"La historia del arte es patriarcal, miope y bizca"

Ángeles Caso presenta hoy en Santander su novela ‘Ellas mismas. Autorretratos de pintoras’, en el Aula de Cultura de El Diario Montañés (Ateneo de Santander)./
Ángeles Caso presenta hoy en Santander su novela ‘Ellas mismas. Autorretratos de pintoras’, en el Aula de Cultura de El Diario Montañés (Ateneo de Santander).

Este martes presenta en el Aula de Cultura de El Diario Montañés (Ateneo de Santander), ‘Ellas mismas. Autorretratos de pintoras’, una reivindicación del trabajo de 80 artistas

LOLA GALLARDOSantander

Ellas mismas. Autorretratos de pintoras es el libro de la escritora y periodista asturiana Ángeles Caso (Gijón, 1959), que este martes presenta en el Aula de Cultura de El Diario Montañés, en la sede del Ateneo de Santander (19.30 horas). Caso rinde homenaje a 80 mujeres maltratadas por la historia con el libro publicado a través de una campaña de crowdfunding, que recaudó más de 70.000 euros. "Siempre se nos ha contado que en la historia del arte no hubo mujeres dedicadas a la pintura y ahora sabemos que no es verdad", afirma.

¿Quiénes son las ochenta mujeres a las que rinde homenaje?

Más que un homenaje es una reivindicación del trabajo de numerosas artistas, con carreras de muchísimo éxito, pero no han pasado a los manuales de historia del arte ni están en los museos como se merecen. Soy historiadora del arte y desde 1981, cuando acabé la carrera, he seguido la pista de los estudios de género, he investigado, tirado del hilo y he publicado.

¿Qué le llama la atención de este olvido hacia las mujeres?

El relato que conocemos de la historia del arte y la literatura lo hemos heredado y es muy patriarcal, miope o bizco, en el que falta depositar la mirada en el trabajo de la mitad de la población, las mujeres. Ellas siempre tuvieron más difícil el acceso a la excelencia artística, pero hubo muchas, más de las que nos dicen, que se dedicaron al arte y triunfaron. Yo he recuperado a artistas que destacaron en sus carreras, tuvieron como mecenas a los grandes reyes y reinas de Europa y los aristócratas o príncipes de la iglesia y están en los grandes museos del mundo.

¿Por qué solo a las mujeres que se autorretrataron?

Esta es una de las características principales del arte protagonizado por mujeres. Parece que tenemos un interés especial por el autorretrato. Ha sido así desde la Edad Media. Las artistas plásticas contemporáneas reflexionan una y otra vez sobre su cuerpo y lo utilizan como un arma de expresión feminista, de rebeldía... Siempre se autorretratan dotándose de muchísima dignidad y seriedad profesional, supongo que como una manera de reivindicarse frente a las maneras más estereotipadas de desnudos o vírgenes que podía darse en la pintura hecha por hombres. También porque la sociedad nos influye mucho y nos obliga a reflexionar sobre nuestro aspecto y el paso del tiempo y muchas artistas, por eso, se autorretratan en numerosas ocasiones en distintos momentos de su vida.

El libro cuenta que muchas pinturas rupestres fueron realizadas por mujeres, ¿por qué cree que se ocultó?

En las pinturas rupestres hay muchas manos. En las fotografías del primer capítulo del libro aparecen las manos de las cuevas del Castillo, en Cantabria. Las manos son un referente fundamental en la pintura Prehistórica. Siempre nos han dicho que las pinturas rupestres las hicieron hombres, o quizás es lo que imaginamos porque siempre pensamos que las cosas importantes del mundo las hicieron los hombres. En estos últimos diez años se han elaborado sistemas científicos de medición de las manos. El resultado es que la mitad de las manos que aparecen en las cuevas son de mujeres. Si ellas dejaron sus manos, no hay razón para pensar que no participaron en la creación del resto de las figuras, como los bisontes, aunque no es fácil de demostrar. Lo que sí está demostrado es que algunas manos son de mujeres.

Pasado el tiempo desde que su novela ha visto la luz, ¿se arrepiente de no haber incluido a alguna otra mujer?

Hay muchas que tuve que dejar fuera por razones de espacio, económicas... Arrepentirme no, pero es cierto que hubiera metido más. Esta es una selección de las mejores, aunque faltan pintoras españolas porque no conseguí localizar sus autorretratos bien catalogados. Tengo previsto hacer más libros, no sobre autorretratos, pero sí sobre pintoras.

¿Tiene algún otro proyecto entre manos?

Seguir adelante con mis investigaciones de género y mi trabajo como divulgadora.

¿Usted cree que la mujer ocupa el lugar que se merece hoy en el mundo del arte?

No lo creo, lo afirmo: No. Numéricamente sí, igual que en la literatura y otras actividades artísticas, pero las estadísticas demuestran que el peso de las artistas en la venta de obras de arte en España sigue siendo bajísimo. Numéricamente parece que hay más mujeres que hombres, pero en el prestigio, en la cotización o la frecuencia en que sus obras son adquiridas, tanto por coleccionistas privados o instituciones, son los hombres los que tienen el peso específico. Todavía las mujeres lo seguimos teniendo difícil.

¿Qué necesita la historia para no volver a olvidarse de las mujeres?

Prestarnos más atención, cambiar la mirada y el oído. Cuestionarnos si el relato androcéntrico que nos ha llegado es el auténtico para descubrir que no lo es. Quitarnos ese prejuicio de que las mujeres nunca hicieron nada valioso, abrir la mirada, e incorporar lo que sabemos con naturalidad. Es fundamental que los niños aprendan una historia del arte, la música o la literatura que sea justa y que incluya a las mujeres.

En un terreno más personal, cuéntenos por qué escribe Ángeles Caso.

Para mí escribir es un destino. Soy hija de catedrático y mi padre me contaba historias extraordinarias Ulises, Alonso Quijano... de grandes personajes. Desde que tenía seis años sabía que iba a ser escritora. Se me impuso la necesidad de escribir porque si no escribo me muero, me falta el aire.

Es la primera vez que recurre a una campaña de crowfunding para publicar un libro, ¿Cómo ha sido la experiencia?

Fantástica. En España hay muy poca tradición de libros de arte, se perdió con la crisis. Son libros carísimos y no encontré una editorial dispuesta a pagar los altos costes. En vez de guardar el proyecto en un cajón, llorar y pensar ¡vaya desastre de país!, opté por utilizar esta fórmula de buscar compradores antes de hacer el libro. Fundé mi propia editorial, la Letra Azul, y fue fantástico.

¿Y qué cree que necesita la cultura y el mundo editorial?

"Buahhh..." te escribiría una enciclopedia. Primero, que los políticos se den cuentan de que un país nunca será rico si su creatividad cultural no lo es. Los políticos que hoy están en el poder, el PP, son abiertamente enemigos de la cultura. La creación siempre es incómoda para el poder y hay momentos y partidos que se cortan un poco más. También hay que pedir un poco de responsabilidad a la sociedad. Todo esto ha pasado ante los ojos de la ciudadanía y no veo que le haya preocupado a nadie. Nos han quitado la asignatura de filosofía y la gente no ha salido a la calle a protestar. Esto es un síntoma clarísimo de por donde van los tiros: no quieren que la gente piense por sí misma. La creación cultural pone instrumentos en manos de las personas para que sean libres, críticos y piensen. No parece que a la sociedad española le preocupe lo que ha pasado. A mí me resulta tristísimo.