"Nuestras canciones son muy de verdad, no nacen para ser comerciales"

Oriol Aguiló, líder del grupo Factor Fulana./
Oriol Aguiló, líder del grupo Factor Fulana.

Oriol Aguiló Pedret, líder de Factor Fulana, presenta el primer disco de una banda que trata de abrise camino en medio de la crisis del sector discográfico, pero aprovechando todas las oportunidades que ofrece Internet

CARLOS MACHOSantander

Oriol Aguiló Pedret, médico de profesión, se encuentra inmerso en la difícil tarea de compatibilizar su trabajo salvando vidas en el hospital con su pasión por la música. Y todo, porque desde hace un año, lidera el grupo Factor Fulana, cuyo primer disco homónimo ya se encuentra a la venta en centros comerciales y las plataformas digitales habituales.

La aventura musical de este médico no es una novedad, ya que mientras estudiaba la carrera de Medicina montó su primera banda, Backdoormen, que tuvo una vida de tan solo dos años. Tras su fin, Oriol se centró en sus estudios, pero sin apartar de su mente en ningún momento la idea de volver a expresar sus emociones a través de la música y acompañando sus tardes de estudio con las canciones de los mejores letristas y compositores de España (Joan Manuel Serrat, El último de la fila, Sau...). Así, el líder de Factor Fulana asegura que "terminé mis estudios y me puse a componer en serio, y sobre todo a intentar hacer algo con el que poder abrir un lenguaje musical con el público".

¿Quiénes son Factor Fulana?

Oriol Aguilo Pedret Voz y guitarra
Xavi Flores Batería
Guifre Cardona Bajo
Vadó Miró Cogul Guitarra y segunda voz
David Jiménez Piano

Decicido a lanzar su propio disco, Oriol no escatimó en medios para su grabación y contrató a músicos como Dani Catena, Mikel Blásquez ó Jaime de Burgos, que a su vez han trabajado con gente tan influyente como Elefantes, Jarabe de Palo ó Shuarma. De este modo, nace el álbum 'Factor fulana', compuesto por once canciones que "tratan de curar la delicada salud musical que vivimos en el panorama actual" y cuya carta de presentación es el tema 'Cada mañana'.

¿Cómo ha acabado un médico liderando un grupo de música?

Soy médico, pero también soy más cosas. Desde los 15 años toco la guitarra y he estado en grupos. Estuve un tiempo con otros grupos y al final no terminó la cosa en nada. Tenía pensado hacer algo en solitario y así acabé en Factor Fulana.

¿Y es fácil compatibilizar música y medicina?

Al nivel que estamos ahora no es complicado, pero si fuera a más la cosa y hubiera más conciertos sí que sería difícil. En cuanto a la tarea de componer canciones, la medicina no supone ningún obstáculo.

Empezaste en la música en tu etapa de estudiante con la banda Backdoormen. ¿Por qué se frustró el proyecto?

El grupo lo creé y a los dos años me fui a estudiar a Valladolid un año entero, así que tuve que dejarlo por los estudios. El grupo sacó un CD y estuvo promocionándolo hasta que se acabó, ya que el resto de miembros también sacaron sus proyectos en solitario. Duró lo que tenía que durar.

¿Cómo nacio Factor Fulana? ¿y por qué ese nombre?

Es un proyecto en solitario y al terminar la carrera tenía unas canciones que quería tocar en directo. Luego fui buscando a los músicos y así nació el proyecto. En cuanto al nombre, no es fácil encontrar un nombre para un grupo. Me hizo gracia una cosa que escuché una vez, que era algo así como que en el ADN de toda mujer estaba descifrado algo denominado 'factor fulana', que las hace decir frases como yo no soy fácil y cosas así. Me hizo gracia la expresión y por eso elegí el nombre, por nada más.

En febrero de 2014 publicáis vuestro primer disco. ¿Habéis contado con ayuda u os habéis autoproducido?

Es autoproducido. Hoy en día la situación hace muy complicado sacar un disco, algo que no debería ser así. Al fin y al cabo, la música es cultura y habría que apoyar y promocionar la cultura en general: bandas, música, literatura, pintura... Es muy complicado sacar un disco, hacer que suene en las radios y tocar en directo. Como digo, no debería ser así y ojalá las cosas cambien.

Y habéis empezado con grandes profesionales que han trabajado para nombres conocidos del panorama musical.

Trabajar con ellos ha sido muy fácil. Cuanto mejor es un músico y más experiencia tiene más fácil es llevar a cabo un proyecto. Tenía claro que quería hacerlo bien y decidí ponerme en contacto con buenos músicos. Al final ahorras tiempo, ahorras dinero y es todo mucho más fácil.

¿Qué va a encontrar el público en vuestro disco?

