Gimnástica 18/19

El corazón blanquiazul

La Decana, Socarreña y el Trastolillo están entre las peñas más conocidas y dan voz a una afición que vive ilusionada con el retorno a Segunda B

José Compostizo
JOSÉ COMPOSTIZO

Peña Socarreña, Trastolillo y La Decana. Son los nombres de tres de las peñas de la Gimnástica, las que llevan la voz cantante de la afición. Tras una extraordinaria temporada y con una nueva etapa en el horizonte, los tres grupos volverán a teñir de blanquiazul Torrelavega cuando el conjunto de la ribera del Besaya juegue en El Malecón. Fernando Fernández 'Chino', Mariano Tejera y Adrián Fernández son los tres presidentes. Fernando dirige la más antigua de ellas, la Peña Socarreña, que cuenta con diez años de vida y unos treinta socios. No es el fundador, pero lleva «a la Gimnástica en el corazón desde que nací», explica con orgullo. Por su parte, Mariano está al frente de la peña Trastolillo, que tiene su sede en el bar Groez y cuenta con unos cuarenta socios. Aficionados que se unieron a al grupo de amigos del barrio Quebrantada que la fundó hace ocho años. La más joven es La Decana, que tiene su sede en la cafetería California. Adrián Fernández la creó en el año 2013 y la que más socios posee, con noventa integrantes es la que más ha crecido. Se fundó para dar un impulso a la afición y unirse a las peñas más veteranas con el objetivo de dar colorido y unir fuerzas en favor del equipo de sus amores.

Fernando recuerda cómo se inició la andadura de la Peña Socarreña una década atrás: «Éramos un grupo de aficionados que llevábamos toda la vida animando y fueron Juan Carlos Poo y Chus Prelado –miembros de la directiva en aquella época– los que nos convencieron a un grupo de amigos para unirnos a ellos y empezar a animar en el viejo Malecón. También se unieron socios de otras peñas y así empezó todo». En el caso de Mariano, la idea de formar una peña surgió de una manera espontánea. «Éramos varios amigos que íbamos a ver a la Gimnástica cada domingo, tanto en casa como fuera, nos juntamos y decidimos formarla para apoyar al club en lo que se pudiera», explica.

«Éramos un grupo de aficionados que llevábamos toda la vida animando. Así empezó» Fernando fernández | peña socarreña

Por su parte, Adrián comenta que empezaron «con la intención de arrimar el hombro, pero desde el club nos animaron para que formalizásemos una nueva peña y actualmente está integrada por todo tipo de gente, desde niños hasta abuelos. Bueno tal es así que la socia más joven y también de la Gimnástica tiene veintitrés meses y se llama Sofía Fernández», asegura. Con estas tres peñas la Gimnástica resuena con mucha más fuerza. La coordinación de los grupos a la hora de animar con sus cánticos es un punto importante para lograr la mejor sintonía. «Esperamos a ver qué canta la Socarreña para unirnos y cantar siempre lo mismo», dice Mariano. Por su parte, la peña de Adrián asume el papel de aprendiz en la materia de los nuevos peñistas. «Somos los más jóvenes y estamos aprendiendo a coger el ritmo. También componemos cánticos basándonos en los más conocidos, los que utilizan todas las aficiones en el fútbol. Además ya nos sabemos casi todas las letras de las otras peñas», asegura. Para componer sus canciones la peña La Decana recurre normalmente a dos de sus miembros más veteranos. «Son Oscar y Andrés –dos de los fijos con bombo en ristre– los que tiene un don especial para componer las letras de las canciones. Le proponemos un tema y en un par de minutos ya tiene algo nuevo, son unos fenómenos», dice Adrián.

«Esperamos a ver qué canta la Socarreña para unirnos y cantarsiempre lo mismo» Mariano tejera | Peña trastolillo

Todos los representantes de las peñas coinciden en que la afición de la Gimnástica es algo fría al principio, aunque cuando se mete en el partido es la mejor. Las peñas tratan de arrastrar las gargantas y las palmas de los espectadores para caldear el ambiente y meter a la gente en el partido. Algo que consiguen en todos los encuentros.

