Remo

Astillero, al filo de la remontada

Astillero, al filo de la remontada
DM

32 centésimas separaron a los azules de superar a Lekittarra, lo que les habría permitido reducir la distancia que sus dos rivales llevaron a Galicia

rafa gonzález .
RAFA GONZÁLEZ .Santander

Astillero cumplió con buena nota en la segunda jornada de la Bandera de La Coruña. Tan sólo 32 centésimas le impidieron regresar de la doble cita gallega con mejores sensaciones en medio de su pugna con Lekittarra y San Pedro. La mala actuación de los gallegos de Cabo Cruz, que se clasificaron por detrás de los cántabros y delante de los sanpedrotarras, hizo que los de Ruiz Camus vuelvan de la doble jornada de La Coruña un poco mejor que cuando llegaron. La situación es la siguiente: mantienen la desventaja de cuatro puntos con los de Lekeitio y reducen a un punto la lucha con los De San Pedro.

A pesar de que Hondarribia ganó la regata, la 'San Nikolas' de Orio hizo valer la ventaja de once segundos que logró el sábado sobre la 'Ama Guadalupekoa'. Al sumar los tiempos de la doble jornada la bandera se la adjudicó el equipo oriotarra entrenado por Jon Salsamendi. Por su parte, Astillero dio la cara y cedió ante Lekittarra por tan sólo 32 centésimas. Fue un mano a mano de los que gustan. En los largos, los azules estuvieron al nivel de los demás e incluso en algunos instantes mejor, pero no estuvieron finos en las tres maniobras de ciaboga y en los últimos doscientos metros del segundo largo. En ese punto cedieron tres segundos respecto a Lekittarra, que navegaba en el mismo tiempo de la 'San José XV'. Aún así los de Ruiz Camus tuvieron carácter para seguir peleando hasta el final, en el que no pudieron meter su proa por delante de los de Lekeitio por esas 32 centésimas.

La regata se desarrolló con la mar en buen estado, algo más movida que en la jornada del sábado. El viento del norte de la primera tanda roló a oeste en la segunda y la tercera. Sin embargo, no se cumplieron las previsiones que indicaban que habría un mayor movimiento en el agua.

Ruiz Camus no hizo grandes rotaciones. Tan sólo dos caras nuevas en las bancadas de la 'San José XV'. En el puesto cinco embarcó en estribor a Sergio Corrales y en babor a Sergio Enrique Rodríguez. Por lo que mantuvo en el proel a Arrant Villar y en la popa con el remo de gobernar a Santiago López García de Vicuña. El resto de los remeros bogaron en el mismo lugar que en la jornada anterior, por estribor, de popa a proa: Daniel González de marca, Rubén Álvarez Pedrosa de dos, Roberto Pérez de tres, Víctor Manuel Fernández de cuatro y Luis Andrés Rioz de espalda. Por la banda de babor, de popa a proa: Manuel Crespo de marca, Pablo Hernando de dos, Miguel Ángel Ruiz Camus de tres, Alexandro Tacu de cuatro y David Pérez Iglesias de espalda.

Las embarcaciones se alinearon para la salida con San Pedro por la baliza uno, Kaiku por la dos, Lekittarra por la tres y Astillero por la cuatro. La champa de salida de los cuatro botes fue muy fuerte y una vez que bajaron el ritmo, el que ocupaba la proa de la serie era el bote astillerense con mínimas ventajas sobre Kaiku y Lekittarra, mientras que San Pedro cedía dos segundos. El primero que enfiló la ciaboga fue la trainera azul, pero no lo hizo bien y permitió que Lekittarra le pasase y que Kaiku y San Pedro recortasen la desventaja con la que comenzaron la virada. En el segundo largo se mantuvieron las posiciones durante la primera parte del recorrido, pero a doscientos metros de la baliza la 'San José XV' se quedó y facilitó la ventaja de tres seguidos en la ciaboga y que San Pedro redujese su desventaja. Por delante los de Kaiku se asentaron en la primera posición.

En el tercer largo los de Ruiz Camus demostraron estar al nivel de sus compañeros de serie. No cedieron y lucharon por mantener intactas sus opciones, pero una vez más no realizaron una buena virada y tuvieron que remontar ante Lekeittarra e incluso San Pedro, que se les aproximó a un segundo. El ritmo de paladas de la cuadrilla astillerense fue en aumento pasando de 36 a 41 por minuto. Esto les sirvió para alejar a los sanpedrotarras y ponerse a la par que los de Lekeitio, pero en los últimos metros los vizcaínos aguantaron el empuje de los azules y les superaron por 32 centésimas.

El equipo azul demostró que está vivo y que van a luchar hasta el final por lograr la permanencia. Eso sí, sin olvidar que cada regata será una final y cualquier error, por mínimo que este sea, les puede condenar de forma definitiva. Quedan doce competiciones para sellar la continuidad en la élite, pero si mantienen el rendimiento de este domingo la afición tiene motivos para el optimismo.

Temas

Remo