Análisis

La portería del Madrid sigue en el aire un año después

Keylor Navas se saluda con Kepa Arrizabalaga. /Efe
Keylor Navas se saluda con Kepa Arrizabalaga. / Efe

El Athletic visitó el Santiago Bernabéu el curso pasado en la misma jornada que esta campaña, con Kepa como protagonista por su gran partido y por los rumores sobre su posible fichaje por el equipo blanco

NACHO CABALLEROMadrid

Un año después, la portería del Real Madrid sigue en el aire. La casualidad ha querido que para la trigésimo tercera jornada de Liga se repita el mismo encuentro que se dio la campaña pasada, un Real Madrid-Athletic en el Santiago Bernabéu con la misma situación que por aqul entonces, ya que a pesar del fichaje en verano de Thibaut Courtois por el conjunto blanco, las dudas en la meta del conjunto de Chamartín no se han disipado.

En aquella época, los constantes rumores sobre un posible fichaje del por entonces defensor del arco del Athletic, Kepa Arrizabalaga, proliferaban desde meses atrás y se intensificaron durante el mercado invernal. El portero vasco tuvo la oportunidad de hacer cambiar de opinión a Zinedine Zidane, el único dentro del Real Madrid que se oponía a la llegada de Kepa, y de cualquier otro guardameta, debido a su confianza ilimitada en Keylor Navas.

Y no la desaprovechó. El por entonces cancerbero del Athletic hizo aquel 18 de abril de 2018 un récord personal de paradas en la Liga, con cinco, y evitó una victoria más que merecida aquel día por parte del Real Madrid, que finalmente pudo sacar un empate gracias a un gol de Cristiano Ronaldo en el minuto 87.

Al término del partido, y tras una actuación sobresaliente, Kepa declaró: «Nunca había jugado en el Bernabéu y tenía ganas de hacerlo». Tras la exhibición, el interés del equipo blanco, que parecía haberse desvanecido, volvió a resurgir, aunque además de la insistente negativa de Zidane a ficharlo había surgido otro problema.

A mediados de enero, el guardameta, ante la indecisión del Real Madrid, decidió ampliar su vínculo con el Athletic hasta el año 2025, con una subida de claúsula, que pasó de 20 millones a 80 millones. Finalmente, Florentino Pérez se dio por vencido en su intento de fichar a Kepa.

Ya con la temporada finalizada y la sorprendente renuncia de Zidane de seguir al frente del Real Madrid tras conquistar su tercera Champions consecutiva en Kiev, Florentino Pérez tuvo vía libre para fichar un nuevo guardameta, por lo que el nombre de Kepa volvió a salir a la palestra, pero de diferente modo.

El portero estuvo relacionado con el mercado de fichajes del Madrid, pero de forma indirecta, ya que el que finalmente llegó fue Thibaut Courtois, procedente del Chelsea, a cambio de 35 millones de euros. Su recambio en el conjunto londinense fue Kepa, por los que los 'blues' abonaron la claúsula de rescisión de 80 millones de euros, convirtiéndose en el portero más caro de la historia.

Con el cambio de cromos, y un nuevo jefe al mando del timón madridista, Courtois se asentó como el nuevo portero titular del Madrid. Keylor Navas, indiscutible para Zidane, pasó a un segundo plano en beneficio del belga.

La horrenda temporada del Real Madrid precipitó primero el despido de Julen Lopetegui y más adelante el de Santiago Solari. El recambio fue la opción más improbable y por la que nadie apostaba. La vuelta de Zidane al banquillo del Bernabéu se hacía efectiva. De los cinco partidos que ha dirigido el francés en su segunda etapa al Real Madrid, el belga no ha jugado ninguno. En el primero se quedó en el banquillo por decisión de Zidane y en los otros cuatro no ha sido ni convocado debido a una tendinosis en el recto femoral derecho.

El marsellés ha vuelto a reiterar que el costarricense le gusta y que ahora le toca jugar porque no había pisado apenas el césped en lo que iba de curso, por lo que ahora Keylor Navas parece de nuevo el guardián titular de la meta blanca y con ello vuelven a florecer las dudas en la portería del Madrid de cara a la temporada que viene. Además, la gris campaña de Courtois solo hace aumentar la incertidumbre, y es que el belga ha encajado 42 goles en 32 partidos, siendo solo capaz de dejar la portería a cero en diez ocasiones.

Por su parte, Kepa tampoco ha tenido la mejor de las campañas en Londres. Su rendimiento ha estado por debajo de lo esperado y además tuvo un episodio controvertido con el técnico del Chelsea, Maurizio Sarri, al negarse a ser sustituido durante la final de la Carabao Cup. El club le suspendió una semana de sueldo (unos 200.000 euros) y Sarri no le alineó en el partido siguiente.