Balonmano

Torrelavega quiere ser hoy de Asobal

Torrelavega quiere ser hoy de Asobal

El Alisauto supera al Ciudad Real en la semifinal y se jugará este domingo, a las 16.30 horas, el ascenso frente al anfitrión, el Puerto Sagunto

Sergio Herrero
SERGIO HERREROSantander

El ascenso a un solo paso. Es lo que tiene el Alisauto por delante para colarse en la élite. En la Asobal. El conjunto torrelaveguense, en un partido muy serio y tras una primera parte irregular, se impuso al Alarcos Ciudad Real para hacerse con un puesto en la gran final. Un partido decisivo (esta tarde a las 16.30 horas) en el que se enfrentará al anfitrión, el Puerto Sagunto, en busca de un puesto entre los mejores de este deporte a nivel nacional. Para acompañar al Blendio Sinfín. Queda lo más difícil, pero el objetivo está más cerca. «Vuestra lucha es nuestro sueño», rezaba una pancarta de la afición torrelaveguense desplazada hasta tierras valencianas. Lo tienen en su mano.

28 Ciudad Real

Revuelta, Negrete (1), Márquez, Beret (2), Molina (5), Manu Díaz (1), Sergio Rodríguez (1), Sario (1), Alises, Lumbreras (1), Urain, De la Cruz, Ariel, Serrano, Vidal, Candeleda, Fernández, Ángel Pérez (1, 2 p.), Plaza, Curtis (3), Almansa y Parker (6).

29 Alisauto Torrelavega

Krimer, José Carlos Hernández (4, 4 p.), Araujo, Urrutia, Fernández (2), Setién (4), Prieto, E. González, García, Batán, Lombilla, Martínez (2), Rodríguez (6), Alejandro González, Dani Hernández (4), Cadelo, Colunga (1), Oliver (3) y Urrutia.

Parciales
1-2, 3-4,7-7,10-9, 12-11, 13-11 (Descanso) 15-15, 19-18, 19-20, 22-23, 24-25, 26-28 y 28-29.
Árbitros
Arcos y García. Amonestaron a Prieto y Oliver por el Fod Alisauto. Excluyeron a Beret y a Serrano. Descalificaron a Sario.

Pese a que Ciudad Real fue quien abrió el marcador, el Alisauto aprovechó la dureza de su rival en defensa para ponerse por delante. Con tres lanzamientos de siete metros acertados de Hernández y la aportación de Dani Hernández, los cántabros mandaban en la contienda ante un conjunto manchego que siempre iba a remolque, empujado por los cañonazos de Molina y Manu Díaz.

El choque llevaba un ritmo relativamente lento hasta que, pasado el minuto 10 con un parcial de 3-4 para los naranjas, la contienda entró en una fase de idas y venidas, de gran intensidad y con errores en ataque por parte de ambos conjuntos. Los de Álex Mozas se estrellaron en el cuerpo de Revuelta en varias ocasiones. Pese a los errores no forzados del Alarcos, fueron los de Ciudad Real los que salieron beneficiados para ponerse por delante en la contienda, aunque sin lograr importantes rentas.

El equipo manchego abrió brecha en el minuto 20 con un gol de Curtis (11-9), y lograron recortar los cántabros de nuevo con José Carlos Hernández desde los siete metros. Pero los torrelaveguenses desperdiciaron la oportunidad de igualar y Sario puso de nuevo dos arriba a los suyos. Si no era desde el punto de penalti, a los de Mozas les costaba más de la cuenta superar la línea defensiva manchega. Y el problema es que José Carlos Hernández también falló en lo que había estado hasta entonces infalible con un Revuelta pletórico bajo palos. Por fortuna, los manchegos tampoco estuvieron finos y el marcador no se movió más antes del descanso (13-11). En la última acción de la primera mitad, un golpe franco lanzado por Sario, el jugador de Ciudad Real fue descalificado tras estrellar con violencia la pelota en la cara de Alejandro González.

El cuadro cántabro no supo aprovechar la superioridad numérica inicial de la segunda mitad, pero sí que mostró en el arranque tras el intermedio que tenía una mayor fluidez ante el arco rival y una defensa más agresiva. Y así recuperaron el empate en el marcador con un 15-15 en el minuto 5 del periodo. El partido entró en la locura. Las tablas sucedían continuamente a las mínimas ventajas de Ciudad Real, pero la afición torrelaveguense desplazada hasta Puerto Sagunto –y también la que vio el partido en la Plaza Roja de la capital del Besaya– volvió a verse dentro del partido. Y más aún cuando, tras la exclusión de Serrano, Alarcos atacó con portero jugador y tras una falta de pie, Setién anotó desde su propio campo para colocar el 19-20. El equipo manchego se empezó a desesperar y los naranjas lograron su primera ventaja por dos tantos.

Parker se echó a su equipo a la espalda en la faceta ofensiva y aprovechó un periodo de sequía de los cántabros para devolver la igualdad a la contienda (23-23). El acierto de Sergio Rodríguez y el poste en la meta propia mantuvieron por delante a los de Álex Mozas. Un gol de Fernández (25-27) devolvió los dos tantos de renta para los cántabros y Javi Márquez se vio obligado a solicitar un tiempo muerto para tratar de recomponer a su equipo, que iba a la deriva ante la solidez de los torrelaveguenses. No sirvió de mucho, porque los cántabros mantuvieron su fortaleza y ni siquiera desde los siete metros lograron batir a Krimer. El lanzamiento fuera de Parker a falta de un minuto y medio y el gol posterior de Colunga le dieron prácticamente el billete a los naranjas. Los dos goles finales de Alarcos, uno de ellos sobre la misma bocina, no evitaron el pase del Ford Alisauto a la gran final, que se disputará a las 16.30 horas. Este domingopuede haber fiesta en la Plaza Roja.