Los libreros cántabros, satisfechos con las ventas y visitas a la feria

La plaza de Alfonso XIII acogió los últimos once días un intenso programa de actividades con escritores, regalos y actuaciones para todos los públicos

L. G. SANTANDER.

Objetivo cumplido: vendieron más libros que el año pasado. Después de una larga crisis, los libreros cántabros dijeron ayer, por fin, que las ventas repuntaron entre un 8 y un 12%. También las visitas. Unas 40.000 pesonas desfilaron estos días por el recinto, un 10% más que el año pasado. La XXXIV Feria del Libro de Santander ha sido un punto de inflexión en el que los libreros consiguieron más ventas y más público en su recinto. Dos hechos ayudaron a conseguir el objetivo. El primero, el nuevo espacio en el que se ubicó la feria este año, la plaza de Alfonso XIII (Farolas). Y, el segundo, la climatología. Solo llovió un día y fue un lunes, algo que agradeció el sector.

LA CIFRA

Luis Lisaso, presidente de Libreros Asociados de Cantabria, reconoció ayer, horas antes de bajar el telón y dar por cerrada la feria después de once días de intensa actividad, que el balance era «muy bueno». Las ofertas en la feria (descuentos del 10%) y los regalos -se pagaba un libro y se recibían dos más- animaron a un sector que llevaba tiempo de capa caída.

Ahora queda un nuevo reto, y es que los libreros deben mantener este incremento en las ventas en sus librerías en los próximos meses. Trabajo nada fácil pero que llevan a cabo reinventándose cada día. Hoy las librerías no son un simple y sencillo espacio en el que se venden libros, sino que apuestan por tener una agenda cultural con conciertos, proyecciones de películas de cine y presentaciones de libros.

Los libreros aseguraron ayer que la feria deja «buenas sensaciones» en el sector. Uno de los datos que ayer reflejó Lisaso es el libro editado por la concejalía de Cultura de Santander. Se repartieron en su totalidad los 3.500 volúmenes editados de 'Sucedió en Santander', un libro con cuentos de narradores cántabros. Y la Consejería de Cultura de Cantabria también agotó los ejemplares que llevó a la feria para repartir entre los compradores de libros.

Han sido once días intensos de actividad en el que han desfilado escritores, premios nacionales, personajes infantiles y muchos lectores por el recinto. Lectura de novelas y poemas, firmas de libros y un homenaje, es el balance de esta feria que en su trigésimo cuarta edición cierra con optimismo.

es el incremento experimentado por las ventas de libros en relación al año pasado.