Balonmano

El DS Blendio planta cara, pero cae

Torriko trata de avanzar con el balón mientras tres rivales del Liberbank Cuenca dificultan su trayectoria. /Daniel Pedriza
Torriko trata de avanzar con el balón mientras tres rivales del Liberbank Cuenca dificultan su trayectoria. / Daniel Pedriza

La férrea defensa del Liberbank Cuenca, muy física, maniata al equipo santanderino. Los de Reñones pierden el duelo con un rival directo y se alejan de los puestos europeos

RAFA GONZÁLEZSantander

21 Blendio Sinfín

DS BlendioSinfín: Samuel, Muñiz (1), Torriko (4), Postigo (1), Sola, Silva (3), Darko (6, 4,p), siete inicial, Villamarín, Salvarrey, Valverde, Nikola (1), Pla (2), Lastra, Lon, Valles (2), Iglesias (1).

25 Liberbank Cuenca

LiberbankCuenca: Maciel, Dutra (6, 1p), Varonetto (1), Darío (2), Nolasco (7), Río (1), Montoro (4), siete inicial, Ariel (3), Suárez (1), López, Alves, Eskericic, López, Ramírez.

Parciales:
2-2; 3-4; 4-8; 8-9; 9-10; 11-10 (descanso), 12-12; 15-15; 15-17; 16-20; 18-23; 21-25.
Árbitros:
Peñaranda y Yagüe, delComité Navarro. Excluyeron a Muñiz (2), Silva, Darko. Descalificaron al jugador visitante Darío.

El DS Blendio no pudo con el Liberbank Cuenca y cayó ante su afición por 21-25 en un partido en el que los santanderinos plantaron cara. Sin embargo, su atasco ofensivo ante la defensa, muy física, de los conquenses les pasó factura, y a pesar de que el trabajo defensivo de los de Reñones tuvo un buen nivel no pudieron lograr el triunfo final. Dentro de la buena tónica local destacó el meta Samuel –hasta que fue sustituido por Villamarín, que también en cumplió–, pero en la recta final del choque la disciplina defensiva se perdió y los visitantes no desaprovecharon la circunstancia.

También se dejó notar la ausencia de Lon en el pivote. Una jugada en los dos últimos minutos propició de forma injusta una tarjeta roja y la posterior azul para Darko, que puede ser sancionado. Todo dependerá del informe de los árbitros.

Ambos equipos dispusieron una defensa 6-0 con un solo cambio en las transiciones. Los santanderinos apostaron por mantener a Muñiz en el pivote y Valles salía a la pista en ataque en detrimento de Darko, que le suplió en la defensa. Los conquenses comenzaron con Ponciano en el centro de su 6-0 y el que salía en su lugar era el máximo goleador de la Liga: el brasileño Leonardo Dutra. El ritmo alto caracterizó los primeros minutos de juego. Los santanderinos, al tener tan solo un cambio en la transición, buscaban la portería rival con mayor velocidad, pero no lograban la efectividad necesaria. Esta situación propició que los visitantes, en su ataque posicional con buenas combinaciones colectivas, gozasen de varias ocasiones por el extremo izquierdo, ocasiones que materializó Nolasco para romper la igualdad en el marcador. Se pasó del empate a tres en el minutos 6 a un 3-7 en el 13. El ataque posicional de Reñones se estrellaba de forma continuada con los rivales. A pesar de ello una tímida reacción de Torriko, Postigo y Muñiz subió al marcador el 7-9 que devolvía la esperanza a una afición entregada. El ímpetu local se mantuvo hasta el minuto 27 y al intermedio se llegó con una mínima ventaja de 11-10 y todo por decidir en la segunda mitad.

La victoria estaba aún por decidir y los conquenses pusieron en juego a sus mejores hombres de cara a una media hora que se presentaba apasionante. Los conquenses había recibido una buena dosis de motivación en el descanso. El partido entró en una fase de igualdad. Los ataques superaban a las defensas con mucho trabajado y a base de posesiones largas.

Ocasiones para ambos equipos. Pugna equilibrada. Si Samuel estaba a un buen nivel el visitante Maciel también. Sus intervenciones facilitaban a sus compañeros dominar el duelo y una ventaja de cuatro goles a los dieciocho minutos (16-20). Lo peor que le podía ocurrir al equipo de Reñones era que el conquense Dutra entrase en juego. Y lo hizo. Mostró su condición de goleador. El DS Blendio perdía 18-21 y había que recurrir a la épica. Reñones apostó por la segunda unidad para tratar de salvar el resultado y puso a Pla, Lastra y Nikolai en la pista para salvar una situación que cada vez se ponía más complicada. El tiempo jugaba a favor de los visitantes que llegaron a tener cinco goles de ventaja (18-23). Torriko y Silva volvieron a la pista, pero el partido estaba sentenciado a favor de los conquenses que se llevaron la victoria.