Gimnástica / Fútbol

Los guardianes gimnásticos

Adrián Peón y Álex Ruiz comparten la portería./Luis Palomeque
Adrián Peón y Álex Ruiz comparten la portería. / Luis Palomeque

Álex Ruiz y Adrián Peón compiten por convencer a Pablo Lago y hacerse con el puesto bajo los palos de la portería de El Malecón

JOSÉ COMPOSTIZO TORRELAVEGA.

Álex Ruiz (Pau, 1991) y Adrián Peón (Piélagos, 1997) iniciaron el pasado 19 de julio en El Malecón su pulso por conseguir la titularidad en la jornada inaugural del campeonato liguero. La incorporación del guardameta de Renedo de Piélagos, reclutado para elevar la competencia interna, apuntaló una reforma en el marco blanquiazul iniciada con la salida de David Puras. En ellos confía Pablo Lago para cimentar su equipo de cara al retorno torrelaveguense a la Segunda División B.

Una temporada más, el conjunto gimnástico se ha movido en el mercado de traspasos para realizar cambios en una demarcación capital para contribuir a la solidez anhelada por el técnico asturiano. Un entrenador que ya ha demostrado a lo largo de su trayectoria en los banquillos que no le tiembla el pulso si tiene que optar por el relevo bajo palos durante el transcurso de la temporada. Lo llevó a cabo en Mieres, al frente del Caudal, en Langreo y hace dos cursos en el Avilés, cuando en la decimocuarta jornada apostó por hacer debutar a Lucas Anacker en detrimento de Esteve Peña.

Durante los partidos de pretemporada, la ruleta rusa de la portería seguirá hoy con el pulso ante la Peña Sport, en Tafalla. Álex contra Adrián. Y viceversa. Ninguno se siente a día de hoy titular de pleno derecho en la portería blanquiazul. El hispano francés sabe, como todos los porteros de fútbol, que ocupa el puesto más reñido de la plantilla. «Todos los equipos tienen dos o tres porteros. Lo mío no es nada especial. Y todos luchamos por ser elegidos. Si no hay pelea por el puesto, entonces es mucho más difícil crecer. En mi caso, nunca miro al resto, me miro y pienso qué puedo hacer para crecer. Para crecer hoy, no mañana; ni en lo que pasó ayer. Ya sé que es una posición difícil, pero también agradecida», sostiene el guardameta que llegó en el mes de octubre procedente del Conquense y que cerró su primera temporada en la Gimnástica con tan solo doce goles recibidos en treinta encuentros disputados.

Un reto que asoma ahora en el horizonte de Adrián Peón. «Todo lo que sea compararme con él va a ser bueno», indica el guardameta forjado en la cantera del Racing, quien reconoció las semejanzas en el estilo de juego existentes entre ambos. «Somos porteros que destacamos por estar a gusto bajo palos, intentar abarcar todas las facetas posibles y tener liderazgo», profundiza el nuevo portero gimnástico, que la campaña pasada fue el cerrojo del filial racinguista durante veintiún partidos del campeonato.

Tras tres semanas de pretemporada, la plantilla parece completa y el equipo ha dejado buenas sensaciones, algo que también reconoce Adrián Peón. «Hasta este momento, todo bien. Entrenando, jugando amistosos, con un nivel de entrenamiento muy alto... Me gusta mucho Javier Melchor, programa entrenamientos de mucha calidad. Además, he estado participando bastante en los partidos. Así que sí, satisfecho. La Liga está muy cerca y voy a pelear por un puesto en el once».

Es por ello que Álex Ruiz intentará luchar por conservar su estatus en el nuevo curso, en el que el club le ha renovado su competencia con la incorporación de un guardameta con un perfil diferente al que representaba David Puras. Su nuevo compañero y a la vez adversario bajo palos diariamente en El Malecón llega con tan solo dos años de trayectoria en la categoría sénior en la mochila. Con su juventud pondrá el contrapunto a la experiencia del cancerbero forjado en la cantera de la Real Sociedad, que ya ha demostrado esa personalidad para no ser engullido por contextos adversos en los que tanto incide Pablo Lago cuando se atisba que el viento no sopla a favor.

«El portero siempre juega en una posición psicológica y está enfrentándose constantemente con situaciones mentales», expuso en su día el temperamental Oliver Kahn, consciente de la volatilidad que rodea a los guantes. De Peón, descrito desde el club al oficializar su incorporación como «un portero sobrio, con gran físico, que destaca por su seguridad en balones aéreos, además de su velocidad bajo palos», elogian quienes han compartido día a día con él su capacidad para trabajar en silencio, pero sin bajar la intensidad cuando el entrenador apuesta por otro guardameta.

Tanto Álex como Adrián eligieron en su día El Malecón como el lugar para ganar minutos y han iniciado una sana competencia. El hispano-francés para conservar la titularidad y el de Piélagos para intentar arrebatársela en el regreso a Segunda B de la meta blanquiazul. Una caja fuerte que irá variando de código para tratar de mantenerse cerrada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos