El pórtico sonoro de la Semana Santa

El pórtico sonoro de la Semana Santa

El ciclo de Músicas Religiosas se celebrará los días 26, 27 y 28 en la iglesia de Santa Lucía

DM

Variedad y heterogeneidad caracterizan una de las citas tradicionales de la cultura musical en Cantabria, la convocatoria del Ciclo Caja Cantabria de Músicas Religiosas, que como anticipo a la Semana Santa afrontará, desde el próximo día 26, su XLVII edición con la presencia de tres agrupaciones y un único escenario, la iglesia de Santa Lucía en Santander que este año celebra su 150 aniversario. La cita, con sello cántabro en todas sus actuaciones, correrá a cargo de tres de los grupos con más prestigio en este tipo de música de la región, un género con un gran número de seguidores que, con su presencia han consolidado esta cita en la agenda cultural de la región.

El Coro de Cámara A Capella, dirigido por Manuel Galán, abrirá esta edición con un 'paseo' por tres épocas históricas de la música en torno a una misma temática: «la música compuesta para acompañar a las almas de los fallecidos durante el tránsito de la liberación del cuerpo mortal hasta alcanzar la luz eterna», según señala la agrupación.

Acompañados por los trompetas Basilio Gomarín Piriz y Sergio Mayoral de la Puente, así como de los trombones Víctor Álvarez Alegría y Alexis Pelayo González, el concierto, que tendrá lugar el lunes día 26 lleva por título 'Lux perpetua'. Se interpretarán piezas de autores como Cristóbal de Morales, que en su 'Misa de Réquiem a 5 voces', consigue una inmensa amplitud armónica propia del misticismo religioso que, según indican, llena el espacio sonoro creando una sensación de plenitud espiritual. Otros autores son Roland Lassus y Thomas Tallis «que quizás se beneficiaron de un ambiente que les permitió realizar una composición más liberal y así poder abordar sus respectivas épocas históricas y geográficas una música religiosa y profana muy variada y llena de frescura», recuerda A Capella, formación que ha cumplido los treinta años de trayectoria.

'Lux perpetua', 'Dilecte mi' y 'De lo divino a lo humano' son los títulos de las tres actuaciones

Los conciertos comenzarán a las nueve de la noche y la entrada es gratuita

Una de las obras cumbres de la música fúnebre, que también se escuchará en este concierto, es 'Funeral Sentences' de Henry Purcell, compuesta para las exequias de la reina Mary y que años mas tarde sería reinterpretada en su propio funeral, junto a una obra de Thomas Morley.

Para concluir la actuación, «tan sólo algunos ejemplos de nuestro tiempo bastarán para ilustrar los caminos actuales desde las desgarradoras emociones que transmite 'Eli!, Eli!' de G. Bardos, o el dulce 'The fruit of silence', el profundo 'Ecce quo modo moritur justus' de Albert Alcaraz, o el apasionado 'Pater noster' de Peteris Vasks hasta llegar al minimalista e inquietante 'Da pacem Domine' de Arvo Pärt».

'Amor mío'

El ciclo continuará al día siguiente, martes, con la participación de Ars Poliphonica y su concierto 'Dilecte Mi', título simbólico escogido para este nuevo programa que la agrupación cántabra aborda con la pureza estilística y el rigor interpretativo que les caracteriza, sobre la estructura de sólo uno o dos cantantes por voz y siempre a cappella, con la intención de conmover y sorprender al público, «emocionarnos al fin», con su irrenunciable compromiso con la excelencia y su apasionada dedicación «al tesoro de lo mejor de nuestra música, que es como decir, a lo mejor de nuestra historia», señalan...

Programa

Lunes, 26 de marzo
A Capella; los trompetas Basilio Gomarín Piriz y Sergio Mayoral de la Puente y los trombones Víctor Álvarez Alegría y Alexis Pelayo González interpretarán obras Cristóbal de Morales y Roland Lassus y Thomas Tallis y Henry Purcell, entre otros autores.
Martes, 27 de marzo
La agrupación cántabra Ars Poliphonica ofrecerá su concierto ‘Dilecte Mi’, un variado recorrido por seis siglos de la música occidental, estructurado alrededor del sensual ‘Cantar de los Cantares’, poema de amor recogido en la Biblia con un sentido alegórico
Miércoles, 28 de marzo
La Academia de Música Antigua de Cantabria ofrece el concierto ‘De lo divino y lo humano’. Interpretado por Inma Férez (soprano), Guillermo García (violonchelo barroco), Jorge López-Escribano (clavicémbalo) y Paulino García (tiorba).

'Dilecte mi' (amor mío) es una nueva declaración de intenciones. «Es la búsqueda de esa relación mágica entre el grupo y su público a través de la mejor música, de los sentimientos que hace aflorar y de las sensaciones que transmite, conceptos sobre los que gravita el alma de este programa en el que retoman mucha de la música en la que establecen sus más auténticas raíces musicales», aseguran desde la agrupación coral.

Así, lo que mostrarán en la iglesia Santa Lucía es un variado recorrido, en poco más de sesenta minutos, por seis siglos de la música occidental. El concierto se estructura alrededor del sensual 'Cantar de los Cantares' -mítico poema de amor recogido en la Biblia con un hermoso sentido alegórico- visitando diversas épocas y estilos a través de este leitmotiv, con una presencia muy determinante de la que muchos consideran la mejor polifonía renacentista, centrada en la Semana Santa en esta ocasión, como pórtico de la misma, y hasta llegar a la música contemporánea.

Emoción, elegancia, delicadeza, encanto ... unas sutiles delicatessen musicales que Ars Poliphonica llevará también a Avilés, Ávila, Las Navas, León, Torrelavega, Burgos, Bilbao, Logroño, Pamplona, Oviedo, Penagos, Madrid, Laredo o Zaragoza durante su próxima gira.

El 'seicento italiano'

La Academia de Música Antigua de Cantabria, otra de las agrupaciones de la región en lo que respecta a este tipo de repertorios, cierra el ciclo, el miércoles día 28, con 'De lo divino y lo humano. La nueva música en los albores del seicento italiano'. El concierto estará interpretado por Inma Férez (soprano), Guillermo García (violonchelo barroco), Jorge López-Escribano (clavicémbalo) y Paulino García (tiorba).

El programa incluye obras de Tarquino Merula, Biagio Marini, Giovanni Kapsberger, Stefano Landi, Giovanni Battista, Andrea Falconieri y Claudio Monteverdi.

Con respecto a la elección de estas piezas, desde la agrupación explican que «la llamada seconda pratica (o Stile moderno) se fue paulatinamente abriendo paso en los primeros años del siglo XVII con el empuje de nuevos compositores que, como Claudio Monteverdi, deseaban diferenciarse de los maestros del pasado con la creación de una música que incorporaba mayores audacias armónicas y contrapuntísticas pero que, al mismo tiempo, establecía una dependencia absoluta del acompañamiento musical al texto cantado en función de su propia expresividad».

La Academia de Música Antigua de Cantabria recuerda que Stile moderno incorpora, además, una de las señas de identidad de la balbuceante era barroca con el desarrollo del bajo continuo, técnica omnipresente e indiferenciada tanto en la música profana como la religiosa de la época. Dos caras de la misma moneda encarnadas en este programa en el 'Lamento della ninfa' de Monteverdi y el 'Pianto de la Madonna', del Stabat Mater de Giovanni Sances.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos