Liga de Campeones

El Atlético marca al ritmo de Antoine

Griezmann celebra el gol de Koke ante el Brujas. /Afp
Griezmann celebra el gol de Koke ante el Brujas. / Afp

Griezmann ha participado en 18 de los últimos 20 goles -13 tantos y 5 asistencias- del Atlético en el Metropolitano y en 15 de los últimos 22 que ha marcado el conjunto rojiblanco en Champions

Javier Varela
JAVIER VARELAMadrid

El Metropolitano cuenta con poco más de un año de vida pero ya tiene sus tradiciones. Una de ellas es cuando se produce un apagón eléctrico y comienza un juego de luces espectacular mientras por la megafonía del estadio atrona la guitarra de Angus Young, ese componente de los AC/DC con alma de 'Principito' que sigue vistiendo como un colegial en sus conciertos a pesar de superar los 60. Ese sonido es la seña de identidad de 'Thunderstruck', la canción con la que se anuncia el once elegido por Diego Pablo Simeone en el Metropolitano y que ya es un clásico en la nueva casa rojiblanca.

Esta campaña Griezmann ha sido titular en todos los partidos -sólo Oblak y Diego Costa tienen ese honor junto al francés- y suma 798 minutos

Otra de sus tradiciones es que en ese once esté el nombre de Antoine Griezmann, 'El Principito' del Atlético. Su nombre ha sonado en el once titular en 22 de las 28 veces que ha jugado el conjunto rojiblanco en su estadio desde que se inaugurara el pasado 16 de septiembre de 2017. Sólo se quedó en el banquillo en cuatro partidos de Liga, uno de Copa y uno de Europa League. Esta campaña Griezmann ha sido titular en todos los partidos -sólo Oblak y Diego Costa tienen ese honor junto al francés- y suma 798 minutos a pesar de haber llegado más tarde tras conquistar el Mundial.

Ha participado en 18 de los últimos 20 goles

Su importancia se antoja vital en el conjunto rojiblanco. Es el santo y seña del Atlético, el jugador más mediático, el que copa las portadas, el que tiene el sueldo más elevado -sólo por detrás de Leo Messi en la Liga- y sobre el que gira todo el juego. Y, por si fuera poco, el Atlético marca al ritmo de Antoine. Griezmann ha participado en 18 de los últimos 20 goles del Atleti en el estadio colchonero. Ha hecho su tradicional celebración del Fornite 13 veces -aunque en los dos ante el Brujas sorprendió con una nueva forma de festejarlos- y ha regalado 5 asistencias -la última la que permitía a Koke cerrar el partido ante el conjunto belga-.

«Es un estadio que se me da bien. Es verdad que estoy muy bien, muy feliz en mi vida privada y eso se refleja en el campo. Y luego disfruto con los compañeros que tengo aquí e intento hacerlo lo mejor posible», confesó. «Tengo que seguir mejorando y seguir así para ayudar al equipo», decía tirando de humildad tras su exhibición en la Champions. «Me queda mucho por mejorar en todo. Quiero saber dónde está mi techo», añadía desafiante. Y si su importancia es vital en los partidos que juega el Atlético en casa, cuando se trata de la Champions su importancia crece todavía más. El francés ha participado directamente en 15 de los últimos 22 goles que ha marcado el Atlético de Madrid en la máxima competición europea.

«El año pasado yo no estaba bien. Mentalmente no tenía la cabeza para jugar y para estar al cien por cien y para mí eso fue la culpa de no pasar la 'Champions'«

Los datos, que ya de por sí son contundentes, confirman que Antoine Griezmann además de ser una estrella es un jugador de equipo. El francés es puro talento individual pero también es trabajo colectivo. Ante el Brujas firmó su mejor partido de la temporada y demostró que sabe marcar -lo hizo por partida doble- y que sabe asistir. Sólo la falta de acierto de sus compañeros -sobre todo una ocasión de Correa- impidió que marcaran algún gol más en la colección de regalos que ofreció el delantero galo. Griezmann además de hacer los dos primeros fabricó el tercero en una jugada marca de la casa en el minuto 94. Una carrera, un último 'sprint' y un ejemplo de compromiso. Demostró que cuando está en el campo el Atlético es otra cosa. Sobre todo cuando en los prolegómenos del partido suena la canción de AC/DC.

Más información

Madurez dentro y fuera del campo

Y fuera de él, demostró haber madurado al asumir «culpa» de la eliminación en Champions de la pasada campaña. «El año pasado yo no estaba bien. Mentalmente no tenía la cabeza para jugar y para estar al cien por cien para los partidos importantes y para mí eso fue la culpa de no pasar la 'Champions'. Este año es diferente, estoy muy bien y eso es una ayuda importante para el partido», confesó aún con el gran partido ante el Brujas reciente.

Su actuación ante el equipo belga es un acelerón para ganar votos en el Balón de Oro, galardón que se entrega al mejor futbolista del año natural, de modo que al francés aún le quedan unos meses para seguir 'opositando' al preciado trofeo. «Sueño con todo», decía con una sonrisa pícara al ser preguntado por ese trofeo dorado. Por si fuera poco, su entrenador y uno de los responsables que siga vistiendo la rojiblanca, se unió a la candidatura del francés al balón dorado: «La temporada pasada fue el mejor del mundo porque ganó el Mundial, que pocos lo hacen, ganó Europa League, la Supercopa de Europa y fue segundo en una Liga con Barça y Madrid». «Está donde tiene que estar, eligió quedarse en el Atlético y estas son las consecuencias para él y para el club», sentenció Simeone. De momento, el Atlético juega y marca al ritmo de Antoine.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos