Canarias, plató cinematográfico

Canarias, plató cinematográfico

Las ventajas fiscales atraen cada vez más a las producciones cinematográficas a trasladar allí sus rodajes

ISAAC ASENJOMadrid

Canarias está de moda, y en el sector audiovisual lo saben de sobra. Y es que en los últimos años, el archipiélago se ha revalorizado como plató cinematográfico. Lo mismo se realizan persecuciones entre exuberantes palmeras y áridas carreteras en 'Fast and furious 6', que se transporta al espectador hasta la costa griega desde los ojos de Perseo en 'Ira de titanes'.

Recrear el Mar Rojo donde Moisés separa las aguas en 'Exodus: Dioses y reyes' es posible en las 'islas afortunadas', igual que 'jugar' a los espías en la quinta entrega de la exitosa saga 'Bourne' o ambientar una trama ubicada en el Polo Norte en 'Nadie quiere la noche'. Canarias es también Guinea Ecuatorial en 'Palmeras en la nieve', una tormenta en pleno océano en 'El corazón del mar' o 'Los abrazos rotos' de Penélope Cruz y Pedro Almodóvar.

Este año los Goya cuentan con hasta seis largometrajes que tienen acento canario, lo que se traduce en una veintena de nominaciones.

Solo son algunos ejemplos entre las más de cien producciones que hacen de Canarias un pequeño Hollywood europeo. Además de por sus lugares de interés ecológico, espacios naturales, un clima considerado de los mejores del mundo, o la seguridad e infraestructuras hoteleras, el dinero es otro de los incentivos por los que cineastas y productores eligen el archipiélago como escenario para sus grabaciones. Porque las atractivas ventajas fiscales aplicables a la producción audiovisual con respecto al resto del territorio español o europeo es clave en este asunto. De hecho, el Gobierno de Canarias promociona su geografía como escenario cinematográfico en varios festivales dedicados al celuloide, a los que acuden productoras para establecer contactos y realizar una presentación de los diferentes incentivos fiscales previstos en el actual Régimen Especial Fiscal de Canarias.

La esperanza del cine español

Gracia Querejeta, vicepresidenta de la Academia de Cine, rodó Felices 140 en Canarias y admitió que escogió la ubicación por las ventajas fiscales puesto que el proyecto se remontaba a hace tres años y hasta ahora no había sido posible hacerlo realidad. La directora coincide con Gerardo Herrero, uno de los productores de la cinta, en destacar las posibilidades que las islas plantean como plató de rodaje. "Canarias ya tenía gran tradición como lugar de rodaje en la industria publicitaria europea y de series de televisión. Lo importante sería contar con un espacio donde haya una industria potente. Ese es el sueño del cine español, ojalá se puedan hacer aquí muchísimas más películas", explica.

En el conjunto del Estado, la deducción por inversiones en películas cinematográficas, series audiovisuales de ficción, animación o documentales asciende a un 18% en el Impuesto sobre Sociedades, mientras que en Canarias el incentivo alcanza el 38% porque, según la ley del REF de 1994, se debe aplicar un diferencial en las Islas con respecto a la Península de al menos 20 puntos, para compensar la lejanía e insularidad del Archipiélago. Eso sí, estas condiciones se darán siempre y cuando la producción obtenga el Certificado de Obra Canaria y el inversor tenga domicilio fiscal o establecimiento permanente en las Islas Canarias.

Hay dos tipos de incentivos, para producciones internacionales y películas españolas. De los primeros se puede beneficiar una empresa de producción española que haga el servicio de producción en Canarias o una empresa que la productora extranjera cree en este territorio con el objetivo de hacer ese mismo servicio, explica Jaime Sanz, abogado experto en incentivos fiscales al cine durante una entrevista en la revista cultural El Asombrario.

Para producciones españolas, se establece una deducción de hasta el 40% para el primer millón invertido en la producción, y del 38% para el resto del presupuesto de la producción, sujeto a una deducción máxima de 5.400.000 euros por película, detallan desde la productora GranCanariaFilm. Adicionalmente, las producciones internacionales que se ejecuten en Gran Canaria podrán generar una deducción máxima de 4.500.000 euros, calculada como el 35% del total de los gastos aptos incurridos.

La base de la deducción del incentivo incluye prácticamente todos los gastos que pueda tener una productora al rodar. Primero se reduce la carga fiscal de la productora que ha realizado el servicio y, cuando esta queda a cero, se produce la devolución sobre el excedente en la declaración del Impuesto de Sociedades que se hace al año siguiente de la finalización de la producción, cuenta Sanz.

El presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo, destacó durante una reunión con el embajador de EEUU en España, James Costos, que la industria audiovisual ha generado un impacto económico de alrededor de 133 millones de euros en el archipiélago. Contamos con ventajas fiscales, un clima o diversidad paisajística idónea, además de un sector audiovisual local altamente profesionalizado, argumentó.

 

Fotos

Vídeos