La carrera de su vida

El atleta Nicolás Gándara logró salir invicto de cinco campeonatos de campo a través, su marca sólo se batió décadas después

Nicolás Gándara en la carrera de La Penilla que lo llevó a lo más alto./
Nicolás Gándara en la carrera de La Penilla que lo llevó a lo más alto.
Elena Tresgallo
ELENA TRESGALLOSanta María de Cayón

La fotografía que vemos sobre estas líneas ilustra una mítica imagen del desaparecido atleta Nicolás Gándara Cortina. Un plusmarquista de élite en tiempos complejos para el deporte que, a pesar de ello, logró coleccionar cinco campeonatos regionales de cross, entre finales de los 50 y principios de los 60. Lo hizo en la disciplina del campo a través defendiendo siempre los colores del C. D. Nestlé, y su récord sólo fue superado décadas después. De hecho fue el primer atleta que salió con publicidad de la fábrica en su camiseta. El desaparecido deportista íntimamente ligado a la localidad de La Penilla en Santa María de Cayón, también fue un gran defensor y jugador del deporte de los bolos, impulsando esta disciplina en las escuelas deportivas locales.

«Nicolás Gándara Cortina es uno de esos hombres singulares que ocupan amplios espacios en el mundo del deporte. Un hombre modesto y entusiasta, disciplinado y honesto, que ha llenado muchas horas de su vida de ocio viviendo el deporte directamente y trabajando por la integración de los jóvenes en la cultura deportiva». Así definía otro grande del deporte desde las trincheras, el desaparecido cronista de Bolos del Diario Montañés, Marcelino Ortiz Tercilla, a Gándara en una entrevista concedida por éste en el año 2010.

El cayonés de adopción –ya que nació en Castañeda– desnudaba su alma y reconocía que las dos facetas, la de atleta y la de jugador de bolos, le habían formado como persona casi desde niño y, de ahí ,su afición por transmitir estos valores entre los más jóvenes.

Fue en el año 1958 cuando se impuso en el cross Nestlé y la fábrica le premió con un puesto fijo

De hecho, Gándara se inició en el mundo de los bolos antes que en el atletismo, pero fue en este deporte en el que consiguió sus metas más sonadas. Fue en el año 1958, cuando se impuso en el cross Nestlé de la Penilla, y el director de la fábrica, en aquellos años, el noruego señor Berger, le hizo trabajador fijo en la empresa.

El atletismo formó parte de su vida hasta que se fue para siempre el dos de agosto de 2017. A parte de las carreras y los bolos, Nicolás Gándara también jugó al fútbol de juvenil, en el Ayrón de Vargas (4 años) y después en el Cayón, también otros cuatro o cinco años.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos