Las letras de Santander son mayúsculas

Las letras de Santander son mayúsculas

Los premiados en la IV Gala de Las Letras elogian Santander como parte de su territorio creativo

Rosa Ruiz
ROSA RUIZSantander

El mar se escuchaba afuera. Alerta naranja por fuerte oleaje, mientras adentro, en el Palacio de la Magdalena, el paso del tiempo sigue intacto y los discursos se amortiguan en tapices centenarios. El Palacio fue ayer el escenario de la IV Gala de las Letras, como si la nobleza del entorno condecorara un reconocimiento que viene a sacar pecho de la capacidad creadora de una ciudad como Santander. Allí estaban los autores premiados este año en los concursos convocados por el Ayuntamiento. Los jurados que les eligieron. Un buen número de escritores galardonados en anteriores ediciones y distintos representantes de las letras de la ciudad... Faltó «por una mala racha de salud» Álvaro Pombo, al que se concedía el Premio de Honor, aunque sus palabras, en forma de carta, se escucharon altas y claras en la voz de la alcaldesa Gema Igual, quien además se mostró orgullosa del «talento literario y la calidad» allí reunida.

De alguna forma también estuvo presente José Hierro, y no sólo porque su hija Marian, hizo entrega de un premio, que además lleva el nombre del escritor, sino también porque varios de los galardonados hicieron mención al poeta y a sus versos.

Tampoco faltó el recuerdo para los autores fallecidos este año, Manuel Arce, Julio Maruri y José Ramón San Juan, y un agradecimiento, en forma de improvisado homenaje, para Andrés del Rey y Rosa Fernández que, tras años de dedicación, han dejado su trabajo en la Biblioteca Municipal para disfrutar de su jubilación.

Pero los dos principales protagonistas fueron Marcos Díez, Premio de las Letras en esta edición, y Álvaro Pombo. Dos escritores orgullosos de su condición de santanderinos, tal y como afirmaron.

Marcos Díez, «un excelente gestor al frente de Santander Creativa, un gran periodista, una gran persona y un excelente escritor», tal y como le definió la alcaldesa, ha destacado este año por la publicación de 'Desguace', premio de Poesía Ciudad de Burgos, en la prestigiosa editorial Visor. «La literatura, para bien o para mal, ha hecho de mí lo que soy. La realidad a través de la literatura me aparece extraña, sorprendente, misteriosa e inagotable siempre», dijo el premiado en su discurso de agradecimiento.

Nuevas voces para el José Hierro y dos obras consagradas

En la Gala de las Letras, también se entregó el Premio 'Tristana' de novela fantástica, que recayó en Alfredo Baranda por 'Drácula. Apuntes biográficos'. Ana Sofía Pérez-Bustamante recogió el Premio Alegría por 'Sibilario'.

También se hizo entrega de los premios José Hierro de poesía y relato breve para menores de treinta años. Los ganadores en esta edición fueron Ángela Arambarri, por su poemario 'Ritmo y demora', y para Daniel Steele, por 'La Machaca' y los accésit recayeron en Pedro Diego Varela y Leyre Martín.

«Lo que escribo es insignificante para el mundo pero vital para mí porque cada poema que dejo en un papel me transforma y me salva, porque el mundo que veo a través de la literatura es más fascinante y más hermoso y porque la vida, gracias a lo que leo y escribo, se llena para mí de sentido, de belleza, de gozo y de valor», añadió

Álvaro Pombo, en la carta que leyó Gema Igual y en la que confesaba «sentirse un poco patitieso tras una mala racha» reconoció que «la concesión de este premio viene a coincidir con mis avivados recuerdos de mi niñez y juventud». Por todo ello, aseguró, «este premio que tanta ilusión me ha hecho es como si Santander me premiara por mi ADN santanderino y también, ¿por qué no decirlo?, por mi lealtad inquebrantable a la ciudad». Su primo, el periodista Federico Lucendo Pombo recogió el galardón en su nombre y recordó la estrecha vinculación «y nostalgia» del escritor y académico con su ciudad.

 

Fotos

Vídeos