Ciclismo

Cantabria será de nuevo escenario de una etapa de la Vuelta a España en 2018

El pelotón circula por Cantabria en la última etapa con salida en Torrelavega, en el año 2006./Víctor Fraile
El pelotón circula por Cantabria en la última etapa con salida en Torrelavega, en el año 2006. / Víctor Fraile

A falta de confirmación oficial, Torrelavega se postula como posible escenario de la contrarreloj más larga de la competición

SERGIO HERRERO | ASER FALAGÁN SANTANDER.

El trazado de la próxima Vuelta Ciclista a España, la de 2018, va cogiendo su forma definitiva. Después del exitoso paso de la ronda por Cantabria en el 2017 que acaba, el próximo año el mejor ciclismo del mundo no se olvidará de la Comunidad Autónoma. Habrá etapa. Y Torrelavega, cuna de Óscar Freire o Vicente Trueba, entre muchos otros, se postula como escenario de jornada de una de las tres pruebas por etapas más importantes del planeta. A falta de confirmación oficial y de la presentación del recorrido, prevista para el 13 de enero, muchos de los mejores ciclistas del mundo podrían hacer escala en la capital del Besaya avanzado el mes de septiembre.

Tal y como han confirmado a este periódico fuentes cercanas al Ayuntamiento de Torrelavega y al Gobierno de Cantabria, la llegada de la Vuelta a la ciudad será una realidad. Otros, como el alcalde, José Manuel Cruz Viadero; el concejal de Deportes torrelaveguense, Jesús Sánchez; o el consejero de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Cantabria, Francisco Fernández Mañanes, se limitan a reconocer que «hay una gran posibilidad de que así sea», «aún no hay confirmación oficial» y «hay negociaciones en curso para cumplir ese objetivo». El Besaya suena y lo hace como el paso de una gran caravana ciclista.

La etapa en tierras cántabras llegará en la tercera semana de competición. La Vuelta arrancará el 25 de agosto de 2018 en Málaga y subirá al norte atravesando ambas mesetas, para después ir coqueteando en una intensa última semana con la Cordillera Cantábrica, antes de acometer sus etapas decisivas en el Principado de Andorra. En ese trayecto por la España verde aparece Cantabria, a donde la Vuelta llegará procedente, presumiblemente, de Castilla y León, antes de entrar en el País Vasco. En el itinerario provisional que de forma no oficial había trascendido hace unas semanas no había ningún paso por Cantabria, ante lo que el Ejecutivo regional reaccionó proponiendo distintas alternativas. Una de ellas, la de la etapa en Torrelavega que, finalmente, parece haber cuajado. Después de las etapas de Santo Toribio y Los Machucos no se repetirá el mismo esfuerzo económico efectuado en el Año Jubilar 2017, Unipublic era consciente y por eso, unido a las varias etapas asturianas, había descartado en principio Cantabria.

Aunque no hay confirmación, lo más probable es que el formato de la etapa que acoja Torrelavega sea el de una contrarreloj individual. Y larga. La más importante de la ronda española. Aunque eso ya depende exclusivamente del organizador. Donde los especialistas tratarán de poner tierra de por medio con los escaladores antes de la llegada a las escarpadas tierras de Andorra. No sería algo nuevo para la ciudad, que 17 años antes acogió una etapa contra el reloj de 44 kilómetros de largo. En aquella ocasión el vencedor fue el corredor del Kelme Santiago Botero, que se colocó como líder en la séptima etapa. La ronda había llegado un día antes a Torrelavega, hasta el velódromo Óscar Freire, procedente de Cangas de Onís. En la jornada en línea la victoria fue para David Millar.

Pero, además, en 1973 la ciudad fue escenario del triunfo contra el crono de uno de los ciclistas más grandes de la historia de este deporte. El 11 de mayo de ese año, la carrera llegó por la mañana a la ciudad del Besaya, con triunfo del belga Eddy Peelman. El segundo sector fue una contrarreloj de 17,4 kilómetros celebrada por las calles de Torrelavega, donde se impuso el entonces portador del maillot de líder. 'El Caníbal', Eddy Merckx, fue más rápido que su compatriota Roger Swerts y que el español Luis Ocaña. Historia del ciclismo. Aquella Vuelta se la llevó el insaciable corredor belga, con más de tres minutos de ventaja sobre Ocaña.

