Proteger el patrimonio

Hace pocas semanas, un animoso grupo de no menos de un centenar de personas, reunido con el ánimo de conocer y disfrutar de nuestro Patrimonio, se sonrojaba confundido ante la visión lamentable y ruinosa que aparecía ante sus ojos. Organizado por el Aula de Patrimonio Cultural de la Universidad de Cantabria, la profesora Elisa Fernández Bezanilla mostraba la ermita gótica de Nuestra Señora de Riva, ubicada en el municipio de Ruesga. La responsable de la visita también se lamentaba ante los incrédulos ojos de los asistentes del estado de esa pequeña joya de nuestro gótico.

En el cementerio de Riva, construida en la segunda mitad del siglo XV o a principios del XVI, se encuentra la capilla de Nuestra Señora. En su interior se conservan, a duras penas, unas interesantes pinturas de traza gótica que representan a un San Jorge a caballo y con armadura alanceando a un dragón, una doncella que podría interpretarse como la Inmaculada Concepción y a un ballestero asaeteando a San Sebastián. En un lateral, cada vez con más dificultades, cuesta descubrir la Sagrada Cena, que, en un friso de 5,50 metros de ancho, se resiste a desaparecer.

Describir el estado de ruina y el riesgo de colapso de la capilla y desaparición de las pinturas se explica con el comentario de uno de los asistentes, un arquitecto con experiencia en restauraciones; «Probablemente no aguantarán otro invierno», dijo resignado.

Si no se pone remedio, posiblemente, la capilla y sus pinturas pasarán a engrosar ese abultado archivo que conforma el Patrimonio Perdido.

No es necesario acometer una gran obra restauradora, pero sí es urgente evitar el avance de la ruina.

Este monumento puede mantenerse únicamente consolidando la ruina, como se conserva el Cementerio de Comillas o el Convento de San Luis en San Vicente de la Barquera. No debiera ser una obra cara, solamente se necesitarían las manos expertas de un profesional y un par de operarios. Es asequible y con la colaboración de Obispado, Consejería de Cultura, Ayuntamiento, otras instituciones y particulares se podría lograr.