El Superclásico tendrá que esperar

El encuentro más esperado entre Boca Juniors y River Plate tendrá que esperar. El partido de ida de la final de la Copa Libertadores tuvo que ser suspendido por el mal estado en el que se encontraba el césped de La Bombonera. La lluvia que cayó en Buenos aires obligó al árbitro Roberto Tobar a suspender el choque. Este domingo se reunirán a las 13:00 horas para decidir si se puede jugar esta tarde a las 20:00 horas.-Redacción-