Gimnástica

«Si hay una esperanza, vamos a pelear»

Dani Mori saluda junto a sus jugadores a la afición desplazada a Tabira. OF/LOF
Dani Mori saluda junto a sus jugadores a la afición desplazada a Tabira. OF / LOF

Dani Mori trata de animar a los jugadores y agradece el apoyo incondicional de los aficionados gimnásticos

JOSÉ COMPOSTIZO

«Al final les he dicho: 'Iros a casa y descansad', porque yo soy muy de entrenar y no doy un día libre ni a María Santísima, pero les he dicho a los jugadores que tienen desconectar y el martes venir a nuevos; que vamos a comernos al Barakaldo o al equipo que se nos ponga por delante. Porque si hay una mínima esperanza la vamos a pelear y ha disputar». Este mensaje de Dani Mori, entre esperanzado, afectivo y realista resume muy bien el sentimiento gimnástico tras un empate que sabe a derrota -máxime en el 89- y que deja al equipo al borde del descenso.

«Que se nos haya escapado el partido casi en el minuto 90 con todo lo que habíamos remado...», se lamentaba el técnico asturiano en Tabira. A su juicio, «el equipo salió muy fuerte, decididamente otra vez a por la victoria, aunque lo lleva haciendo en los últimos partidos. Nos adelantamos y conseguimos estabilizarnos; que pasasen minutos sin que nos empatasen, intentando dar solidez a ese 0-1».

Sin embargo después llegaron los errores defensivos y los dos primeros tantos locales: «Les dije que tenemos que ser valientes, que nosotros somos la Gimnástica de la segunda parte de Oviedo, del Arenas de la Real B». Al descanso solo pidió una cosa a los suyos: «Que se liberaran; que no tuvieran miedo a nada», decía al tiempo que subrayaba que «estos son los futbolistas que pueden sacar esto adelante, los que reman contracorriente».

«Estos son los futbolistas que pueden sacar esto adelante; los que reman contracorriente»

Su resumen del segundo tiempo era claro y evidente, pero trataba de quedarse con lo poco positivo: «Se adelantan ellos en otra acción desafortunada, pero el equipo da vuelta al marcador, remonta y mete cuatro goles fuera de casa, algo que antes era impensable. Estos futbolistas quieren y pueden sacar esto adelante, pero ese gol el cuarto ha entrado y es una autentica lastima», argumentaba.

Sin embargo, considera que hay precedentes suficientes para confiar en la salvación a pesar de la desventaja de los blanquiazules respecto al Izarra. Y para ello se refiere a otros equipos que han ganado tres partidos consecutivos. «Lo han hecho el Sporting B, el Amorebieta y el Calahorra, y mis futbolistas no son peores que ellos; son jugadores como la copa de un pino. Por eso me da mucha lastima, por ellos y por la afición».

Y es que Mori había pedido el apoyo de la hinchada en un partido tan trascendental. «Yo hice un llamamiento para que la gente viniese y, es que a mi se me ponen los pelos de punta porque les hemos estado escuchando en todo momento es brutal esa marea azul, por eso es una autentica lastima por ellos. Me sabe muy mal por todo lo que rodea a la Gimnástica. Por la afición y por el club. Lo tengo en el alma y quiero ayudar y apoyar», sentenciaba.