Santander descubre 'Altamira'

La joven actriz Allegra Allen llega a la Porticada acompañada de su madre en la ficción, en la escena que se rodó ayer. /
La joven actriz Allegra Allen llega a la Porticada acompañada de su madre en la ficción, en la escena que se rodó ayer.

La grabación, que interrumpió el acceso a la plaza, fue seguida durante todo el día por decenas de curiosos

ROSA M. RUIZ SANTANDER.

La escena en la pantalla del cine durará unos segundos, los que tarda una calesa en entrar en la Plaza Porticada para dejar, en una de las arcadas, a sus dos pasajeras. Se trata de María Sanz de Sautuola, la pequeña descubridora de las pinturas de Altamira, que acompañada de su madre llega a la redacción de un periódico que la película llama 'El Cántabro' para contar el hallazgo. Ese tiempo, que durará como un suspiro para los espectadores de la sala del cine, llevó ayer varias horas de trabajo, entre ambientar la plaza en el siglo XIX, hacer las pruebas de sonido, de luz y las múltiples tomas repetidas hasta que Hugh Hudson, el director de la esta película que produce Morena Films, dio el visto bueno.

VER MÁS

La Porticada, cerrada al público desde las diez de las mañana hasta última hora de la tarde, fue el centro de operaciones de un rodaje que permitió ver en Santander y en acción al director de la mítica 'Carros de fuego', al productor Álvaro Longoria y casi un centenar de miembros del equipo de rodaje : maquilladores, modistas, iluminadores..., junto con una decena de figurantes que ataviados con ropajes decimonónicos repitieron sin descanso su paso por la plaza.

Todo seguido por un público curioso y expectante que fue perdiendo el interés a medida que iban pasando las horas y la «acción», que repetía una y otra vez la regidora, seguía siendo la misma.

«¿Pero viene o no viene Banderas?», preguntaba Loli a primera hora de la mañana a todos los que creía informados. «No, hoy está en Sitges presentando una película», se le repetía una y otra vez aunque ella, no muy convencida, seguía en el sitio por si acaso.

Efectivamente Antonio Banderas, que encarna en este filme a Marcelino Sanz de Sautuola descubridor junto con su hija María, de las cuevas, se hallaba ayer en el Festival de Cine Fantástico de la localidad gerundense para recibir el Gran Premio Honorífico y promocionar la producción española 'Autómata', dirigida por Gabe Ibáñez, un largometraje futurista que tuvo su primicia mundial en el pasado Festival de San Sebastián.

Así que en Santander y en una desconocida Porticada, con el suelo lleno de arena para tapar las tapas de las alcantarillas y con muchos toldos en las ventanas para ocultar los aparatos de aire acondicionado, la joven actriz Allegra Allen seguía las ordenes de Hudson para hacer esa llegada en calesa a lo que podrían haber sido las oficinas del periódico. Un simulado puesto de frutas, muchas flores que tapaban los modernos bancos de la plaza, y otros figurantes de todas las edades vestidos al uso, completaban la escena que finalmente se verá en la película.

Fuera de plano, agentes de la policía nacional y local acotaban desde la mañana el paso al set de rodaje e incluso en alguna ocasión pararon el tráfico en Calvo Sotelo para que el ruido de los coches no interfiriera. También se desplazaron varios efectivos de los bomberos y, sobre todo, casi un centenar de personas de la productora se afanaban en captar la escena antes de que se fuera la luz. Y es que el equipo por la mañana había grabado otra de las secuencias en los alrededores de la fábrica Solvay en, Barreda, por lo que en Santander iba algo más justo de tiempo.

Invitados

El rodaje contó también con varios invitados para seguir de cerca el trabajo como el director de la Fundación Botín, Íñigo Sáenz de Miera, que llegó acompañado de la directora ejecutiva del Centro Botín, Fátima Sánchez. También pasó por la Porticada Enrique Campuzano, director del Museo Diocesano de Santillana del Mar. «Para Santander será muy importante esta película, porque su difusión va a ser mundial. Será un magnífico cartel para toda Cantabria», señaló.

La artista Pilar Iglesias, que ha hecho la caligrafía de todos los documentos y cuadernos de campo que aparecerán en imagen, reconoció que «para mí es un orgullo poder participar en una producción que recoge un momento tan interesante de la historia de Cantabria», dijo.

El equipo se volverá a desplazar a Santander los días 20 y 21 de noviembre. Entonces Lolí podrá ver a Antonio Banderas, que ese día si participará en el rodaje que se realizará en la Biblioteca Menéndez Pelayo y sus alrededores.