«En la película aparece una Cantabria verde y luminosa»

Elena Maeso. /Javier Rosendo
Elena Maeso. / Javier Rosendo

Elena Maeso | Jefa de localizaciones de la película 'Diecisiete'

Lucía Alcolea
LUCÍA ALCOLEACabezón de la Sal

El director de cine Daniel Sánchez Arévalo finalizó el jueves en Cantabria el rodaje de su nueva película, 'Diecisete', una 'road movie' que ha sido filmada íntegramente en la región y que ha producido Netflix por tres millones de euros. El equipo grabó las últimas escenas en el cementerio de Cabezón de la Sal. De buscar las localizaciones y de la logística se ha encargado a lo largo de estas siete semanas la madrileña Elena Maeso.

–¿Cuál es la labor de la jefa de localizaciones?

–Localizar y buscar los espacios para rodar y presentárselos al director, que es quien elige; gestionar permisos y contratos, dependiendo de si se trata de espacios públicos o privados. También me encargo de cómo hacer llegar al equipo al lugar donde se rueda, dónde se van a maquillar a los actores, el catering… Llevamos toda la logística.

–¿Cómo resultó introducir los grandes equipos en pueblos como Carmona, con sus calles estrechas y empedradas?

–Rodar en Carmona ha sido un placer, porque el Gobierno de Cantabria nos cedió el parador, recién reformado, y es un lugar espectacular donde pudimos montar los camerinos, los espacios para maquillaje y vestuario, el catering, etc. Nos ahorramos llevar caravanas que nos iba a costar aparcar. La gente además se portó muy bien y nos dejaba aparcar en la entrada de sus casas. Se trata de una 'road movie' y además del dispositivo normal de rodaje, con seis o siete camiones, contamos con otra logística pequeña para poder movernos y llegar a lugares recónditos, como el acantilado de Bolao por ejemplo.

–¿Una película pensada para ser rodada en Cantabria?

–Daniel buscaba hacer una película cántabra total, encontró localizaciones en una visita a Cantabria y fue adaptando el guión a lo que iba viendo. En el guión de hecho se hacen referencias a lugares concretos, como el Valle de Liendo.

–Además, han disfrutado del buen tiempo.

–Solamente un día la lluvia nos ha hecho cambiar los planes, porque el resto de los días han sido espectaculares. En la película aparece una Cantabria verde y luminosa. Que el tiempo haya acompañado nos ha facilitado poder trabajar con garantías.

–La película de 'Primos', grabada en Comillas, tuvo un efecto espectacular sobre el público, que acude a este municipio solo para ver las escenas donde se grabó el filme, algo que no se había dado hasta entonces, a pesar de que Comillas ha sido escenario de varios largometrajes. ¿Sucederá lo mismo con 'Diecisiete'?

–La de Primos es una película pensada para ser rodada en Comillas. Incluso se habla de los 'papardos'. 'Diecisiete' es una película diferente y para Netflix, lo que va a suponer una repercusión a nivel mundial. La visibilidad que le va a otorgar a Cantabria por todo el mundo va a ser increíble. Lo primero que hice antes de comenzar esta película fue reunirme con Daniel y con José Antonio Félez, que es el productor, y me explicaron que querían hacer una película de una Cantabria espectacular y que era muy importante rodar por toda la región. Se narra la historia de un viaje que realizan dos hermanos para encontrarse el uno al otro. Por eso hemos pasado por sitios tan diferentes como la Vega de Pas, Cabuérniga, Liendo, Cabezón de la Sal…

–¿Han evitado los lugares más típicos?

–Yo creo que la película muestra una Cantabria desconocida, porque hemos rodado en lugares que no conoce la gente y que si se ponen a investigar, descubrirán una Cantabria diferente. Aparecen sitios que son poco conocidos incluso para los propios cántabros. Yo he descubierto Cantabria.

–¿Cómo ha sido el rodaje en Cabezón de la Sal?

–Uno de los mejores recuerdos que tenemos de las localizaciones es el de la residencia de Carrejo y el cementerio de Cabezón.

–En los entornos rurales, los vecinos están quizá menos acostumbrados a presenciar el rodaje de una película que en las grandes ciudades y el impacto es mayor. ¿Hay más facilidades en este sentido a la hora de grabar?

–Los vecinos estaban contentos de que fuésemos a rodar a su pueblo y nos han puesto todas las facilidades del mundo. En Madrid o Barcelona la gente está más acostumbrada y por lo general es menos amable. David siente un cariño especial por Cantabria y aquí las personas también le aprecian. En general, nos hemos encontrado todas las puertas abiertas, y eso que hemos realizado una película muy complicada, que ha implicado que nos moviéramos continuamente. En este sentido la gente ha colaborado y ha sido muy agradable.

–Además graban con la última tecnología.

–Netflix nos exigió rodar con una cámara de 4K (mayor resolución y calidad de la imagen) y sin compresión de ningún tipo. Ahora mismo en España tan solo hay dos cámaras que graben así y una la tenemos nosotros. Nos permite tener mayor capacidad de almacenaje que otras cámaras. Después las imágenes se envían a Madrid, donde ya ha comenzado el premontaje.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos