El Palacio de Festivales crea un ciclo juvenil para el programa de 2017

‘Punk rock’, miedo al futuro, primeros amores y bullying. /
‘Punk rock’, miedo al futuro, primeros amores y bullying.

La iniciativa de difusión de las artes escénicas entre adolescentes, ‘Nos gusta el teatro’, se abre con tres propuestas

GUILLERMO BALBONASantander

La búsqueda de nuevos públicos, la miscelánea generacional, la presencia de un espectador joven son parámetros que miden la temperatura y las constantes vitales de las programaciones culturales. En el caso del Palacio de Festivales de Cantabria, que ya ha superado un cuarto de siglo, ese eje ha sido un permanente mantra de criterios, debates, programaciones y encuestas. En el pasado lejano y reciente se han sumado nuevas citas y propuestas en busca de espectadores menos asiduos a las convocatorias. De cara a la nueva programación del próximo año, que Cultura ultima estos días, hasta finales de enero se prolongan las citas de la temporada de 2016 está prevista la incorporación del nuevo ciclo concebido con ese objetivo.

Bajo el epígrafe Nos gusta el teatro!!!, la escena, las inquietudes y espejos de la realidad cotidiana, la radiografía adolescente y el lenguaje de las nuevas tecnologías, mezclado con el teatro de siempre, asomarán en las salas Pereda y Argenta. En primavera tres montajes específicos estrenan esta iniciativa de «difusión de las artes escénicas entre jóvenes y adolescentes».

Los primeros montajes

Viernes 24 de marzo (sesiones escolares) y sábado 25 (sesión abierta a todo el público). Punk Rock de Simon Stephens.

Viernes 31 de marzo (sesión escolar) y viernes 31 de marzo y sábado 1 de abril (sesiones abiertas). Los amores diversos, de Fernando J. López. Monólogo.

Miércoles 23 de abril (sesión abierta) y Jueves 24 de abril (Sesión escolar). La compañía Tresdosuno Teatro acerca la obra de Jorge García Val y Javier Sahuquillo, Verona.

Nos gusta el teatro incluirá propuestas escénicas de distinto género. El consejero de Cultura Ramón Ruiz, en su valoración del nuevo formato las representaciones para «normalizar el hecho teatral entre los jóvenes» contemplan sesiones para escolares como hasta ahora, pero también funciones abiertas al público en los horarios habituales de la programación considera que el ciclo es «una prueba de nuestro compromiso anunciado al inicio de esta legislatura, de abrir la programación del Palacio a públicos diversos». A su juicio, es más significativo al implicar a un sector «cuya presencia no es habitual en las distintas temporadas».

Ramón Ruiz cree que esta acción facilita también una «educación para la cultura y una cultura abierta a la educación». Nos gusta el teatro tiene dinámicas de acceso a las obras para un público a partir de los 14 años, «capaz de integrar sus problemas específicos, su universo tecnológico, sus imaginarios tan cercanos a la televisión, a internet y a los nuevos canales de comunicación». Se prevé que exista un trabajo previo de acercamiento y debates, y coloquios posteriores a la obra, «actividades para las que se contará con la colaboración de la comunidad educativa», concluyó el consejero.

En marzo el ciclo se abre con Punk Rock, de Simon Stephens, a cargo de La joven compañía que viaja a los últimos días del curso escolar de un grupo de chicas y chicos que terminan sus estudios secundarios y esperan la temida selectividad. «El miedo al futuro, los primeros amores y las primeras relaciones, el bullying» irán tomando protagonismo en la escena gracias a una compañía que está desarrollando un trabajo de mediación entre el teatro y los jóvenes desde su creación hace cuatro años. Con actores profesionales entre 18 y 26 años, propone cuadernos pedagógicos para obras específicamente concebidas para compañías jóvenes o adaptaciones de clásicos que consigan enganchar a un público nuevo. 80.000 espectadores en su última temporada avalan un trabajo que ha «enamorado a la crítica y a los grandes directores y autores españoles».

En marzo también llegará el turno de Los amores diversos, de Fernando J. López. Este monólogo sobre la memoria, el amor a los libros y la pasión por la poesía se canaliza a través de una mujer, interpretada por la actriz Rocío Vidal. Dos temporadas en Madrid avalan a este texto de un autor que se ha ido abriendo camino como novelista y como dramaturgo y que, a partir de su experiencia dilatada como profesor de Educación secundaria, «bien conocido por profesores y estudiantes de Cantabria».

Finalmente, ya en abril, el Palacio acogerá la obra de Jorge García Val y Javier Sahuquillo Verona. Una dramaturgia tejida a partir de Lope de Vega y su drama Castelvines y Monteses (inspirada en Los amantes de Verona, de Matteo Bandello) y de un juego contemporáneo de espejos en los que «el thriller, el ciberacoso y las realidades virtuales se van abriendo camino hasta un final sorprendente», que consiguió el favor de la crítica y del público en el último Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro, dentro del ciclo AlmagrOFF.