Nieves Álvarez publica su primera novela, la «aventura de sobrevivir al franquismo»

Portada del libro/DM
Portada del libro / DM

'Alicia en el país de la alegría', una historia «para personas adultas narrada desde los ojos inocentes de una niña», verá la luz el próximo11 de febrero

Guillermo Balbona
GUILLERMO BALBONASantander

Entre la autobiografía y el retrato evocador la escritora y poeta Nieves Alvarez publica 'Alicia en el país de la alegría', su primera novela, que verá la luz el próximo mes de febrero. La obra, que asoma en la editorial Lastura en su colección Alquisa de narrativa, ha sido prologada por el poeta y novelista Juan Ramón Barat. Entre febrero y marzo se sucederán las presentaciones en Madrid, Santander, Ávila, Valencia, Barcelona y Sevilla. Poeta, activista cultural, artista multidisciplinar y artífice de numerosos proyectos colectivos ligados al mundo de la mujer, principalmente, su última acción en este sentido tuvo lugar en otoño cuando encabezó una iniciativa con la participación de cincuenta poetas contra la violencia de género en el Palacete del Embarcadero.

La primera novela de Nieves Alvarez, que sale publicada el próximo 11 de febrero (fecha de cumpleaños de la autora) está encabezada por citas de Paul Auster, Oscar Wilde y Almudena Grandes. En el preámbulo se puede leer: «Yo nací muerta y estuvieron a punto de enterrarme en una caja de mazapanes».

De su obra la autora confiesa en un apunte: «En ella vive una parte de mi infancia, real e imaginaria, querida, reída y llorada, pero siempresentida como un regalo. Otra parte de mi infancia aún está en mis ojos, mi forma de mirar, mi reivindicación permanente de la honestidad y la alegría».

Tras el preámbulo, veinticinco capítulos integran la estructura narrativa de esta historia de una niña «despierta, inteligente, díscola, entrañable, tierna, preguntona… que cuenta su vida cotidiana. Una niña que lo quiere saber todo». Nieves Álvarez sostiene que «no es un cuento infantil, es una novela para personas adultas, narrada desde los ojos inocentes de una niña. Por sus páginas pasa la vida, la muerte, el amor, el dolor, la ilusión y la alegría. Alicia podría haber sido cualquier niña nacida en 1949 (10 años después de terminada la guerra incivil) en los duros años del franquismo. Podría haber sido yo, pero no soy yo, y aunque la novela transcurre a caballo entre la autobiografía y la ficción, ofrece capítulos en los que la realidad aparece desde un plano subjetivo y personal...».

A través de los ojos de Alicia se va descubriendo la vida en los difíciles años 50 y principio de los 60: relaciones, mentiras, contradicciones, complicidades, sufrimientos… Alicia observa todo lo que fluye a su alrededor: en casa, en el pueblo, en el país. «Un país que intenta salir adelante como puede y que quiere olvidar la oscuridad, sin conseguirlo. Con ella descubriremos el amor que se le escapa entre los dedos, que le hace sentir, soñar, pensar…».

Según la autora, 'Alicia en el país de la alegría' no es una novela más de la posguerra española, pretende ser «un acento en el recuerdo, un relámpago de esperanza y una manera diferente de acercamiento a lo vivido, para seguir adelante sin miedos, pudores, puritanismos ni mordazas».

Nieves Alvarez confiesa que su aventura investigadora para escribir la novela se debe a los autores Soledad Puértolas y Fernando Schwartz, presidenta y miembro del jurado, respectivamente, que otorgó un premio especial a su relato 'Una librería para descambia' (que forma parte de la novela) en el concurso de RNE y La Fundación Caixa en 2011. «Tras dos años de investigación, otros tantos de redacción y un montón de peripecias», 'Alicia en el país de la alegría' la integran más de 500 páginas en las que la protagonista cuenta su historia.

Madrid acogerá el 25 de febrero, en la Biblioteca Pública Municipal 'Eugenio Trías', en el parque del Retiro, la puesta de largo de la novela. La autora estará acompañada de la escritora y periodista Rosa Pereda y de Lidia López Miguel, editora. En Santander la presentación será el 15 de marzo en el Ateneo.

Barat, en su prólogo elogia la novela por la «gran habilidad» de la autora al construir «un espacio lírico en el que la memoria fluye como un caudal narrativo que arrastra anécdotas, peripecias y vivencias de unos personajes zarandeados por el destino y su inclemente ventisca». Nieves Álvarez realiza «un ejercicio literario de recreación histórica a partir de sus propias experiencias vitales. Llegados a este punto, sospecho que la novela es, de algún modo, una confesión. O si se prefiere, un testamento». 'Alicia', añade, «es una novela con muchísimos méritos....Quien se asome a sus páginas no se sentirá defraudado en ningún momento. Más bien al contrario. Hallará en ellas un laberinto de emociones y de experiencias humanas que son, que fueron o que pudieron ser las nuestras, o las de nuestros compañeros de viaje en la aventura de sobrevivir al franquismo».