Balonmano

Un debut con buena nota

Cristian Postigo busca el lanzamiento a portería tras superar a la defensa del Villa de Aranda./Roberto Ruiz
Cristian Postigo busca el lanzamiento a portería tras superar a la defensa del Villa de Aranda. / Roberto Ruiz

El DS Blendio inicia con sensaciones positivas su pretemporada y reparte minutos ante el Villa de Aranda entre las incorporaciones

RAFA GONZÁLEZ

El DS Blendio afrontó el primer partido de pretemporada ante el Villa de Aranda y termino imponiéndose por 31-21. El choque sirvió para que los aficionados que se dieron cita en La Albericia conociesen sobre la pista de juego a las nuevas incorporaciones y a algunos canteranos que están haciendo la pretemporada con el primer equipo. Además de para las conclusiones que pueda sacar el entrenador.

Hubo minutos para todos ante un equipo de la División de Honor Plata y los numerosos cambios que efectuó el técnico santanderino, Rodrigo Reñones, dio un poco de igualdad a un partido en el que el dominio por completo correspondió a los locales. Las caras nuevas tuvieron su oportunidad y evidenciaron buenos conceptos, pero como es lógico, también falta de acoplamiento con sus compañeros, pero transmitieron confianza a los aficionados.

Los que tuvieron un mayor protagonismo fueron los laterales Silva, en la derecha, y Darko, en la izquierda. Este último se mostró contundente y muy expeditivo en defensa. Debe cuidar algunos gestos, ya que en caso contrario puede acumular exclusiones que perjudiquen a su equipo. La tripleta central del 6-0, Silva, Muñiz y Darko, cumplió.

Otro que también tuvo minutos fue Torrico, quien cuando estuvo en la pista demostró las condiciones que habían avalado su fichaje. Es polivalente para la primera línea y puede ayudar mucho. El que dispuso de menos opciones fue el extremo derecho Iglesias. Le llegaron pocos balones a su posición.

Y luego están los que continúan en la plantilla. Esos pusieron de manifiesto una mayor coordinación en sus acciones. Mantienen el nivel del año pasado. Y en la portería, tanto Villamarin como Samuel, en un tono alto.

El partido comenzó con un siete que puede ser el que tenga continuidad en la competición oficial. En ataque jugaron Sola y Postigo en los extremos, Valles en el centro y Darko y Silva en los laterales, con Muñiz en el pivote. Para el trabajo defensivo, un cambio. Entraba Valverde en lugar de Valles. En algunas fases hubo dos cambios defensa-ataque, dependiendo de los jugadores que estuviesen en la cancha. El partido comenzó con un 6-0 de los locales y un 3-2-1 de los burgaleses, que intentaban frenar la circulación de balón de los santanderinos. El planteamiento no les dio el resultado que esperaban, ya que a los diez minutos el partido ya se había roto con un parcial de 7-1. Un tiempo muerto del técnico visitante para cortar el ritmo permitió un acercamiento en el marcador, si bien la renta de los de Reñones nunca se vio en peligro. Al descanso se llegó con 16-7.

En la segunda mitad, el partido comenzó con una formación con muchos canteranos, lo que facilitó el trabajo de los visitantes, aunque hay que valorar como bueno el trabajo de estos jugadores que plantaron cara y supieron aguantar las acciones de los rivales. Este partido, como todos los de pretemporada, sirve para hacer pruebas y que el equipo vaya tomando forma. El test resultó satisfactorio en términos generales. El nivel se puede mejorar pero habrá que esperar a ver los partidos oficiales para saber hasta dónde pueden llegar. El próximo miércoles una nueva cita. El Balonmano Torrelavega será el rival de los santanderinos a partir de las 19.30 horas en La Albericia, un partido en el que a buen seguro habrá menos pruebas y será prioritario lograr un buen resultado por aquello de ser un derbi.

 

Fotos

Vídeos