Muere a los 87 años el fotógrafo Alberto Schommer

Alberto Schommer./
Alberto Schommer.

COLPISAmadrid

El fotógrafo vasco Alberto Schommer ha muerto hoy en San Sebastián a los 87 años como consecuencia de un proceso cancerígeno, según informa El País, uno de los diarios en los que colaboró durante su carrera.

Alberto Schommer (Vitoria, 1928) fue el primer fotógrafo con plaza en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Durante seis largas décadas de actividad, acumula un sinfín de reconocimientos y premios, el último de ellos, el Nacional de Fotografía, que logró en noviembre del 2013.

La obra de Schommer se ha expuesto en grandes museos y ha sido publicada por las más prestigiosas revistas internacionales. Está reconocida con incontables galardones y recogida en más de setenta libros. El jurado reconocía esa rica trayectoria, «en la que no sólo ha abordado todos los temas, sino que también ha innovado desde el punto de vista técnico y experimental». «Ha sido testigo de la transformación cultural y social de nuestro país», resumía el acta.

De madre española y padre alemán -Alberto Schommer Koch, que abrió un estudio de fotografía en Vitoria en los años veinte-, iba para pintor. «¿Que si me influyó el ambiente del estudio de mi padre? No, para nada», confesaba en una entrevista. «Yo era pintor y utilizaba las fotos para que no se me olvidaran las personas o espacios que me interesaban. Así, tontamente, empecé a disparar».

Próximo a los renovadores de la fotografía española en los años sesenta, Schommer protagonizó una carrera plagada de retos formales y conceptuales bajo la benefactora influencia de maestros como Irving Penn y William Klein. En 1967 representó a España en la Expo de Montreal, en 1979 era elegido fotógrafo del año y en 1989 el Metropolitan Museum of Photography adquiría algunos de sus 'Retratos psicológicos'. Los realizó entre 1969 y 1973 y se confirmó a través de ellos como uno de los fotógrafos más destacados de la segunda mitad del siglo XX, inmortalizando a personajes tan dispares como el cardenal Tarancón, el banquero Mario Conde, el torero Espartaco, el escultor Eduardo Chillida o el ministro franquista Gregorio López Rodó. «Retrataba a los políticos de una manera irónica para que no se dieran cuenta de que estaba criticando al régimen con las fotos», señalaba en aquella entrevista. «No hubo nadie que se negara. Todos vinieron como ovejitas. Algunos se postulaban, pero la lista la hacía yo. Nunca nadie me ha impuesto un personaje».

Retrató también a grandes intelectuales y creadores estadounidenses como Andy Warhol, Roy Lichtenstein o Susan Sontag. Los retratos eran lo más conocido y apreciado de su labor. «El retrato, como el paisaje, es crucial, tiene una potencia extraordinaria y ha atrapado a todo los grandes maestros», subraya. Sigue siendo fiel a la fotografía analógica y a sus equipos Nikon, aunque admite que «recurro a lo digital cuando lo necesito». A su formidable serie de 'Retratos psicológicos' siguieron otras como 'Máscaras' y 'Paisajes negros', cuya espectacular factura denota su creatividad y dominio técnico.

Curioso e innovador, inventó las 'cascografías', fotografías transformadas en esculturas, que tienen volumen y que además se aprecian también por el tacto, mediante baños químico al papel, previamente arrugado, para que al tacto se parezca a la piel.