Quien lo escuche encontrará mucha ilusión y, sobre todo, once canciones con letras muy de verdad que para nada están pensandas para ser comerciales. Son once canciones muy personales de un artista, que hablan de la vida en general, del amor, el desarmor, las cosas que le pasan a uno día a día. Son temas elaborados más hacia adentro que hacia afuera, que abordan pensamientos, sensaciones y sentimientos.

¿Cuáles son vuestros principales referentes musicales?

Al ser un grupo de pop-rock, sobre todo la música de los años 80, los grupos de la Movida, otros de los 90 como El último de la fila, etc. Sobre todo, música muy de aquí.

Poco apoyo a los nuevos valores

En el actual contexto de crisis del sector discográfico, ¿cuáles son las mayores dificultades que encontráis como músicos?

La difusión, por un lado. Es complicado que los grupos suenen en las radios o tocar en directo fuera de tu ciudad. Luego, también, para los conciertos, da la sensación a veces de que para poder tocar en directo estás como pidiendo un favor. Está todo mal enfocado, hasta el punto de que hay locales en los que se cobra a los grupos por actuar.

¿Os apoyan las emisoras más conocidas de radio a los nuevos artistas o se centran solo en los nombres ya consagrados?

Sí, es así. Imagino que van un poco a lo seguro y se intentan arriesgar poco. No sé por qué es así. Es un circuito demasiado cerrado.

¿Cuáles son los principales inconvenientes para llegar al gran público?

La difusión, por un lado. Es complicado que los grupos suenen en las radios o tocar en directo fuera de tu ciudad. Luego, también, para los conciertos, da la sensación a veces de que para poder tocar en directo estás como pidiendo un favor. Está todo mal enfocado, hasta el punto de que hay locales en los que se cobra a los grupos por actuar.

"Internet es un arma de doble filo"

Muchos artistas aprovechan las nuevas tecnologías para darse a conocer. ¿Es vuestro caso?

No hay que cerrarse a nada, más hoy en día con internet y las nuevas tecnologías. Como todo, tienen cosas malas y cosas buenas. La difusión sería una de las cosas positivas y nosotros lo aprovecharemos todo lo que podamos.

Pero internet, además de una gran plataforma de promoción, hace peligrar a muchos artistas por la piratería.

La solución sería regularlo, no se me ocurre otra cosa. Internet es un arma de doble filo. Por un lado está la piratería, pero por el otro está la enorme difusión. Incluso hay grupos que llegan a regalar sus discos en la red para llegar a un mayor público y poder tocar en directo. Se ha convertido en un gran arma de difusión que ningún grupo o proyecto musical pued pasar por alto.

¿Y qué ocurre con el 'todo gratis' en internet?

No debiera ser así. Sacar un producto requiere un esfuerzo y una inversión y como tal, el autor también necesita percibir algo de dinero para poder seguir creando. Internet ha revolucionado todo un poco, ya que con la llegada de los discos digitales la música es más accesible para todo el mundo, pero también ha hecho que las discográficas sean mucho más pequeñas e inviertan mucho menos en nuevos grupos.

¿Puede influir en esta situación el hecho de que en el pasado las discográficas cometieran ciertos abusos?

Claro que sí. Venimos de un extremo y hemos llegado al otro. Antes la música era un monopolio total de las discográficas en el que no había más opción que comprar un disco sí o sí, y que encima costaba mucho dinero, y ahora parece que es el mundo al revés, en el que comprar un disco está casi mal visto al estar gratis en internet. No sé cómo acabará la cosa, pero sería bueno llegar a un término medio en el que un artista obtuviera unos beneficios a cambio, ya que sacar un disco cuesta un trabajo y un dinero. Pero tampoco hay que volver a lo que teníamos antes, con discos carísimos y un circuito muy cerrado.

¿Qué echas en falta ahora mismo en el panorama musical?

Artísticamente nada, ya que hay muchos grupos y muchas ideas y estilos. Lo que pasa es que una cosa es el panorama musical y otra muy distinta son los medios de comunicación y las radiofórmulas, que no difunden todo tipo de música, sino a cuatro o cinco artistas y grupos que están en todos lados. Esto luego tiene también su consecuencia en los festivales de música en directo, donde siempre actúan los mismos. No debería ser así, ya que hay cabida para más géneros musicales, más artistas y más estilos.Van a lo que funciona económicamente, pero cada artista debería ser un mundo y es muy difícil vender el arte.

Y para finalizar, ¿a qué aspira Factor Fulana?

Iremos poco a poco. No puedes aspirar a llegar arriba del todo en un primer momento. Lo primero que queremos es que el disco suene y que podamos difundirlo por las distintas ciudades, encontrar nuestro público e intentar promocionar y disfrutar con nuestro producto. A partir de ahí, nunca se sabe cuánta vida puede tener un proyecto o cómo va a ir la cosa. Nuestra máxima aspiración es poder compartirlo con todo el que quiera escucharnos.