Astillero ya prepara su regreso a la élite

Los remeros de Astillero posan junto a una trainera en las instalaciones del club. La temporada de 2019 será la de su vuelta a la élite del banco fijo, la ACT. /DM
Los remeros de Astillero posan junto a una trainera en las instalaciones del club. La temporada de 2019 será la de su vuelta a la élite del banco fijo, la ACT. / DM

Con seis bajas y cinco incorporaciones hasta el momento, los astillerenses probarán su estado de forma el próximo día 22 en la Bandera de Santander L

RAFA GONZÁLEZ

Estos días, como otros muchos que ya han pasado y otros que están por venir, son de trabajo callado. De carreras por circuitos que ya la memoria permitiría recorrer con los ojos cerrados, casi siempre charlando con los compañeros. También de horas interminables en el gimnasio, acompañadas de una música que más o menos guste a todos; o de técnica, en esas bancadas flanqueadas por agua también en las instalaciones del club. Astillero trabaja en este ya casi invierno para tener éxito en verano. Cuando en 2019 su trainera regrese al agua entre la élite del remo en banco fijo. Después de una temporada en la ARC 1, los azules volverán a la máxima categoría del remo, la ACT.

Uno de los principales problemas de los astillerenses a la hora de intentar formar un equipo competitivo es la falta de una economía fuerte. Los vecinos del País Vasco juegan con ventaja por sus normas fiscales para los patrocinadores y su potencial económico es muy solvente. La distancia kilométrica es otro inconveniente importante para acercarse a los bogadores gallegos o asturianos. Es importante cumplir los compromisos, ya que los costes de desplazamientos son altos. Aún con todo, los astillerenses están logrando buenas incorporaciones para ajustar su cuadrilla.

La empresa que se les presenta a los astillerenses es complicada, pero no hay más que ver la realidad del día a día de los componentes de la cuadrilla para entender que lo que quieren estos deportistas es conseguir unas actuaciones acordes con el sacrificio que están realizando ahora. Siempre se ha dicho, y es una realidad, que al remero lo que le gusta es competir y practicar su deporte, pero con las exigencias deportivas que hay en la máxima categoría están convencidos de que los sacrificios del invierno son una inversión para conseguir estar a la par que todos sus rivales.

La labor del preparador físico, José Antonio Puerta Vadillo, es fundamental en estos meses. Las inclemencias meteorológicas impiden en muchas jornadas salir al agua, por lo que el gimnasio y el ergómetro tiene que suplir esa imposibilidad. Aún así se busca cualquier resquicio en el tiempo y la disponibilidad de los remeros para tomar contacto con los remos ya en el agua.

El trabajo ha comenzado hace un mes y el preparador, Miguel Ángel Ruiz Camus, confía en que todos sus hombres asuman el reto, que no haya deserciones durante este recorrido que les va a llevar al mes de junio que será cuando llegue lo verdaderamente bueno para ellos.

Por medio estarán otro tipo de categorías, bateles y trainerillas, que les pueden dar ánimos, dependiendo de los resultados, para seguir con buen tono en el día a día. La plantilla que ha asumido el reto es corta, no está al estilo de otras temporadas o de otros clubes que suelen reunir en las primeras sesiones de trabajo un número muy superior para a medida que pasan las semanas ir haciendo descartes. Los elegidos por Ruiz Camus son fijos y está convencido de que seguirán hasta el final sin deserciones.

Mantener el bloque que logró el ascenso ha sido siempre la primera intención de Astillero para afrontar la nueva campaña. La mayoría de los remeros ha aceptado el envite, pero con otros no ha habido la misma suerte. En unos casos por ofertas de clubes rivales y en otros por terminar un ciclo en el deporte.

La 'San José XV' pierde a sus dos patrones de la campaña pasada. Iker Gimeno pone rumbo a Deusto, mientras que Mikel García retorna a 'La Marinera'. Aparte de estos dos, las ausencias más importantes son las de Alberto González y Jaime de Haz, dos hombres importantes que se enrolan en el proyecto de su excompañero Juan Zunzunegui en Zierbena. José Antonio Cuero se va como responsable de la 'Virgen del Puerto' de Santoña y todo un clásico en las bancadas de la trainera azul, Israel Bolado, cuelga los remos.

