La indolencia castiga al Real Madrid

James protesta al árbitro. /
James protesta al árbitro.

Los de Zidane tiran la primera parte y, aunque luego se merecieron remontar, se quedan sin el récord en solitario de victorias ligueras consecutivas

IGNACIO TYLKOMadrid

Con un fondo de armario amplio y elegante, jugadores nacionales como Lucas Vázquez o Álvaro Morata cada vez con más peso específico, el recurrente debate en torno al colombiano James Rodríguez abierto y grandes estrellas como Cristiano Ronaldo, Karim Benzema y Gareth Bale con diversos problemas físicos en este inicio de curso, Zinedine Zidane tiene que hilar muy fino para tratar de contentar a sus jugadores, mantener la tensión competitiva de todos y conseguir que el Real Madrid gane y brille.

De momento, los merengues han solventado sus seis partidos oficiales en este curso y si vencen este miércoles al Villarreal batirán el récord de victorias consecutivas que ahora comparten con el Barça de Pep Guardiola en Liga. Serían 17, sumando el final del ejercicio pasado y el principio del actual, pero su juego no es lo vistoso que su exigente crítica y afición reclaman. Sobre todo ante el Celta y en el choque de Champions frente al Sporting de Portugal, el Madrid venció cerca del final, gracias a su ADN ganador, al miedo que les entró a los lusos en el tramo final y a cierta fortuna.

En Cornellà El Prat, el equipo merengue creció en la segunda mitad, pero el cómodo 0-2 fue engañoso después de lo visto en el anodino primer período, donde el brasileño Leo Baptistao falló un gol cantado, salvado por Kiko Casilla, y Sergio Ramos se salvó de la segunda amarilla por una mano que no vio el árbitro, quizá engañado por los gestos de dolor del sevillano mientra simulaba que el balón le había golpeado en el rostro. «Siempre se puede crecer, pero lo estamos haciendo bien. Es normal que haya críticas y vamos a intentar mejorar nuestro juego y dejar nuestra portería a cero», insistió Zidane el martes, en su comparecencia previa al choque ante el submarino amarillo.

Desde el verano, el técnico francés dejó claro que pensaba rotar y que para él lo fundamental es el grupo, aunque todos saben que unos jugarán más que otros. Tiende a cambiar aproximadamente medio equipo de un partido a otro y hasta ahora sus decisiones le han resultado más fáciles por las lesiones o alguna enfermedad como ese proceso gripal que aconsejó que Cristiano no fuese convocado ante el Espanyol. El desarrollo de los partidos demuestra que, al menos por ahora, el Real Madrid juega más organizado y en equipo sin la BBC. Sólo fueron titulares los tres ante los lisboetas y el Madrid estuvo a merced de su rival en tres cuartas partes del choque. Mejoró y remontó cuando entraron James por Kroos, Lucas Vázquez por Bale y Morata, autor del gol decisivo, en lugar de Benzema.

Ante el Villarreal, Zidane recupera a los astros del ataque Cristiano disputará así su tercer partido de la temporada de seis oficiales no puede contar con los lesionados Pepe y Casemiro y da descanso a Luka Modric, entre algodones en lo que va de campaña. El croata, el faro blanco, sólo jugó el partido completo frente al Sporting portugués y ante el Espanyol. Zidane le mima porque sabe que es indispensable, pero, ya con 31 años y muy cargado de partidos con su club y su selección, le debe dosificar.

A vueltas con Isco

Vuelven las dudas entre Isco, muy poco utilizado en este comienzo de campaña por sus problemas físicos, y James, autor de un gran gol ante los pericos. El técnico francés se enfadó cuando se le insistió por el colombiano. «Parece que siempre tengo que decir que James me tiene que convencer para jugar. Lo está haciendo bien y estoy contento por su gol ante el Espanyol y por su actuación global. Lo importante es que él siga así de bien, pero como todos los demás. Me molesta que me pregunten sólo por James. Parece que tengo algo contra él y empleo el mismo discurso con todos», apuntó, antes de advertir que ante el Villarreal augura «un partido muy complicado frente a un rival que no ha perdido aún» en el torneo de la regularidad. Zidane dejó en un segundo plano el posible récord de victorias ligueras en serie. «Las marcas son bonitas, pero aún no hemos ganado nada. Esto será muy largo y habrá momentos con complicaciones», vaticinó.

En sus 16 años ya en la élite, el Villarreal jamás ganó en el Bernabéu. El técnico valenciano Fran Escribá, en plena lucha para revitalizar a un club que entró en depresión tras el caso Marcelino y su eliminación en la previa de la Champions ante el Mónaco, utilizará este duelo para dar descanso a sus jugadores con más minutos. Lo más noticiable, el regreso del Denis Cheryshev al Bernabéu, donde no se le dispensará ningún recibimiento especial tras esa alineación indebida del ruso en Cádiz que provocó la última y ridícula eliminación copera de los blancos.

Alineaciones probables:

Real Madrid: Casilla, Danilo, Varane, Sergio Ramos, Marcelo, Kroos, Kovacic, James Rodríguez, Bale, Benzema y Cristiano Ronaldo.

Villarreal: Asenjo, Mario, Musacchio, V.Ruiz, J.Ángel, Bruno, Trigueros, Dos Santos, Castillejo, Cheryshev y Sansone.

Árbitro: José Luis González González (Comité castellano-leonés).

Hora: 20.00 h. Santiago Bernabéu

TV: beIN La Liga.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos