Cristiano decide otro mal partido

Cristiano decide otro mal partido

El Madrid no dejó de sufrir en toda la segunda parte, en la que fue superado por un Sporting al que le faltó ‘punch’ para lograr un empate que mereció

AMADOR GÓMEZMadrid

A una semana del clásico, el Real Madrid debería superar su resaca europea con menos dolor de cabeza que el Barça. Mientras los azulgrana visitan el domingo Anoeta, un feudo maldito en el que acumulan dos empates y cinco derrotas en sus últimas siete visitas, los blancos reciben este sábado a un Sporting en horas bajas y zona de descenso. A priori, jornada favorable para los blancos, a pesar de que Zinedine Zidane desconfía de un partido que considera «muy difícil» porque sus jugadores vienen de hacer «dos grandes esfuerzos» en el Vicente Calderón y en el José Alvalade de Lisboa.

más información

Seguro que la cita del Bernabéu, primer ensayo de los merengues sin Gareth Bale, será seguida con suma atención por Luis Enrique. Y no ya porque el Real Madrid sea el próximo rival de su Barça, que también, sino porque el técnico asturiano ya ha dado muestras de lo que sufre con lo que le ocurre a su Sporting del alma. Sólo hay que recordar lo que aconteció cuando la temporada pasada concluyó la Rúa de los Campeones organizada por el Barça, coincidiendo con el final de los partidos en los que se decidían los últimos puestos de descenso.

Luis Enrique colgó en las redes sociales una foto en la que posó con la camiseta del Sporting y dibujó con sus manos el símbolo de la victoria, después de que el equipo del Molinón sellara su supervivencia en la élite. Asimismo, el técnico culé felicitó a su amigo Abelardo Fernández, técnico del Sporting que ahora vive sus peores momentos en este club. «¡Que gran jornada, Sporting. Enhorabuena Pitu», escribió Luis Enrique en su cuenta de Twitter después de que sus paisanos se impusieran por 2-0 al Villarreal de Marcelino, mientras que el Getafe no fue capaz de vencer al Betis y perdió la categoría.

El encuentro de este sábado debería suponer una oportunidad para el colombiano James Rodríguez, el jugador número 20 de la plantilla a tenor de lo que le utiliza Zidane. Aunque el técnico francés casi nunca pierde la sonrisa, le incomodan las preguntas sobre el ex del Mónaco. «Si fuera James me quedaría en este gran club. Seguro que va a tener minutos», afirmó Zizou este viernes. Y negó que cuente poco con este jugador por una cuestión de actitud.

«Es verdad que un jugador de su estatus y categoría siempre quiere jugar más, pero tengo que tomar decisiones y seguró que James será importante para nosotros», comentó. Básicamente, justificó tanta suplencia por el hecho de que «han jugado otros y lo han hecho bien». La situación del cafetero debe dar un giro sin Bale y Morata. Pelea por Lucas Vázquez por un puesto y se perfila como titular ante el Sporting en un guiño de su técnico para intentar recuperarle. Tras dos suplencias seguidas, Benzema será la referencia en punta.

Ramos, en el alambre

Lamentó el preparador marsellés la prolongada lesión de Bale, que el martes pasará por el quirófano y podría estar tres meses de baja, y también confirmó que Raphael Varane se queda fuera por un golpe en su rodilla operada y que Fábio Coentrao se ha resentido en el aductor. Los problemas atrás hacen que seguramente Marcelo no pueda descansar y que juegue Sergio Ramos a pesar de que aún no está en plenitud física y de que una amarilla le dejaría sin jugar el clásico en el Camp Nou. En el lado positivo, los regresos a la lista de Casemiro y de Pepe, aunque ninguno se perfila como titular. Sobre todo el mediocentro, dos meses y medio ausente por una fisura de peroné.

Tras una pésima racha de nueve jornadas sin ganar, en las que sólo sumó dos empates ante Granada y Sevilla, los gijoneses confían en recuperar al menos el buen nivel mostrado al inicio de Liga. Abelardo, seguramente más preocupado por el siguiente choque directo ante Osasuna, pierde al portero Pichu Cuéllar por una dolencia en los isquiotibiales. Tampoco estarán Ndi, Afif, Lora y Burgui, pero se recupera el central Babin. Abelardo busca dar con la tecla para fortalecer su zaga, sobre todo en las acciones de estrategia, faceta en la que precisamente el Madrid es letal.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos