Los suplentes del Barça responden en el trámite

Munir. /
Munir.

Los azulgrana cumplen con calidad y efectividad en el Martínez Valero y se enfrentarán al Atlético en otra batalla por un título

AMADOR GÓMEZMadrid

Con un once plagado de suplentes y canteranos, en la vigesimoctava alineación de Luis Enrique en otros tantos partidos, los reservas del Barça respondieron en el trámite del Martínez Valero, donde el equipo catalán certificó una goleada global por 9-0 ante el Elche, que tuvo que ceder de nuevo ante la calidad y efectividad de los azulgrana. Con un ejercicio de profesionalidad, aunque el choque no requería tensión tras haber quedado sentenciada la eliminatoria en la ida, los no habituales del Barcelona quisieron reivindicarse ante Luis Enrique, que comienza a tomar algo de aire después de la victoria ante el Atlético, al que los azulgrana volverán a enfrentarse en otra batalla por un título, en este caso en la Copa, y por una plaza en las semifinales.

Dos grandes goles, un libre directo de Mathieu, el primero del francés con la camiseta del Barça, y un zurdazo de Sergi Roberto desde fuera del área, demostraron la eficacia ofensiva de este Barcelona que afrontó en terreno del débil Elche un entrenamiento con público, pero con la intención de agradar a los suyos y no dejarse llevar, aunque fuese complicado mantener el interés y la concentración tras la manita de la ida. Cierto es que, tras el descanso, ya con tres goles a su favor, los azulgrana se relajaron algo en defensa y permitieron demasiadas llegadas del Elche, que acarició algún tanto, aunque le faltó remate. Justo lo que le sobró al Barcelona en las primeras ocasiones de las que gozó con un equipo que no necesitaba de los mejores para imponer su superioridad.

0 ELCHE

Herrera, Peral, Lombán, Pelegrín (Faiçal, min. 80), Albacar, Gálvez (Roco, min. 69), Pasalic (Adrián, min. 63), Coro, Álvaro, Fragapane y Cristian Herrera.

4 BARCELONA

Ter Stegen, Montoya (Douglas, min. 62), Bartra, Mathieu, Adriano, Sergi Roberto, Gumbau, Rafinha, Pedro, Munir y Adama (Halilovic, min. 62).

GOLES
0-1. Minuto 21. Mathieu. 0-2. Minuto 40. Sergi Roberto. 0-3. Minuto 43. Pedro, de penalti. 0-4. Minuto 92. Munir.
ÁRBITRO
Jaime Latre (Aragonés). Tarjetas amarillas a Albacar y Adriano.
INCIDENCIAS
Partido de vuelta de octavos de final de la Copa del Rey, disputado en el Martínez Valero. En el encuentro de ida jugado en el Camp Nou, el Barça ganó por 5-0.

Liderados en el primer tiempo por Rafinha y Sergi Roberto, dos centrocampistas con mucha clase que quisieron abstraerse de una crisis de la que todavía intentan escapar Luis Enrique y sus futbolistas, los azulgrana, con el balón en su poder y mucha claridad en el pase, ejercieron un dominio absoluto en los primeros minutos. Sin embargo, el Elche quiso aguantar a base de presión y sacrificio defensivo todo lo que pudo y hubo que esperar a una jugada a balón parado para que se inaugurase el marcador. Quien sorprendió a todos fue Mathieu, el central-lateral que le pegó de forma magistral con la zurda y acabó con cualquier ilusión del Elche de cerrar tan desequilibrada eliminatoria con un resultado digno.

Además, sólo tres minutos después de encajar el segundo, los ilicitanos fueron víctimas de un más que dudoso penalti provocado por Pedro transformado por el extremo al que se le han acabado las oportunidades en los grandes choques, taponado por un tridente extraordinario (Messi-Luis Suárez-Neymar), con el crack argentino por banda derecha siempre que Luis Enrique apueste por el gran resultado que le dio ante el Atlético y no traslada otra vez a la derecha al goleador uruguayo. El trío de ataque ya cumplió en la ida al marcar tres goles, y también en el último partido de Liga frente a los rojiblancos, y se merecía descansar en el Martínez Valero, donde incluso tuvo oportunidad, aunque por poco más de una hora, alguien que no cuenta para el técnico asturiano: Montoya.

Fue el mismo tiempo que estuvo en el campo un delantero muy poderoso físicamente que arrancó muy fuerte pero se fue apagando con el paso de los minutos, Adama Traoré, hasta que fue sustituido por la perla croata Halilovic, quien se quiso sumar al festival goleador -del que también participó in extremis Munir- con un lanzamiento al palo poco después de pisar el césped. No hubo mucha más historia, aunque otro que sorprendió fue el meta alemán Ter Stegen, con una de las acciones destacadas del encuentro, al controlar un balón con el pecho y, sin dejarla caer, pasar en largo a un compañero. Tipo Neuer.