Nacho Cano hace historia ante un entregado Sonorama Ribera

Nacho Cano durante su concierto en el Sonorama. / Europa Press

Pocas actuaciones han alcanzado en los 22 años de vida del festival de Aranda de Duero la entrega total del público y la perfecta comunión con los artistas que se logró anoche

NIEVES LÓPEZAranda de Duero

Había muchas expectativas en cómo sería la vuelta a los escenarios de Nacho Cano después de más de dos décadas sin subirse a las tablas. Y se cubrieron. Con creces. Lo que consiguió el ex componente de Mecano anoche en Sonorama Ribera fue algo único.

Como él mismo se encargó de señalar al término de su actuación. Se ha hecho historia. Pocas actuaciones han alcanzado en los 22 años de vida del festival de Aranda de Duero la entrega total del público y la perfecta comunión con los artistas que se logró anoche.

Ni siquiera la lluvia, que apareció tímidamente en algunos momentos, se atrevió a interrumpir lo que está llamado a convertirse en uno de los momentazos de Sonorama Ribera. La sucesión de los artistas que participaron en un montaje, que el propio Cano anunció el pasado jueves que iba a ser espectacular y potente con el objetivo en las nuevas generaciones, no hacía más que subir la temperatura anímica de la noche.

Fue Alberto Jiménez, de Miss Caffeina, el encargado de abrir noche. Y por duplicado. Arrancó el concierto con 'Héroes de la Antártida' y continuó con 'El 7 de septiembre'.

Poco importaba que el sonido no fuera tan bueno como pudiera desearse en una cita de este calado. Las miles de personas que abarrotaban el recinto festivalero, que por un momento parecieron dejar insuficientes los más de 120.000 metros cuadrados de que dispone, coreaban hasta la última coma de los temas de siempre de Mecano demostrando la plena vigencia de algunas canciones que superan la treintena e, incluso, rozan los 40 años.

Rafa Sánchez, de La Unión, apareció en el escenario para interpretar los dos únicos temas cuya autoría no corresponde a Nacho Cano, 'Syldavia' y 'Lobo-Hombre en París' que, sin embargo, sí produjo antaño.

Y como era 10 de agosto y por la noche se producía la lluvia de estrellas más famosa del año, la de las Perseidas, la sucesión de estas sobre el escenario fue una constante.

Gabriel de la Rosa, de Shinova, fue el encargado de recordar el 'Barco a Venus'. A continuación, la chilena Javiera Mena, a la que algunos atribuyen uno de los mejores conciertos que se han vivido este año en Sonorama, el que ofreció en el Escenario Charco del Parque de la Isla el viernes, hizo lo propio con 'No controles'.

Imagen del concierto de Nacho Cano.
Imagen del concierto de Nacho Cano. / Efe

Después de que María Kuve interpretase 'Aire', se produjo uno de los momentos inéditos del concierto. El propio Cano explicó que todos los artistas que le estaban acompañando esta noche eran excepcionales, «pero si alguien era excepcional, era Camarón». Imposible contar con su presencia, sí que podudo hacerlo con 'Tomatito', quien durante años acompañó al cantaor a la guitarra. Junto a él interpretó un tema instrumental, 'Por la cara', que por primera vez tocaban juntos en directo.

'Un año más' fue responsabilidad de Zahara, que solo unos minutos antes había encandilado al público sonorámico con su actuación y su fuerza en el escenario Aranda de Duero.

Vuelta a otro momentazo sonorámico. El que provocó Shuarma, de Elefantes, con su versión de 'Mujer contra mujer' y especialmente cuando se llamó al escenario a Javiera Mena para que se uniera a la interpretación «por todo lo que ha hecho para su difusión».

Santi Balmes, de Love of Lesbian, aunque fue la estrella de la noche del viernes, volvió a coger el micro para interpretar 'La fuerza del destino'.

Nacho Cano y Mikel Izal.
Nacho Cano y Mikel Izal. / Efe

Y uno de los rumores que durante los últimos días recorrió todo el festival, la presencia de Mikel Izal, se confirmó cuando fue anunciado para cantar 'Hoy no me puedo levantar'.

Rulo, quien fuera cantante de La Fuga y ahora actúa con La Contrabanda, fue el encargado de revivir 'Me colé en una fiesta' antes de que Paco Clavel y Rocío, de Las Chillers, hicieran lo propio con 'Maquillaje'.

Cubierto el recorrido por la historia musical más conocida de Nacho Cano, quedaba despedirse. Y no parecía que fuese fácil ya que el público estaba completamente entregado.

Fue Cano, que después de más de una hora de concierto ya lo había dado todo, incluida la escueta camiseta negra con la que se había quedado después de desprenderse de la cazadora de cuero y la camisa verde con las que había comenzado la noche, el que informó de que junto a Shuarma se había optado por poner el broche de oro al concierto con 'Vivimos siempre juntos', único tema que no pertenece a su época de Mecano, sino que forma parte de su segundo disco en solitario, 'El lado femenino'.

Fue al final de esta canción cuando salieron todos los colaboradores al escenario, cerrando la participación de Nacho Cano en Sonorama. No así la música, ya que la temprana hora a la que actuó -empezó poco después de las diez de la noche- hizo que quedara aún mucho por disfrutar, desde Shinova a Fangoria, sin olvidarse de otro de los cabezas de cartel de esta vigésimo segunda edición, los ingleses Chrystal Fighters.