Di Stéfano, a través de sus frases

Di Stéfano, durante un acto oficial del Real Madrid. /
Di Stéfano, durante un acto oficial del Real Madrid.

El carismático futbolista y entrenador siempre se caracterizó por la claridad y contundencia de sus palabras

R.CMADRID

El futbolista

"Ahora se juegan millones, antes nos jugábamos la vida".

"En las malas, para demostrarles que no me achicaba, yo me acordaba de una máxima de Martín Fierro que dice: 'Yo soy toro en mi rodeo y torazo en rodeo ajeno' ".

"El futbolista que cree saber más que los otros es un mentiroso del fútbol".

"Hay jugadores que son defensas, que son volantes y que no han tenido la suerte de ser delantero, que es el que tiene gran renombre porque hace el gol.

"He sido relevante en el fútbol mundial y nada más, pero hay hombres de otras características que también han tenido una producción extraordinaria".

"Hay muchos jugadores que no trabajan para el equipo sino para ellos. El jugador grande es el de la colectividad".

"Los sistemas son rígidos para los que no saben jugar. A mí me gusta el que se divierte jugando al fútbol, que divierte a la gente. La gente paga para eso".

"Siete mil millones de personas viven a costillas del fútbol. Así que si el jugador no le saca jugo y no piensa en el dinero ¿de dónde lo va a sacar.

El fútbol

"El fútbol no está hecho para los mudos. No sirve de nada ser un genio si tus compañeros no te entienden".

"Algunos árbitros creen que el silbato es un rifle".

"En el fútbol hay que saber dos o tres maniobras".

"Los partidos no se ganan con la camiseta".

"El fútbol es pan para hoy y hambre para mañana".

"En el fútbol no hay nada escrito".

El gol

"Un partido sin goles es como un domingo sin sol".

"Marcar un gol de penalti no es lo mismo que hacerlo jugando. Antes, cuando hacías un gol de penalti le pedías disculpas al arquero, ahora se sacan la camiseta y se cuelgan del alambrado".

El entrenador

"Ser técnico es lo más difícil del mundo. Es como si trazas una raya: el técnico está de un lado y del otro todo lo demás: directivos, periodistas, ayudantes, jugadores, médicos, afición... Y si hay que echar a uno, pues no hay duda. Siempre es el culpable".

"El técnico está para ordenar, marcar y dar una tónica, pero tampoco se puede hacer siempre lo que diga él. Se tiene que adaptar a los elementos que dispone".

"A mucha gente se le ocurre que el técnico es el que gana los partidos y no es así, son los jugadores. Y Di Stéfano, desde el banquillo, no puede ganar ningún partido".

"El entrenador es el que más sufre en esto del fútbol y tiene que dar la cara ante la prensa, pero los jugadores también tienen su responsabilidad".

El Real Madrid

"El Real Madrid era como la canción de Alberto Castillo: 'Todos queremos más, todos queremos más, más y más y mucho más'. Era una fuente inagotable de deseo y la responsabilidad iba aumentando".

"Siempre ha existido ese dicho de que el Madrid era el equipo del Gobierno. El Madrid hizo historia por todo el mundo y resulta que ha ganado Copas de Europa y Ligas en la época del régimen de Franco, en la época de Suárez, en la de Felipe González, de Aznar y del que venga. Siempre será lo mismo".

"En el Madrid la palabra fracaso no existe".

"Nosotros somos como Rintintín, que perseguimos la presa y la conquistamos. Y eso es el Real Madrid".

"No se puede hacer una campaña terrible en la contratación de intrusos. Profundizan en eso y pueden perjudicar al club y después se lavan las manos".

Jugadores ilustres

"Pelé, Di Stéfano y Maradona, triángulo mágico, ¿y Cruyff qué era, un verdulero?".

"No sé si estoy enamorado de Zidane, pero yo veo que todo lo que hace con el balón es perfecto".

"Las jóvenes generaciones no han visto jugar a Puskas y no saben lo que se perdieron. Muchos creen que era sólo disparo. No. Tenía juego, inteligencia y eso que ya llegó a España con treinta años".

¡Qué delantera teníamos! Kopa, Rial, Di Stéfano, Puskas y Gento. No creo que haya existido un ataque más completo en la historia del fútbol".

"Gento le pegaba muy fuerte y tenía una gran velocidad. Sabía acelerar y sabía maniobrar. Cuando arrancaba, arrastraba a medio equipo contrario".

"Kubala fue un extraordinario elemento. Era un futbolista excepcional que tenía una gran potencia, una gran técnica y que, en definitiva, fue un hombre de equipo. Su figura fue para el barcelonismo lo que la mía al Real Madrid".

El fútbol de ayer y de hoy

A la pregunta: ¿Cree que triunfaría en el Madrid actual o sería un mediocre?, Di Stéfano respondió: "Con la gorra jugaría".

"Que los de ahora dicen que nosotros no jugaríamos en esta época... Los buenos jugadores pueden jugar en el 1900 y en 2000".

La selección española

"Siempre nos faltan diez céntimos para completar la moneda. Jugamos como nunca y perdemos como siempre".

La afición

El que quiera espectáculo que vaya a ver al Bombero Torero".

"No he visto una cosa igual, una hinchada tan noble, capaz de dar tanto a cambio de tan poco, como esa de Boca Juniors. Te ponía los pelos de punta".

"La hinchada se conforma con ganar. No hay que olvidar una cosa, que en los anales de la historia quedan los resultados. Figura: 'En 1947, 2-1', y nada más".

"No estoy de acuerdo en que al Barcelona, cuando venga al Bernabéu, se le reciba de espaldas y en silencio. Lo que hay que hacer es alentar al equipo desde el primer al último minuto del encuentro".

La violencia

"Es algo que no se puede entender y probablemente nunca tenga solución. Cuando Plácido Domingo va a ofrecer un recital le ponen una alfombra roja, le reciben con flores, le dan lo mejor para que pueda ofrecer un buen espectáculo. En cambio, cuando llegan los jugadores, les insultan, les tiran piedras, y encima les exigen un buen espectáculo".

Los equipos modestos

"Hay que respetar a esos llamados equipos chicos porque vienen preparados para dar el golpe. Los más humildes se están rebelando".

"Todos los partidos son difíciles. Yo veo mucho fútbol y cualquier país te hace un reloj".