«Me parezco a mi personaje»

Mattew Perry, con su compañero de reparto (y de piso en la serie) Thomas Lennon. Dos solteros con dificultades para convivir. :: R. C. /
Mattew Perry, con su compañero de reparto (y de piso en la serie) Thomas Lennon. Dos solteros con dificultades para convivir. :: R. C.

Matthew Perry, ex de 'Friends',produce y protagoniza el 'remake' de 'La extraña pareja' (Movistar). «Es más coral que la original de Walter Matthau y Jack Lemmon»

MIGUEL ÁNGEL ALFONSO

Dos solteros, un mismo techo, nada en común. La obra de teatro de Neil Simmons 'La extraña pareja', que inmortalizaron en el cine Walter Matthau y Jack Lemmon en 1968, ha tenido un largo recorrido en televisión, donde se ha convertido en un arquetipo clásico de cualquier 'sitcom'. Por un lado, una persona limpia, ordenada y escrupulosa en cumplir sus ocho horas de sueño diario; por otro, un juerguista al que le gusta ver cómo se acumulan los platos en el fregadero. En este choque de estilos vio un filón el actor Matthew Perry (Williamstown, Estados Unidos, 1969), el recordado Chandler Bing de 'Friends', que se lanzó a producir otro 'remake' televisivo (el primero fue en los 70) de esta comedia sobre la convivencia moderna, cuya tercera temporada se estrena el próximo sábado en el canal de pago Movistar Series.

Perry, quizá para quitarse la etiqueta que le lleva persiguiendo desde el final de 'Friends', huye en esta ocasión de la pulcritud de Chandler para interpretar a Oscar Madison. El mismo personaje al que dio vida Matthau hace casi cincuenta años, un hombre despreocupado que no sabría programar una lavadora. De su polo opuesto se encarga en esta ocasión Thomas Lennon, en la piel de Felix Unger, un recién divorciado obsesionado con la limpieza que tiene como último recurso mudarse al piso de Madison. O lo que es lo mismo, el Jack Lemmon de turno. El reparto lo completan Wendell Pierce ('The wire') e Yvette Nicole Brown ('Community'), y cuenta con estrellas invitadas como Lauren Graham ('Las chicas Gilmore').

«Interpretar a Oscar Madison es un sueño hecho realidad. Él es un desastre, por lo tanto no tengo que usar ni peluca ni maquillaje ya que se parece a mí. Lo que pasa es que fue un marido terrible. Bebía, salía de juerga hasta tarde, jugaba al póker todo el tiempo y no se preocupaba por su esposa. Pero tiene un buen corazón», confiesa el propio Perry a este periódico. - Se trata de una obra icónica del cine y del teatro...

- Una de las diferencias es que esta serie es mucho más coral que la obra original. Tenemos a gente muy talentosa. Esto es más como un 'show' de equipo. En mi caso, es un personaje ligeramente diferente de lo que he interpretado antes. Se parece más a mí, mucho más relajado y cómodo en su propia piel. Y un desastre. Además la química entre Tom (Thomas Lennon) y yo es realmente buena. Nos volvemos locos a la hora de interpretar.

- Además lo graban con público en el plató. ¿Le intimida eso?

- Ha sido muy divertido. Al final todo el mundo es agradable, no hay ningún idiota alrededor. Actúo mucho mejor cuando hay audiencia en el plató. En los últimos años he hecho series delante de una cámara de las que no obtienes ningún comentario y aquí tienes una respuesta inmediata.

Sin entrar en comparaciones con la química que existía entre Matthau y Lemmon, lo cierto es que la serie promedió una audiencia de 9,8 millones de espectadores por capítulo durante su primera temporada en Estados Unidos (allí se emite en la CBS). Para el propio Perry, una de las claves del éxito se basa en que «es una historia con la que la gente está familiarizada. Es la comedia perfecta».

Desintoxicación

Con 'La extraña pareja', Perry logra por fin salir adelante después de haber pasado por varias clínicas de rehabilitación debido a su adicción al alcohol y al Vicodin (un medicamento opiáceo que también consumía el televisivo 'Doctor House') que desarrolló durante su última etapa en 'Friends'.

En aquella época, llegó a cobrar un millón de dólares por capítulo. «Desde fuera se podría pensar que lo tenía todo, sin embargo fueron tiempos de mucha soledad porque era un alcohólico y un drogadicto. No se puede superar un problema de 30 años en 28 días, hace falta más tiempo. Y menos mal que nunca probé la heroína, porque seguro que hubiera muerto». Ahora todo parece haber cambiado para Perry, que produce, actúa e incluso escribe los guiones de este 'remake' de 'La extraña pareja'.