"Es la gente quien puede hacerte grande. Yo sólo hago canciones"

Isma Romero/
Isma Romero

Isma Romero comienza la gira de presentación de 'Antes de que esté prohibido' con tres conciertos en Cantabria.

PILAR GONZÁLEZ RUIZSantander

Canciones que hablan de su forma de ver la vida. Canciones "al uso". Historias que le dan qué pensar y qué contar.

Isma Romero (Benetússer, 1992) es joven. Tiene 22 años pero habla como un rockero experimentado. Inicia en Cantabria la gira de presentación de su primer disco serio: 'Antes de que esté prohibido'. Pero no es, ni mucho menos, un novato.

Cogió su primera guitarra con 10 años. En la adolescencia, como tantos, formó su primera banda; Piso 16. Autoeditaron algunas maquetas con las que dieron más de 150 conciertos por toda España. Y recién cumplidos los 20, se trasladó a Madrid, donde vive actualmente.

Tenía las cosas claras, talento y la suerte de su parte. En la capital del reino se cruzó con Candy Caramelo (compositor y productor que ha trabajado con Calamaro, Ariel Rot o Fito), una figura fundamental en esta historia; Es un gran artista, alguien a quien admiro desde que empecé a tocar, dice Romero. Ese artista le pidió echar un vistazo al material que tenía y parece que las estrellas se alinearon para trabajar como siempre quise.

Y lo que siempre quiso era este inicio y esta banda. Además del propio Caramelo, le acompaña Ángel Vela (Los perros del boogie) y Jose El Niño Bruno (Leiva, Los Coronas, Def Con Dos) y ha contado con la colaboración de Diego 'El Twanguero' o Rubén Pozo. Con él ha grabado su primer single 'Gotas suicidas'. Aportaciones que se dieron de forma natural, como debe ser para que funcionen, afirma. Y que, además, dan una idea del estilo al que aspira quien forma parte de una nueva generación del rock en español.

¿Qué escucha Romero? ¿De dónde bebe esta nueva cara? De los clásicos. Descubrir a Los Rodríguez -cuya impronta es evidente en su sonido- fue muy importante en mi vida señala. El rock argentino en general, añade. Pero no sólo. Los Stones, de quienes ha heredado parte de su imagen rollinga, Tom Petty o los Travelling Wilburys figuran entre sus músicos fundamentales.

Esta noche toca en la Blackbird (21.30 h), mañana lo hará en La Viga (22.00h) y el domingo en la Casa de Cultura de Laredo (13.00 h.). Todo en acústico. Interpretando canciones que han nacido con una guitarra y es ahí donde se ven de verdad, defendiéndolas solo.

Las percepciones de los primeros conciertos han sido buenas. Hay que empezar con cosas pequeñas afirma con humildad, aunque estará de gira durante un año y medio.

Se declara fanático del norte y en 20 años, aparte de vivo y disfrutando de los míos e intentando sobrevivir con la música, no descarta terminar trasladándose a esta parte del país que le recarga las pilas

Mientras tanto, seguirá escribiendo, pegado a su guitarra y su MP3 porque sin música me pongo nervioso dice, y abriéndose un hueco en escenarios. Imagen, actitud y contenido no le faltan. Hay Romero para rato.