Mundial 2018

Rusia 2018

El debut se le indigesta a Brasil

El debut se le indigesta a Brasil

La 'canarinha' se une a las sorpresas de este inicio del Mundial y se deja un empate ante una Suiza ordenada que no renunció al ataque

JUANMA MALLO

A Brasil también se le atragantó el debut en el Mundial de Rusia. Le resultó indigesto el estreno, como a la Argentina de Messi y a la campeona Alemania. Empató ante una ordenada y correosa Suiza, que se quitó el papel de equipo que se limita a defender. Sin chispa, sin ritmo, con todo el juego pasando por un Neymar que aún precisa de tiempo para alcanzar su mejor nivel y que recibió faltas de todos los colores, la seleçao, que al final coleccionó múltiples ocasiones, se estrelló en un debut que se había planteado como sencillo. Pero ya había advertido Roger Federer que su país podía sorprender. Y así ocurrió para mayor depresión de ese combinado al que aún martillea el 1-7 de su Mundial.

¿Y por qué no vamos a hacer lo mismo que Islandia y México? Eso debió de pensar el vestuario suizo. En la previa, el técnico Petkovic había adelantado que su escuadra no iba a renunciar a su estilo defensivo, a esperar atrás al gigante brasileño. Sin embargo, surgió una escuadra valiente, que tuteó a la gran favorita. No es que Allison se viera agobiado, pero el equipo centroeuropeo mostró un perfil audaz. Mientras tanto, Brasil se movía al ralentí. Ni velocidad, ni ganas.

1 Brasil

Alisson - Danilo, Thiago Silva, Miranda, Marcelo (cap) - Paulinho (Renato Augusto 67), Casemiro (Fernandinho 60), Philippe Coutinho - Willian, Gabriel Jesus (Roberto Firmino 79), Neymar. Entrenador: Tite.

1 Suiza

Yann Sommer - Stephan Lichtsteiner (cap) (Michael Lang 87), Fabian Schär, Manuel Akanji, Ricardo Rodriguez - Xherdan Shaqiri, Valon Behrami (Denis Zakaria 71), Blerim Dzemaili, Granit Xhaka, Steven Zuber - Haris Seferovic (Breel Embolo 80). Entrenador: Vladimir Petkovic.

Goles
: Coutinho (20) y Zuber (50)
Árbitro
: César Ramos (MEX). Amonestó a Lichtsteiner (31), Casemiro (47), Schär (65), Behrami (68)
Incidencias
: Stade de Rostov-na-Donu (Rostov). 43.109 espectadores. Clima lluvioso

Todo el juego pasaba por Neymar, con el pelo dorado, otra de sus extravagancias. Sin embargo, Behrami se convirtió en una agobiante sombra para el atacante del PSG. No obstante, era el faro y, en más de una ocasión, a pesar de que no está en el punto justo de forma, se obligó a bajar en exceso por el escaso ímpetu elaborativo de sus compañeros. Pero Brasil se dio cuenta cuenta de que no iba a ningún sitio si se comportaba como un caballo percherón. Metió la cuarta y comenzó el agobio para Suiza. Minuto 11, oportunidad para Paulinho. Una combinación entre Neymar y Coutinho, con la involuntaria colaboración de Schär, llegó al futbolista del Barça, que no supo dirigir bien la pelota y se marchó fuera por poco.

Primer aviso en un partido en el que Neymar no podía ni respirar. Si se escapaba de Behrami ya aparecía algún compañero para pararle en falta. Poco después, Coutinho y Gabriel Jesús construyeron otra oportunidad. Al limbo. Hasta que apareció Coutinho para recoger un balón suelto al borde del área. ¡Booom! Conectó un tiro a la escuadra, imposible para Sommer. Dejó su sello, marca de la casa, el futbolista culé.

Un chispazo, esa era la única manera de romper la comprometida defensa de Suiza; con visión ofensiva, pero sin descuidar la retaguardia. Y desapareció la aceleración de la 'canarinha'. Hubo un flojo remate de cabeza de Gabriel Jesús, que no se esperaba recibir la pelota en el segundo palo. Seguían las tarascadas a Neymar, pero pareció que la seleçao consideraba que ya estaba la obra finiquitada. Se frenó

Falta en el gol suizo

Conservó la renta el pentacampeón hasta el descanso. Aunque luego solo le duró cinco minutos la felicidad. Un cabezazo de Zuber colocó la igualada. Lo celebró Suiza como si hubiera ganado el Mundial, mientras los brasileños reclamaban una falta sobre Miranda del goleador. Sí, la hubo, ya que el futbolista del Hoffenheim empujó al central del Inter. Pero el árbitro apeló al 'sigan, sigan'.

Lejos de construir un muro, de erigir unos Alpes delante de la meta de Sommer, Suiza mantuvo ese perfil atrevido. En ningún momento, eso sí, descuidó su área. Rocoso, el grupo helvético le hacía la vida imposible a una Brasil incapaz de encontrar esa magia que siempre se le supone a la 'canarinha'. Se había esfumado a falta de rapidez y ligereza. Hombres como Willian, Neymar, Gabriel Jesús y Coutinho estaban obtusos. Llegaban, pero se les apagaba la luz en el área e incluso tenían el descaro de tratar de engañar al árbitro: lo hizo el delantero del City a falta de poco más de un cuarto de hora para el final. Una pizca antes, Dzemaili lanzó desde lejos... Allison, ese portero que llama a las puertas del Madrid, atajó sin problemas.

El tiempo pasaba. Tic-tac. Fernandinho lo intentó desde media distancia. Luego, lo buscó el 'dorado' Neymar. Tampoco. Tite tiró de su último recurso: Firmino por Gabriel Jesús. El empate seguía. El final resultó de infarto: Firmino, Neymar, Miranda... Avalancha de ocasiones. Pero nada. Brasil se une al club de los favoritos a los que les atraganta el debut.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos