La escritura del santanderino Alejandro Gándara regresa con la obra 'La vida de H'

La escritura del santanderino Alejandro Gándara regresa con la obra 'La vida de H'
J.J. Guillén

El autor de 'La media distancia' firma una novela, que ve la luz la próxima semana en Salto de página, «disfrazada de cuento de hadas para adultos»

Guillermo Balbona
GUILLERMO BALBONASantander

«Este relato surge de una pregunta sencilla y terrible: la que, en algún momento de su temprana existencia, todo niño se formula alrededor del enigma llamado muerte». Es uno de los narradores más singulares y exigentes, alejado de cualquier concesión comercial y arriesgado autor por su hondura y perspectiva. El santanderino Alejandro Gándara (1957) regresa esta primavera al escaparate literario con 'La vida de H', editada por Salto de Página. La obra tuvo el pasado día 21 una puesta de largo en Madrid aunque verá la luz oficialmente la próxima semana.

En su facebook el autor de 'La media distancia' confesaba horas antes de la presentación de su obra: «He dejado en este libro un buen pedazo del corazón y puede que de algo más. Y creo que, a pesar del holocausto de vísceras, el resultado ha salido mejor que bien».

EL LIBRO

La ficha. '
La vida de H' de Alejandro Gándara. Salto de página. Precio 18.00 euros. 176 Páginas. Colección. Ficción moderna y contemporánea.
El auto
rAlejandro Gándara (Santander, 1957) se dio a conocer con su primera novela 'La media distancia'. Otras obras suyas: 'Punto de fuga', 'La sombra del arquero'; 'El final del cielo'; 'Ciegas esperanzas'; 'Últimas noticias de nuestro mundo', entre otras.

Y apuntaba: «Me fijé en alguien -alguien pequeño- para escribirlo y al final parece que retraté a todos los de su alma. Y también pasó con los adultos que se cruzaron en el camino de la narración, que acabaron siendo todos nosotros. No uno por uno, claro, sino reflejados por la vida que vivimos».

Y concluía: «A veces necesitamos grandes espejos en el que mirarnos todos a la vez y no solo esos espejitos de baño, en los que solo se ven tus rictus disimulados y tus ojitos tristes y el tiempo que pasa».

La obra se postula, desde la editorial, como «originalísima, inteligente y hermosa, disfrazada de cuento de hadas para adultos». En su regreso Gándara, que publicó hace cuatro años 'Las puertas de la noche', narra 'La vida de H' que, bajo la tutela de un hada que la ayuda a forjar su carácter, vive en una ciudad, pero también en un laberinto; recorre un tiempo que sólo avanza en una dirección, pero en el que todo ha sucedido ya; se cruza con personas, pero también con criaturas mitológicas y, en suma, «observa la realidad como cualquier otra niña de cinco años, pero es capaz de articular preguntas que sólo los hombres y mujeres más sabios llegan a plantearse al cabo de su vida acerca de lo que no vemos y de cuánto y cómo nos atraviesa».

Exprofesor de Historia de las ideas en la Universidad Complutense de Madrid, Gándara compaginó las tareas docentes y la escritura. En 1989 fundó la Escuela de las Letras y, en 2000 la Escuela Contemporánea de Humanidades. Su obra ha sido traducida a más de doce lenguas y ha obtenido numerosos galardones, entre los que destacan el premio Nadal (1992), por 'Ciegas esperanzas', el premio Herralde (2001), por 'Últimas noticias de nuestro mundo', y el premio Anagrama (1988) por 'Las primeras palabras de la creación'. En realidad, como en su nuevo desembarco, el narrador ha ido forjando la construcción de una obra intimista, original, bien estructurada, de escritura consistente; «con un imaginario poco habitual en la narrativa española actual».

Narrador diferente, singular, heterodoxo, firmó en su anterior libro una reflexión en torno a la muerte, la memoria y la creación literaria. Antes vio la luz 'El día de hoy', y se reeditó 'La media distancia'. Gándara ha abordado en paralelo a su carrera literaria, una activa labor como promotor y agente de la cultura española. El autor cántabro, que en los 80 creó la primera escuela narrativa de España, ha ejercido como articulista y ha dirigido revistas y suplementos literarios.

Gándara considera esencial que la novela, como entretenimiento narrativo, «ofrezca al mismo tiempo una visión del mundo, aunque no lo pretenda y aunque el lector no lo quiera. Nuestras formas de huir de la realidad también tienen su gramática y su ideología». Con ocasión de su última obra, en una entrevista publicada por este periódico, el escritor definía su concepto de la novela del siglo XXI: «Buscar formas nuevas más allá del manido drama de personajes...Ni el tiempo ni la conciencia cambian con las fechas. Todas las generaciones viven un único instante, fugaz como un soplo, peleando con espectros cada vez más viejos en un mundo que se cree siempre nuevo».

 

Fotos

Vídeos