Balonmano

Las alarmas se encienden en el Balonmano Santoña

El Balonmano Santoña necesita volver a los buenos resultados. :: /Sane
El Balonmano Santoña necesita volver a los buenos resultados. :: / Sane

Con un balance de sólo un punto en los últimos cuatros encuentros, el equipo de Javier Cabanas se ve acuciado por los puestos de descenso

RAFA GONZÁLEZ

El Balonmano Santoña pasa por un peligroso bache. El equipo cántabro sufre después de que en los cuatro últimos partidos haya sumado sólo un punto. Un escaso bagaje que le ha situado en una posición preocupante de cara a conseguir su objetivo de la permanencia. Las alarmas se han encendido a la sombra del Buciero. El conjunto de la costa oriental debe cambiar su rumbo para salir de una situación incómoda y con un calendario complicado hasta el final de la Liga en la División de Honor Plata.

Después de una primera vuelta a buen nivel, en la que sumó catorce puntos, el Balonmano Santoña ha visto cómo sus resultados se han estancado y en la actualidad está metido de lleno en la lucha por eludir una de las tres plazas de descenso. Sólo dos puntos le separan de las llamas del invierno.

Lo mejor para el equipo que prepara Javier Cabanas radica en que hay mucha igualdad en la competición y que hay ocho equipos en apenas cinco puntos. Aguas revueltas. Restan once jornadas para concluir la fase actual, en la que se deciden los descensos, y en el vestuario esperan que el equipo santoñés reaccione a tiempo para poder sumar los puntos necesarios y mantenerse en la categoría.

El conjunto cántabro se ha ido haciendo por momentos y eso siempre es un hándicap importante para el acoplamiento. Las últimas incorporaciones están a falta de empastar con el resto de la plantilla, ya que han llegado hace pocas semanas, y su rendimiento se hace esperar. Eduardo Rayner lleva jugados nueve partidos, con tres goles en su haber; Mario Sergio Sainz ha anotado siete tantos en seis encuentros, mientras que el rendimiento del pivote Javier García está siendo muy bueno, con un promedio de seis goles por partido. Una cifra que le coloca junto al argentino Fabrizio Casanova -con 4.58 goles de promedio-, como el más efectivo. Guillermo Herrero es otro de los pilares del equipo de cara al gol, si bien ha estado lesionado varias jornadas y el equipo lo ha acusado.

Los problemas físicos han mermado el potencial del equipo. Junto a la ausencia de Guillermo siguen en la enfermería Thomas Werner y el meta iraní Saeid Barkhordari. También estuvieron tocados Javier García y Fabrizio Casanova. A esto hay que unir la salida del equipo en diciembre del egipcio Youssef Ashraf, que pidió rescindir su contrato de mutuo acuerdo con el club por falta de adaptación.

Optimismo

Para el entrenador santoñés, Javier Cabanas, la situación del equipo es fruto de las lesiones. «No hemos tenido suerte y en algunos partidos las ausencias se han dejado sentir. La plantilla tiene sus limitaciones en número y cuando hay bajas se nota mucho. Yo espero que con 24 puntos podamos salvar la categoría -ahora tiene 15-. No va a resultar fácil, pero hay muchos equipos implicados y eso puede ayudarnos».

La falta de acoplamiento de los nuevos y el rendimiento lejos del pabellón Tomás de Teresa son otros de los problemas que diagnostica el técnico: «Lo ideal es que los fichajes hubiesen estado en Santoña en agosto. No pudo ser y hemos tenido que adaptarnos para conseguir que se vayan adaptando poco a poco. Para los jugadores cubanos el cambio ha sido importante y necesitan un tiempo. Yo estoy convencido de que tienen un buen potencial, pero necesitan adaptación. Esperemos que la logren en poco tiempo para que puedan ayudar más de lo que lo están haciendo». Con respecto a los problemas a domicilio, «mientras ante nuestra afición el equipo está enchufado, fuera bajamos el rendimiento. Espero poder cambiar esta dinámica sin tardar mucho. Yo creo que tenemos opciones de conseguir la permanencia».

El calendario es muy exigente para el Balonmano Santoña, que de los once partidos restantes jugará cinco en su feudo, por lo que en todos está obligado a dar el máximo. El primero de ellos será el próximo sábado, frente al Barcelona B. Una mala pareja de baile en la situación en la que se encuentra el equipo actualmente.