Tanto en el Ayuntamiento de Torrelavega como en la sede gubernamental de Peña Herbosa, en Santander, ya manejan el más que posible recorrido de la etapa que tendrá final en tierras cántabras. La Comunidad Autónoma también podría ser salida. Podría ser la misma Torrelavega, aunque se maneja una opción para que el pistoletazo de inicio se dé en la cercana localidad de Santillana del Mar. Un bello punto de arranque en el camino y, cómo no, un atractivo turístico que enseñar a través de la televisión, ya que la Vuelta a España tiene mucho de folleto propagandístico de gigantescas dimensiones.

En total, Torrelavega ha sido en nueve ocasiones punto de partida de una etapa de la Vuelta a España. La última de ellas fue en el año 2006, cuando desde la ciudad la carrera se marchó con destino a Burgos. En la capital castellana el triunfo fue para Egoi Martínez. Además, nueve veces la línea de meta ha estado situada a orillas del Besaya y en dos ocasiones ha sido escenario de una contrarreloj circular, con salida y llegada. La primera vez que ambos caminos se unieron fue en 1950, con un segundo sector entre Santander y Torrelavega, ganado por Emilio Rodríguez Barros.

Cantabria ha dejado un gran sabor de boca en esta última edición de la Vuelta. El Gobierno regional se gastó los cuartos con motivo del Año Jubilar Lebaniego y consiguió, por un lado, una etapa espectacular, con vocación de mítica, tras la subida inédita a Los Machucos, en Bustablado. Pero, además, la otra jornada cántabra de la ronda, con meta en el alto de Santo Toribio de Liébana, puede resultar decisiva aún cuando ya han pasado varios meses desde el triunfo en la general de Chris Froome, ya que hace apenas unos días se anunció el positivo por salbutamol del corredor inglés en la jornada finalizada junto al monasterio.

Cantabria tiene imán para el espectáculo ciclista y el ciclismo disfruta por las carreteras de la Comunidad Autónoma. O si no, que se lo digan a un Alberto Contador que tiene algunas de sus grandes gestas entre las colladas de Hoz y Ozalba. O la espectacular etapa en la que el cabezonense Juanjo Cobo prácticamente sentenció la competición a su favor tras un vertiginoso duelo en las temibles rampas de Peña Cabarga, precisamente con Froome.

El recorrido

Como cada año, a medida que se acerca la fecha de la presentación oficial del recorrido, se van filtrando detalles de lo que será la próxima Vuelta Ciclista a España. Ya hay citas confirmadas. La prueba arrancará el 25 de agosto en Málaga y la provincia acogerá hasta tres etapas: un prólogo de ocho kilómetros con salida en el Centro Pompidou; una llegada en Caminito del Rey y otra en Alhaurín de la Torre. Además, Andalucía contará con dos finales inéditos como La Alfaguara y Pozo Alcón.

Además, recientemente el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, y el presidente de Unipublic, Javier Guillén, anunciaron que Galicia contará con dos etapas de la ronda española. Asimismo, tal y como anunció el periódico El Comercio, Asturias tendrá un papel estelar en 2018 con las ascensiones a los Lagos de Covadonga y la subida a descubrir de Les Praeres de Nava. Y, tras pasar por Cantabria, tal y como desveló el diario El Correo, la Vuelta llegará al monte Oiz, una subida de 14 kilómetros con rampas de hasta el 17 por ciento y con tramos de hormigón en su recorrido. Con estos ingredientes y la traca final en Andorra, la última semana apunta a que será clave en el resultado final de la competición. Tal y como reconoció en su día el propio Javier Guillén, el trazado que se presentará en Estepona el 13 de enero irá «de menos a más».

Y dentro de ese tramo final intenso del trazado de la Vuelta Ciclista a España 2018, finalmente quedará encajada Cantabria, en general, y puede que Torrelavega, en particular, para convertirse en uno de los jueces de la ronda española. Una competición que contará con algunos de los mejores ciclistas del panorama actual. De hecho, se mira de reojo a lo que pueda pasar con una posible sanción por dopaje a Froome, porque eso podría abocar en que el inglés, si finalmente se pierde el Giro de Italia, podría pasar por la capital del Besaya. Y si se trata de una contrarreloj, el actual ganador de la Vuelta probablemente apunte la jornada con una equis en su calendario.

 

Fotos

Vídeos