Fallece un corredor cántabro durante la disputa del VIII Trail de Otañes

Javier Brasaola, atleta aficionado de 42 años, sufrió una parada cardiorrespiratoria cuando afrontaba la parte final de la carrera de montaña de 22 kilómetros

JOSÉ MARÍA GUTIÉRREZSantander

A Javier Brasaola Herrero le faltaban menos de dos kilómetros para completar el recorrido del Trail RAE de Otañes, una cita más que sumar a su afición por las carreras de montaña. Pero en ese momento, cuando ya acumulaba 20 kilómetros sobre sus piernas y más de dos horas y media de esfuerzo, el corredor castreño se desvaneció sobre el suelo, en un camino de la zona rural por donde discurre la mayor parte del recorrido. Una parada cardiorrespiratoria truncó su camino hacia la meta y su vida. Todas las maniobras de reanimación que le realizaron los servicios de emergencia no dieron resultado y el hombre falleció en torno a las 13.20 horas, tiñendo de luto la octava edición de una de las pruebas de montaña más prestigiosas del calendario cántabro y español. Soltero y sin hijos, vecino de Castro Urdiales, Brasaola hubiera cumplido 43 años el próximo 28 de mayo.

«Llevamos ocho ediciones, más de 6.000 participantes todos estos años y nunca había pasado nada. Él llevaba una vida sana, los servicios de emergencia han actuado rápidamente y de forma coordinada con la organización... Pero no se ha podido hacer nada. Ha sido mala suerte, no se puede decir otra cosa», señalaba José Antonio Blas, director técnico del Trail RAE de Otañes y amigo del fallecido. «Ha sido un palo tremendo, nunca se está preparado para hacer frente a un suceso así», añadía aún consternado.

LAS PRUEBAS DE OTAÑES

Trail de 34 km : una de las carreras de montaña más exigentes, sobre 34 km y con 2.200 metros de desnivel positivo. Dificultad alta.
Trail de 22 km : prueba de dificultad baja-media, con un desnivel de 1.100 metros, de carácter popular, ideal para disfrutar.
Carrera vertical: 4, 5 km desde la plaza de Otañes hasta la cima del Pico Ventoso con un desnivel positivo acumulado de 709 metros.
Marcha : 31 km para los que prefieren andar que correr. Dificultad baja-media.

Javier Brasaola era un gran aficionado al deporte, de vida sana, corredor popular, habitual en los últimos años de este tipo de carreras de montaña y algunas otras sobre asfalto. Estaba federado y compartía equipo aficionado con otros amigos. La de ayer era la cuarta vez que participaba en el Trail RAE de Otañes y lo hacía en la carrera de montaña de 22 kilómetros, de dificultad baja-media, mucho más asequible por distancia y recorrido que la de 34 kilómetros, la prueba reina de esta competición. «La de 22 km es una prueba más popular, ideal para el disfrute y la diversión, para acercar el deporte de competición de las carreras por montaña a los que le tienen un poco de respeto a esta disciplina y que aún no se atreven con la distancia larga», explica Blas. ¿Estaba suficientemente preparado el fallecido para afrontar la prueba? «Desde luego, de sobra», responde tajantemente el director del trail. «Hay que tener en cuenta que el nivel de dificultad de la carrera en la que participaba era medio-bajo y con una preparación física normal es suficiente», añade. El próximo 28 de mayo, día de su cumpleaños, Brasaola tenía previsto disputar la Media Maratón de la Reconquista, en Cangas de Onís, cita para la que ya se había inscrito.

Intentos de reanimación

Eran, aproximadamente, las 12.15 horas cuando varios participantes del trail dieron aviso al 112 al encontrarse a un corredor inconsciente en el suelo, tendido boca abajo, a menos de dos kilómetros de la meta, aún en zona boscosa. El 112 movilizó a efectivos de Cruz Roja y Protección Civil y también acudieron los Bomberos de Castro Urdiales, que habían sido alertados por otro lado y ya estaban de camino. Se notificó igualmente al puesto de control de la organización la información recibida.

De inmediato, se desplazaron hasta esa zona varios voluntarios del trail con el objetivo de localizar al corredor, comunicando así a una ambulancia de la Cruz Roja con médico y enfermero la situación exacta. Hasta su llegada, corredores y miembros de la organización realizaron al desfallecido maniobras de reanimación. Cuando los efectivos de emergencias llegaron hasta la zona, de difícil acceso, se encontraron al hombre en parada cardiorrespiratoria y continuaron las maniobras de reanimación durante casi una hora. A los veinte minutos de su llegada, se incorporaron a los trabajos efectivos de la DYA de Castro Urdiales. También se requirió un equipo del Servicio de Urgencias en Atención Primaria (SUAP) del 061, del centro Cotolino de Castro, que tampoco pudieron revertir el estado del corredor, que falleció sobre las 13.20 horas del mediodía. Se certificaba a esa hora la muerte de Javier Brasaola.

En la zona permanecieron los equipos desplazados a la espera de la llegada de la Policía Judicial de la Guardia Civil, que realizó las comprobaciones pertinentes y completó el atestado, y del juez de guardia, que autorizó el levantamiento del cadáver del infortunado corredor.

El sábado murió otro atleta en la Media Maratón de Gijón

127 víctimas al año

Javier Brasaola se dejó la vida en el Trail de Otañes un día después de que otro corredor popular muriera en la Media Maratón de Gijón: respondía al nombre de Alejandro Álvarez, tenía 36 años y era natural de Valladolid (ver elcomercio.es). En un mismo fin de semana dos nombres más que sumar a la lista negra. En abril fallecieron otros dos atletas, de 57 y 45 años, en la Maratón Vías Verdes de Ojos Negros, en Castellón, y otro más, de 40, en la Carrera Popular contra el Cáncer de Huesca. Un listado interminable que ha convertido al deporte en un arma de doble filo, que en España acaba con la vida de 127 deportistas amateurs de media al año. Según los especialistas, un esfuerzo físico extremo sin una preparación adecuada unido al gen competitivo y a la adrenalina propia de las carreras populares, forman un peligroso cóctel.

La prueba no se detuvo porque, según la organización, el lugar donde se produjo el desfallecimiento de Brasaola no permitía desviar a los corredores por ningún otro sitio y porque apenas ya quedaban una decena de atletas por llegar a la meta.

Minuto de silencio

Un total de 475 participantes tomaron parte el fin de semana en las distintas pruebas que configuraron esta octava edición del Trail RAE de Otañes, que dos años ha sido reconocido como la mejor prueba de España. La cántabra Azahara García de los Salmones y el vasco Oier Ariznabarreta fueron los más veloces el sábado en la Carrera Vertical. Ayer, en el Trail de 34 kilómetros, en categoría femenina se impuso Marta Molist, por delante de Laura Sola y Noemí Delgado, mientras que en la modalidad masculina el vencedor fue Zaid Ait Malek, que superó al sprint a Ismail Razga. Mario Olmedo completó el podio. Además, con un carácter popular, se disputaron el Trail de 22 km, en el que falleció Javier Brasaola, y la Marcha, sobre una distancia de 31 km.

La entrega de premios en la Plaza Nicasio la Sota de Otañes estuvo marcada por el pesar de la muerte de Brasaola, en cuya memoria se guardó un minuto de silencio.