El Sevilla continúa de fiesta en fiesta

Kevin Gameiro (c), ante la UD Las Palmas. /
Kevin Gameiro (c), ante la UD Las Palmas.

Días después de alcanzar la final copera, el equipo andaluz vence 2-0 a Las Palmas

EFESevilla

El Sevilla FC, pocos días después de alcanzar alcanzar la final de la Copa del Rey, ha ganado este domingo por 2-0 a la UD Las Palmas en la 24ª jornada de Primera División, gracias a los goles de Éver Banega y Kevin Gameiro en un partido disputado en el estadio Ramón Sánchez-Pizjuán.

2 Sevilla

Sergio Rico; Mariano, Rami, Kolodziejczak, Tremoulinas; N'Zonzi, Cristóforo; Reyes (Vitolo, m.56), Banega, Konoplyanka (Krohn-Dehli, m.66); y Gameiro (Juan Muñoz, m.79).

0 Las Palmas

Javi Varas; David García (Nili, m.79), Aythami, Bigas, Javi Garrido; Roque Mesa (Hernán, m.72); El Zhar, Tana, Jonathan Viera, Wakaso; y Willian José (Araújo, m.84).

goles
1-0, min.69: Banega. 2-0, min.75: Gameiro.
árbitro
Eduardo Prieto Iglesias (col. navarro) amonestó al local Kolodziejczak (m.64) y a los visitantes Javi Garrido (m.36), Willian José (m.82) y Wakaso (m.87).
incidencias
Partido de la 24ª jornada de Primera División, disputado en el estadio Ramón Sánchez-Pizjuán ante 34.448 espectadores.

Los sevillistas vencieron a un equipo canario que sigue sin ganar fuera y en puestos de descenso, tras un partido en el que ambos contendientes reaccionaron en el segundo tiempo al tedio de los 45 minutos inaugurales. El desenlace sirvió para que los locales celebrasen el acceso a su octava final copera con su undécimo triunfo seguido en Liga como anfitriones.

El equipo hispalense cimentó su victoria en una segunda parte en la que, sobre todo tras la entrada al campo del grancanario Vitolo, fue superior a su rival e impuso su calidad con un gol del argentino Éver Banega y otro del galo Kevin Gameiro ante una UD Las Palmas que aguantó bien la primera mitad, pero le faltó profundidad en ataque.

Se medían dos equipos con objetivos opuestos: los sevillistas, para seguir al acecho de la cuarta plaza tras lograr el jueves en Vigo acceder a su octava final copera, la decimotercera en diez años entre todas las competiciones; y el conjunto canario, antepenúltimo, para ganar por primera vez esta temporada fuera y salir del descenso.

Sin el central argentino Fede Fazio, sancionado, ni Fernando Llorente, ausente por segundo partido seguido por decisión técnica, Coke y Escudero, más las bajas por lesión del polaco Gregor Krychowiak y del argentino Nico Pareja, el Sevilla dejó al canario Vitolo en el banquillo y salió con el brasileño Mariano y el galo Tremoulinas en los laterales, con Reyes y el ucraniano Konoplyanka en los extremos.

Más bajas aún presentaron los isleños, sin el defensa Ángel y los medios Nauzet, Vicente Gómez y Montoro, ni sus laterales titulares, David Simón y Dani Castellano, reemplazados por David García y Garrido. Setién apostó por Roque Mesa como pivote, con El Zhar, Tana, Jonathan Viera y Wakaso por delante, y William José arriba.

El equipo dirigido por Unai Emery salió frío, sin hallar el rumbo para crear peligro, y no anduvo fino ante una UD Las Palmas que centró su propuesta en un serio sistema defensivo para salir rápido al ataque, pero pecó de inocencia cuando se acercó a Sergio Rico.

El conjunto amarillo hizo su habitual juego de toque, pero sin la profundidad necesaria para crear problemas a un Sevilla desconocido, pues jugó con demasiada lentitud y, en una primera mitad muy mala, nunca se impuso al rival, al que le faltó más pegada.

Aun así, las primeras ocasiones fueron de los locales. En el minuto 10, un tiro de Reyes lo contrarrestó el exsevillista Javi Varas con una gran parada y a continuación, un pase por alto del extremo de Utrera lo abortó la zaga del cuadro canario, que no aprovechó los robos de balón en zonas comprometidas.

Su primera opción de gol llegó a los 25 minutos en una acción del ghanés Wakaso Mubarak, pero Jonathan Viera mandó muy alto su pase. Replicaron los locales a la media hora con un peligroso servicio al área del francés N'Zonzi, al que Gameiro no llegó de milagro.

Pero, sin duda, tras un aviso de Tana en el 40 que atajó Rico, la ocasión más clara de este periodo la firmó Jonathan Viera, que estrelló un disparo en un poste, muy cerca de la cruceta, a dos minutos del descanso.

En la reanudación, el Sevilla salió con más intensidad y puso cerco en el primer cuarto de hora al área de Las Palmas, que se defendió bien, a veces con nueve hombres y hasta los diez metidos en su parcela, si bien el ucraniano Yevhen Konoplyanka pudo abrir el marcador en el minuto 55, pero su intencionado remate se fue fuera.

Con su organizador, el argentino Éver Banega, muy apagado, no era el día de los sevillistas, que dominaron, anularon el fútbol de los insulares y crearon varias oportunidades, pero les faltó claridad y velocidad. Así, Emery reaccionó y sacó a Víctor Machín 'Vitolo', formado en la cantera de la Unión Deportiva, por Konoplyanka.

La entrada del grancanario del Sevilla fue crucial. Su equipo empezó a carburar y, tras sendos intentos fallidos de Gameiro y N'Zonzi, Banega sacó su magia para marcar el 1-0 con un bonito zurdazo a los 69 minutos, tras una pared con Vitolo.

Las Palmas, quizás algo conservador en esta mitad para frenar el empuje local, tuvo que espabilar y salir al ataque, y reclamó penalti, sin éxito, a 18 minutos del final por mano dentro del área del uruguayo Cristóforo, tras un tiro de Tana, y Jonathan Viera lo intentó luego con un disparo lejano que detuvo Sergio Rico.

Sin embargo, el que no perdonó fue un efectivo Sevilla que, a un cuarto de hora del final, sentenció el choque con el 2-0, obra de Gameiro. El francés logró su decimotercer gol en la Liga al rematar un pase hacia atrás de Vitolo, tras una rápida jugada del danés Krohn-Dehli.