Una San Silvestre de récord en Santander

Una San Silvestre de récord en Santander
María Gil Lastra

5.208 corredores tomaron la salida en una carrera en la que se impusieron María Eugenia Torre y Diego Cuadrado

MARCO GARCÍA VIDART y PILAR CHATOSantander

Frío, frío, frío. Muchísimo frío y un ligero viento del este que dormía las manos y los pies de los corredores. Y junto a ello, un cielo despejado y aún restos del sol que ha lucido durante todo el dia. Quizá por eso, o por el ánimo de ser noticia, los corredores de Santander se han volcado este año con la San Silvestre y han logrado superar el récord de participación de la carrera. 5.208 corredores, casi a partes iguales hombres y mujeres, tomaron la salida en Mesones. 85 personas más que en el año 2016 cuando se batió el primer récord. Lo que sí había menos, este año, eran disfraces, o al menos no tan aparatosos como en años anteriores, menos grupos y sí muchos gorros de Papá Noel. Sí se veían más mallas, cazadoras y ropa técnica para combatir el frío, aunque nada que ver con el temporal del año pasado.

Superar el número de corredores de hace dos años estaba en el ánimo de los organizadores desde hace días, pero parecía que las últimas inscripciones no llegaban. Hasta hoy. 20 minutos antes de empezar la carrera se veían importantes colas para inscribirse en el último momento. Entre las cinco y las seis los más pequeños marcaron su recorrido y en el turno de los adultos, la exatleta olímpica Ruth Beitia, pistola en mano, hizo el disparo de salida, no sin antes recordar que parte de su amor por el atletismo viene de esta carrera.

María Eugenia Torre se impuso en la categoría de féminas con un tiempo de 19:23, seguida de Aroa Laguna, la ganadora del año pasado. Entre los varones se impuso uno de los favoritos, Diego Cuadrado, ganador del año pasado, con un tiempo de 16:33. Tras él Víctor Gutiérrez con 16:39

Y en la carrera concentración y también fiesta, porque esto de correr hace tiempo que está de moda y el atletismo popular o el 'running' reúne en las más variopintas pruebas a un número cada vez creciente de aficionados. Pero hoy es festivo y esta carrera tiene fieles que año tras año se calzan las zapatillas aunque no sea más que una vez hasta dentro de otros 365 días. Así que la San Silvestre santanderina se ha convertido – dejando a un lado a la reina de los 10.000 del Soplao– en el evento deportivo más multitudinario de los que se celebran al año en la región.

Las risas y el buen ambiente entraban a miles en la línea de meta. Un reto más cumplido y ahora a por los propósitos del año nuevo.

María Gil Lastra