigos o todo el mundo, vean las fotos de tus hijos? ¿Por qué haces en el mundo online lo que no harías en el físico?

Esto es aún más preocupante si tenemos en cuenta que más de la mitad de los padres encuestados afirma que no entiende los conceptos básicos de privacidad de una red social como Facebook. De hecho, el 39% no sabe muy bien cómo actuar y solo un 10% confía que en la ha configurado adecuadamente. Además, el 85% lo hizo hace más de un año y se olvidó de volver a repasar los ajustos. Y todo esto cuando el 45% de los padres permiten que todos sus amigos vean sus fotos, incluidas las de sus hijos menores; un 20% más dejan que las vean los amigos de sus amigos y un 8% tienen sus publicaciones totalmente abiertas.

“Como muestra esta investigación, familiarizarse con la configuración de privacidad de nuestras redes sociales favoritas no es fácil, pero es necesario porque los padres pueden  causar vergüenza en el futuro a sus hijos, o algo peor. Dado que los niños crecen en un mundo cada vez más digital, debemos asegurarnos de estar un paso por delante de los posibles riesgos y peligros y tener una buena comprensión de cómo evitarlos”, asegura Vicki Shotbolt, CEO y fundadora de The Parent Zone.

cf-orange-3-secundaria

Huella digital y menores

El 92% de los menores estadounidenses tienen una identidad digital a los dos años y antes de que tengan cinco, sus padres ya han subido a redes como Facebook o Instagram más de 10.000 imágenes de sus cumpleaños, sus primeros pasos o su primer día en el parque. Son cifras contundentes que ejemplifican la dimensión del sharenting. Y ya están teniendo consecuencias judiciales y legales: una sentencia dictada el pasado mes de enero por el Tribunal de Roma condenaba a una madre a eliminar todas las fotos que publicó en Facebook de su hijo adolescente, so pena de multa de 10.000 euros. No es el primer caso europeo.

Francia aprobó en mayo de 2016 una normativa que fija condenas de hasta un año de prisión y multas de 45.000 euros a los padres que publiquen imágenes o detalles íntimos de la vida de sus hijos menores en las redes sociales. Y en Austria un joven de 18 años denunció a sus padres por las fotos que habían subido a Facebook cuando era menor amparado en la Ley de Protección de Datos del país, que fija multas de entre 3.000 y 10.000 euros. En España, una sentencia del Supremo de 2015 dejó claro que el sharenting solo puede ser penalizado si el acto se realiza sin el consentimiento de alguno de sus progenitores o representantes legales. Sin embargo, también hay que tener en cuenta el reglamento de protección de datos que marca en los 14 años la edad a partir de la que los niños pueden decidir, siempre con el consentimiento de sus padres, qué fotos suyas se publican en la red.

En cualquier caso, la solución no pasa por prohibir publicar sino por pararnos a pensar en lo que pensarían nuestros hijos sobre lo que hacemos y, sobre todo, en la repercusión que nuestras acciones pueden tener en su futuro porque las fotos que hoy cuelgues de tus hijos configurarán su huella digital y les perseguirán mañana. De hecho, el 56% de los padres comparte información potencialmente vergonzosa de sus hijos, según los datos de una investigación sobre sharenting realizada por la Universidad de Michigan. El 51% da datos que pueden localizar a los niños y un 27% cuelga directamente fotos inapropiadas. Tampoco hay olvidar que -y son datos publicados por la revista Journal of American Association- el 50% de las imágenes que se comparten en sitios pedófilos han sido obtenidas de las redes sociales. Por eso, la recomendación es clara: revisa a conciencia los ajustes de privacidad, no dejes que cualquiera vea contenido referente a cualquier menor de edad, dale a tus hijos opción de veto y no subas fotos de los niños desnudos (aunque te puedan parecer de lo más inocentes) o con pistas que puedan dar con su ubicación.

  • Así se ajusta la privacidad de tu red social

  •   Controlar nuestra privacidad en las redes sociales es importante, y más si compartimos contenido de nuestros hijos u otros menores. Facebook es la red social que más usan los adultos. El estudio Share with Care revela que los padres británicos cuelgan un 54% de las fotos de sus retoños en esta red social. Así tienes que configurar tus ajustes de privacidad.

  •   Para empezar, Facebook acaba de lanzar la Comprobación rápida de privacidad con la que podrás chequear quién ve tu publicaciones; los accesos que tienes en tus apps y para quién es visible tu información de perfil. Además, entrando en Configuración de privacidad, puedes hacer un control más exhaustivo en el que determinar, por ejemplo, quién pueden ver tus fotos (amigos, amigos excepto los que elijas, solo amigos o solo tú), decidir revisar antes de que se publique en tu perfil una foto en la que te etiquetan o filtrar quién puede ver tus comentarios o solicitarte amistad.

Compartir

Contenido de Content Factory para LOVE ORANGE. En su elaboración no ha intervenido la redacción de este medio.