Luces y sombras

La pasada campaña brilló por el ascenso, pero también hubo momentos de crisis. Cada uno tiene su recuerdo en particular de sobre lo mejor y lo peor del pasado curso. Fernando se queda con el día del ascenso en Azpeitia: «Estábamos fuera, pero en pocos minutos nos vimos en Segunda B. Fue lo más grande para nosotros». Adrián reconoce que ha vivido diferentes momentos con la Gimnástica. «Nos hemos llevado decepciones, sobre todo en las fases de ascenso, pero lo de este año lo cura todo». Por su parte, Mariano se queda con el último partido en Mallorca. «Tengo malos recuerdos, sobre todo cuando nos eliminaron en la Copa del Rey en la primera ronda, pero el último encuentro en Mallorca, que allí estuvimos, fue espectacular. Además vinimos con los jugadores en el avión y después en el autobús. El recibimiento en Torrelavega fue muy bonito», recuerda emocionado.

«Nos hemos llevado decepciones, sobre todo en fases de ascenso, pero este año lo cura todo» Adrián fernández | peña la decana

Todos ellos han sufrido decepciones a lo largo de los últimos años con el equipo pero siempre promertieron seguir dándolo todo por la Gimnástica. «Hacíamos borrón y cuenta nueva. Se pasa por la decepción e incluso uno llega a pensar que no puede más y que no volverá a ser de la peña ni a animar, pero pasados unos días ya empiezas a pensar en la siguiente temporada y al final eres de los primeros en sacarte el carné», asegura Fernando. Relata lo vivió como una experiencia recurrente. Una historia que ha vivido en más de una ocasión y con la que, seguro, se identifican muchos aficionados fieles del equipo. Por su parte, Mariano piensa que «ahora que se ha conseguido el ascenso a Segunda B apoyaremos de la mejor forma posible para intentar mantenernos en la categoría y si es así, bienvenido sea».

Los viajes para ver al equipo en los partidos a domicilio siempre han sido un caballo de batalla. En muchas ocasiones los representantes de la peñas han tenido que a viajar por su cuenta, bien en autobús o en coches particulares, junto a sus compañeros. Así que si la Gimnástica organiza los viajes esta temporada los tres lo tiene claro. «Iremos con ellos. Seguro que seremos más fuertes, pero estamos pendientes de cómo se va ha organiza porque aún no lo tenemos claro», manifiestan.

Todos los presidentes coinciden en la importancia de ilusionarse con un equipo que ellos creen que esta temporada en Segunda B puede ser muy competitivo. «Chalana y Pablo Lago forman un buen equipo, además de tener dos jugadores por puesto han contado con jóvenes valores», explican al unísono. Además su opinión es similar en cuanto a la continuidad del entrenador. «Es un aliciente que siga Pablo Lago porque aunque lleva muy poco aquí siente sinceramente los colores», dice Adrián, quien reconoce que es importante que los que dirijan el club –ahora Tomás Bustamante– estén implicados con la entidad y con la ciudad y que el respaldo de las instituciones como el Ayuntamiento o patrocinadores como Bathco es un seguro de vida para el club.

El mensaje para los aficionados es claro por parte de los presidentes de las peñas Socarrellana, Trastolillo y La Decana: «El aficionado de la Gimnástica es sufridor y siempre estará ahí en las buenas y en las malas, así que todos estaremos pendientes del futuro del equipo. Nos ilusionaremos como cada temporada». Los peñistas necesitan mucho más que decepciones deportivas para que se apague su corazón gimnástico. Siempre hay un brillo especial en la mirada de un blanquiazul que hace pensar que los más de ciento diez años de historia de la Gimnástica sólo son el inicio de algo muy grande.