Aunque las bajas son importantes, la imaginación y los lazos de amistad han servido para conseguir reforzar la cuadrilla con cinco remeros que inicialmente ofrecen garantías por tener experiencia y calidad para estar sentados en cualquiera de las bancadas de la ACT. Los nombres que enrola Astillero en su proyecto son de prestigio hasta el punto de que dos de ellos han estado en activo en una embarcación como la de Cabo Cruz, que en muchas regatas ha demostrado ser uno de los botes a batir. David Fernández Vietes y Sergio Enrique Rodríguez eran dos de los habituales en la embarcación gallega. Se han decidido a dar el paso para remar en la 'San José XV' y sin duda son dos de los refuerzos más significativos. Junto a ellos se incorpora otro gallego, Andrés Peña, que ya sabe lo que es remar en una trainera regional ya que lo hizo en 'La Marinera' hace seis años.

A parte de este triplete gallego las altas llegan por los luanquinos Nacho García y Sergio Alonso, dos jóvenes valores que han demostrado un buen nivel y en los que Ruiz Camus confía al máximo.

«Equipo muy motivado»

Para el técnico de los azules la puesta a punto va bien y con mucha ilusión por parte de todos. «La preparación va bien. La gente esta muy motivada y todos están respondiendo a los planes que se han marcado. Los que no son de aquí vienen los fines de semana y se analiza su trabajo semanal. Esto no es nuevo, ya que siempre se ha hecho así. Entrenan allí en tierra y vienen aquí para hacer el trabajo de agua. El preparador físico les pone los entrenos y ellos le mandan el trabajo que han realizado diariamente y no hay ningún problema. Están trabajando muy bien al ritmo de los que nos vemos todos los días. En esta época del año es lo que hacen todos los clubes».

La puesta a punto en el agua siempre es importante y los descensos invernales siempre son una ayuda. para estimular a los remeros y al mismo tiempo fijarse un poco en cómo se encuentran los rivales. «De momento no tengo decidido a qué regatas de invierno acudiremos. El próximo día 22 tenemos la Bandera de Santander y en esa sí estaremos. Aunque no está decidido, mi intención es acudir a todos los que se pueda. Hay que remar, ya que en caso contrario el invierno se hace muy largo. Compitiendo con alguna regata por el medio se te hace más ameno y disfrutas un poco más».

Una vez confirmadas las bajas y las altas se ha podido estimar lo que pueden aportar las caras nuevas. «Se han ido remeros titulares. Las bajas de Alberto, Jaime y los demás han sido importantes, pero creo que se ha fichado bien. Los que han llegado están muy motivados y con muchas ganas. Son remeros fuertes y con vatios. Yo creo que tengo un buen equipo, incluso mejor que el año pasado».

Resulta una incógnita prever el nivel del resto de los clubes de la ACT, pero a la vista de los movimientos de este invierno parece que algunos clubes pueden bajar su rendimiento y otros, aumentarlo. «Teniendo en cuenta las salidas y altas que han tenido los clubes y que es el primer año en ACT después de haber ascendido, estar en la segunda tanda y no pasar problemas nos valdría. Pero hay que esperar. Ha habido mucho trasiego de remeros. Hay equipos que creo que están peor que el año pasado y otros, mejor. Ya veremos a ver cómo estamos. En los descensos podremos sacar conclusiones y veremos a los otros equipos. Insisto que estar en la segunda tanda nos vendría muy bien. Aunque económicamente estamos en la zona baja de la competición trataremos de subir enteros deportivamente con la motivación e ilusión que ahora están demostrando los remeros. Aquí hay mucha seriedad y tanto los remeros como la presidenta y la directiva estamos haciendo las cosas muy bien, todos damos el máximo para poder disfrutar este verano», concluye Ruiz Camus.