Bolos

«He hecho de los bolos mi vida»

Ramonín, en el centro, con José Manuel Riancho (izquierda) y José Manuel Díaz (derecha)./SANE
Ramonín, en el centro, con José Manuel Riancho (izquierda) y José Manuel Díaz (derecha). / SANE

Ramón Sánchez Mier, arropado por familiares y amigos, recibió ayer el Premio Muslera por toda una existencia dedicada a este deporte

Leila Bensghaiyar
LEILA BENSGHAIYAR

«Los bolos son mi hobby. He hecho de ellos mi vida y he disfrutado mucho», afirmaba ayer Ramón Sánchez Mier, más conocido como Ramonín en esto de los bolos, después de que se le hiciera entrega del Premio Muslera en la Sala Bretón de Astillero, ante un buen número de aficionados, peñistas y representantes de todos los estamentos del deporte vernáculo. Razón no le falta. A sus 91 años quien fuera durante décadas presidente de la peña La Carmencita puede presumir de ser una de las personalidades más longevas y respetadas de este deporte. Precisamente Ramonín hizo referencia, como no podía ser de otra forma, a la emblemática bolera santanderina. «Mis logros comenzaron en la Peña la Carmencita, en la bolera de mi padre», explicó para después recalcar que a pesar de que el premio se le entregaba a él, este es un galardón compartido. «Mis méritos son relativos porque siempre me he rodeado de un gran equipo», señalaba.

La decisión de otorgar el Premio Mulsera a Ramonín fue unánime al revelarse como una figura fundamental para el sostenimiento de un deporte como los bolos. El jurado no mostró fisuras a la hora de decantar la balanza hacia su a pesar de que se efectuaron las oportunas deliberaciones. Y es que la figura del histórico directivo de la peña La Carmencita, un puesto que ocupó durante sesenta años, de los que 35 se mantuvo en el cargo en funciones de presidente hasta que le sucedió hace apenas dos años Iván Linero, se ha convertido en una figura fundamental para los bolos durante la segunda parte del siglo XX. Tanto que a lo largo de estos años Ramonín puede presumir de «decir con orgullo que tengo mil amistades en Cantabria gracias a los bolos. Han sido mi forma de vida». Y es que puede contar que ha compartido momentos con los «colosos» de este deporte. Salas, Cabello, Escalante, Ramiro... Son sólo algunos de los nombres propios de los que puede jactarse haber conocido y también disfrutado en primera persona de su juego, algo que ahora ya sólo es posible a través de los libros de historia de los bolos o mediante las narraciones de los más mayores y los entendidos en la materia.

Por eso, no olvidó dedicar unas palabras a quienes le han acompañado a lo largo de toda una vida dedicada a los bolos. Figuras y entidades que Ramonín entiende le han hecho más fácil su labor como impulsor de los bolos. «Mi agradecimiento a todos los directivos de todas las peñas de Cantabria, a los jugadores que han sido compañeros míos y a las Federaciones Española y Cántabra, de las que sólo he recibido apoyos, alegrías y felicitaciones».

El Premio Muslera se ha convertido en su corta vida, tan sólo siete años, en una de las distinciones más importantes del bolo palma junto con el Pico Peñamellera. La candidatura de Ramonín fue presentada por Fernando de la Torre, exdirectivo de la Federación Cántabra; José Manuel Riancho Palazuelos, presidente de Apebol; Iván Liñero, presidente de La Carmencita; Fernando Diestro, expresidente de la Federación Cántabra de Bolos y Alfonso González, exjugador de La Carmencita, ahora en la Peña Comillas.

 

Fotos

Vídeos