David Marks (Beach Boys): «Antes se podía vivir desahogadamente de un hit»

Fernando Pardo de Sex Museum y Los Coronas, con David Marks en la Galileo Galilei./
Fernando Pardo de Sex Museum y Los Coronas, con David Marks en la Galileo Galilei.

El guitarrista, de 68 años, empezó a tocar en 1962 con los celebérrimos Beach Boys. Tenía 13 primaveras. Sigue tocando con ellos a tiempo parcial, pero ha rascado tiempo para una gira española, que recala en las tres capitales vascas, respaldado por el combo valenciano de surf The A-Phonics, reforzado por el madrileño Fernando Pardo, de Los Coronas. El bueno de Marks nos habla de estos bolos y del negocio

OSCAR CUBILLO

La información de la promotora resume su currículo así: «David Marks entró en los Beach Boys en febrero de 1962, justo antes de firmar para Capitol Records. Tenía solo 13 años. Estuvo en la banda hasta octubre de 1963, tiempo suficiente para dar más de 100 conciertos, grabar cuatro álbumes y dejar su impronta en clásicos eternos como 'Surfin' Safari', '409', 'Surfin' U.S.A.', 'Shut Down', 'Surfer Girl', 'Little Deuce Coupe', 'In My Room' o 'Be True To Your School'. Sus desavenencias con Murry Wilson, padre de sus compañeros de grupo y manager de la banda, le llevaron a dejar los Beach Boys y a formar David Marks & the Marksmen, un combo de hot rod garaje que estuvo en activo hasta 1965.

Y prosigue: «Tras la disolución de los Marksmen, David Marks pasó por los garageros Band Without A Name, los grupos psicodélicos The Moon y Colours, y acompañó a Delaney & Bonnie o a un jovencísimo Warren Zebon. Para 1969, con solo 21 años, ya había pasado por cinco grandes discográficas, había dejado montones de proyectos atrás y estaba totalmente desilusionado con la escena de Los Ángeles. Así que se mudó a Boston, estudió jazz y guitarra clásica en el conservatorio de Nueva Inglaterra y trabajó como músico de sesión para tipos como Buzz Clifford, Jim Keltner o Leon Russell».

No obstante, no se ha roto por completo su vínculo con los Beach Boys: en 1997 tocó con ellos, en 2012 giró en su seno con motivo de la gira del 50º aniversario, y hace varios meses también les acompañó. Ahora que viene en gira española, escoltado por el cuarteto surfero valenciano The A-Phonics reforzado por el guitarrista Fernando Pardo, de Los Coronas, Sex Museum y Corizonas, localizamos al legendario David Marks en Scheveningen, Holanda, y disparamos:

¿Cuáles son sus tres guitarristas favoritos?

Son cuatro: Dick Dale, BB King, Allan Holdsworth y Duane Eddy. Me gustan porque todos fueron innovadores y crearon algo único a lo que nadie más sonaba parecido. También son de mis mayores influencias.

Cartel de la gira.
Cartel de la gira.

Tocaste en los cuatro primeros álbumes de los Beach Boys, pero no compusiste ni una canción. ¿Un músico podría ganarse la vida escribiendo un gran éxito como 'Surfin' USA', que siempre suena en la radio, en las películas, en los bares, en publicidad, en versiones de otros grupos...?

Esa fue una de las cosas que causaron problemas con los Beach Boys. Yo escribí canciones como 'Kustom Kar Show', que habrían ido muy bien en el álbum 'Little Deuce Coupe', pero las mías no se consideraban porque Murry quería los royalties para su familia. Entonces empecé a grabar con mi banda, The Marksmen.

Ya

Hubo un tiempo en el que podías llegar a vivir desahogadamente con un hit, pero hoy en día las cifras son mucho más bajas porque Internet está haciendo posible a la gente conseguir la música de forma gratuita. Los royalties se han reducido en los Estados Unidos alrededor del 80 % en los últimos 10 años. Hoy en día el dinero está en las giras.

¿Has sido músico profesional toda tu vida o has tenido algún otro empleo?

He tenido algunos curros aquí y allá, pero nunca nada serio ni durante mucho tiempo. Una vez trabajé en el estadio de los Dodgers porque podía ver los partidos de béisbol gratis. Y también ayudé a un amigo a repartir mercancías con mi camioneta durante unos meses, cuando nació mi hija y necesitaba dinero extra. Pero casi siempre he recibido royalties de los Beach Boys en cantidad suficiente para no tener que coger un trabajo de verdad, entre comillas.

Vienes a Euskadi con una banda de surf llamada The A-Phonics. Es de Valencia, España. ¿Cómo entrasteis en contacto?

Juan Diego, de los A-Phonics, y un compañero suyo me pidieron actuar en el festival Surf-O-Rama de Valencia en mayo de 2015 y acepté venir (ahí actuó con una banda doble de apoyo: los surfers valencianos The A-Phonics y los duduás madrileños The Del Price). Me sorprendió el equipo de época que tenían los músicos y se sabían todas mis canciones. ¡Eso sonaba igual que 1963! Son grandes músicos y fue muy divertido tocar con ellos. ¡Estoy ansioso por actuar con ellos otra vez!

¿Cómo serán estos conciertos?

Vamos preservar el sonido añejo. Tocaremos un montón de las primeras canciones de los Beach Boys, instrumentales de surf y canciones de mi banda, David Marks & The Marksmen. Sería perfecto si viniesen a vernos tantas personas como sea posible a los shows, para apoyar a las salas y a los músicos locales. Y si se agotaran las entradas, sería posible para mí regresar a España para más conciertos en el futuro. ¡Me encanta vuestro hermoso país y me gustaría pasar el mayor tiempo posible aquí!

O sea que no sonarán solo temas instrumentales.

Tocaremos muchos, pero también algunas canciones con letras. No hacemos las elaboradas armonías de los Beach Boys, aunque es un show muy energético, más cerca de nuestras raíces de garaje rock.

¿Sueles dar conciertos con regularidad en Los Ángeles?

Suelo jugar con una banda llamada The Surf City All Stars, a veces con y a veces sin Dean Torrence (de Jan & Dean) y Al Jardine (guitarra de los Beach Boys), dependiendo del concierto y del presupuesto. Hacemos un montón de eventos de empresas y conciertos en festivales. También acompaño a los Beach Boys a tiempo parcial. La última vez que toqué con ellos fue hace dos o tres meses.

Tocaste en los cuatro primeros LPs de los Beach Boys y en el concierto del 50 aniversario. ¿Cuánto ha cambiado el mundo del espectáculo a lo largo de tan largo tiempo?

Bueno, empecé a tocar otra vez con Mike Love en 1997, y después toqué con Al Jardine y Dean Torrence de Jan & Dean hasta la reunión del quincuagésimo, y eso no era muy muy diferente a lo que yo estaba acostumbrado desde hacía casi 20 años. Pero la gran diferencia entre entonces y 2012 es la calidad de los hoteles. ¡Ya no tengo que compartir una habitación con Mike Love! Además, cuando los Beach Boys empezamos a dar conciertos sólo teníamos un par de éxitos, o sea que debíamos tocar un montón de versiones para llenar el tiempo. Ahora podemos dar un show completo de canciones reconocibles.