Octavos I Vuelta

De la manita a cuartos

De la manita a cuartos

El Barcelona golea al Olympique de Lyon con doblete de Messi

JESÚS BALLESTEROSBarcelona

La bola con el nombre del Barcelona sí estará en el sorteo de cuartos de final de la Champions cuando se celebre este viernes. El conjunto de Ernesto Valverde evitó una debacle total de los equipos de la Liga y resolvió, no exento de cierto sufrimiento, su eliminatoria ante el Olympique de Lyon. Se asoció el conjunto azulgrana como mejor sabe hacerlo, al menos en los primeros 45 minutos, y cuando más lo necesitaba aparecieron sus estrellas, y así el camino se allana ante cualquier rival. Aunque pueda no parecerlo por la goleada final, hubo 20 minutos incómodos para la parroquia culé en los que el conjunto galo puso contra las cuerdas a los locales.

Hubo momentos de cierta tensión tras el gol de Tousart, pero apareció el de siempre para recuperar el aplomo, la calma y devolver la sonrisa a los suyos. Leo Messi galopaba a falta de una decena de minutos y zanjaba la eliminatoria completando un doblete que bien vale un pase a cuartos. No contento con ello, volvería a recorrer medio campo para regalar, primero, el cuarto a Piqué, y más tarde, el quinto a Dembélé. La goleada final hacía olvidar cualquier susto temporal. Pese a los grandes que aún están en liza (los dos de Manchester, United y City o Juventus entre otros), con la eliminación de Real Madrid y Atlético, el camino para levantar la 'orejona' se antoja más directo y la tropa de Messi parece empeñada en que éste sea por fin su año.

5 Barcelona

Ter Stegen; Sergi Roberto (Semedo, min. 83), Piqué, Lenglet, Jordi Alba; Rakitic, Busquets, Arthur (Vidal, min. 73); Coutinho (Dembélé, min. 70), Messi y Luis Suárez.

1 Olympique de Lyon

Lopes (Gorgelin, min. 34); Dubois, Denayer, Marcelo, Marçal, Mendy (Cornet, min. 77); Tousart, Ndombele; Fekir; Dembele, Memphis (Traoré, min. 73).

goles
1-0. min. 17. Messi. 2-0. min. 31. Coutinho. 2-1. min. 58. Tousart. 3-1. min. 78. Messi. 4-1. min. 81. Piqué. 5-1. min. 86. Messi.
árbitro
Szymon Marciniak (polaco). Amonestó a Marçal, Dembélé y Leng.
incidencias
Partido de vuelta de los octavos de final jugado en el Camp Nou. 92.346 espectadores. Antes del partido en la grada se desplegó una pancarta en una tribuna en la que se leía, en inglés,'la autodeterminación es un derecho, no un delito'. Lopes se fue del campo lesionado tras chocar con Coutinho.

Avisado estaba de sobra el Barça con los resultados de otros equipos en estos octavos malditos. Quizás por ello, no sorprendió el planteamiento inicial. Concentrado, concienciado de lo que había en juego y convencido de superar la eliminatoria. Así salió el Barcelona sobre el verde del Camp Nou. Y la jugada del penalti sobre Luis Suárez y el posterior gol de Messi fue consecuencia del planteamiento inicial de los pupilos de Valverde. La presión alta daba sus frutos y el Olympique de Lyon apenas salía de su portería. En poco más de un cuarto de hora, Lopes ya había mostrado lo buen portero que es a tiro de Messi, ante el que nada pudo hacer desde los once metros. Paró el tiempo el argentino para levantar el cuero a lo Panenka y colocar a los suyos en ventaja. Que Valverde no saliera con extremos puros y apostara por los jugones (Arthur, Rakitic y Coutinho) para respaldar el ataque de Messi y Luis Suárez, mejoró y mucho la versión azulgrana. Tocaba y triangulaba con el ritmo propio de estas citas y el cuadro galo no era capaz de llegar a la meta de Teo Stegen.

Más información

El Lyon se agarró al duelo

En pleno monólogo culé llegó el gol de Coutinho, el segundo del choque, tras enorme regalo de Luis Suárez que dejó solo al brasileño para que empujara el balón al fondo de la red. Sin duda alguna, fue de los partidos más completos del delantero uruguayo. Apareció la mejor versión de Luis Suárez que recordó al que llegó al Barcelona procedente del Liverpool hace ya algunos años. Visto lo visto sobre el terreno de juego, lo extraño fue que el Barcelona no matara antes la eliminatoria y que el Lyon se marchase al descanso con sólo dos goles en contra. Lopes primero y Gorgelin después parecían empeñados en mantener a los suyos con un hilo de vida para desesperación de los atacantes azulgrana.

Como no terminaba de matar el partido, Marçal le sacaba un gol a Messi en la misma línea, el Olympique dio un paso adelante. Hasta tal punto que recortaba distancias aprovechando una jugada embarullada en el área culé y se quedaba a un gol de eliminar al Barça. Fueron 20 minutos de nervios y sufrimiento, aunque en apenas dos, Messi decidió que el Barça estaría entre los ocho mejores del viejo continente. Marcando su segundo gol y regalando otro a Piqué. No contento con ello, el astro argentino terminaría de cerrar la goleada con otra jugada en la que Dembélé también terminaba mojando. La fiesta era ya total en las gradas del Camp Nou porque la Ciudad Condal sí vivirá, al menos, otra ronda de la máxima competición continental.