La Carmencita ya es tricampeona

La Carmencita ya es tricampeona

Las santanderinas consiguen su tercer título consecutivo de la Copa Cantabria al derrotar por un contundente 4-0 a Campoo de Yuso en apenas 35 minutos de juego

Marco García Vidart
MARCO GARCÍA VIDARTSantander

A buen seguro que habrá algún registro parecido en las dos décadas -21 ediciones- que se llevan de Copa Cantabria. Sobre todo en los tiempos en los que la peña de El Caserío dominaba sin rival alguno el bolo palma femenino. Pero costará encontrar un partido tan corto como el de ayer en la bolera de La Rasilla en la final del torneo. Lo que se presumía un encuentro de lo más igualado entre las dos peñas más en forma del momento, Campoo de Yuso y La Carmencita, terminó en un paseo militar para las capitalinas. Un 4-0 en apenas 35 minutos de juego. Si alguien se despistó más de la cuenta en la bolera de La Rasilla, se perdió medio partido. Así, La Carmencita sumaba su tercer título consecutivo, dejaba a Campoo de Yuso sin la posibilidad de revancha de la final del año pasado y se tomaba, de paso, cumplida venganza ante las campurrianas, que el sábado habían abrochado el título de Liga con un punto de ventaja sobre las jugadoras santanderinas.

El día en el que se celebraban las dos Copas en Los Corrales de Buelna tenía un punto de incertidumbre. La ola de calor que asfixió a Cantabria durante los últimos días terminó ayer para dejar un cielo lleno de nubes en muchos puntos de la región. Y el valle de Buelna, a la hora en la que iba a comenzar la tarde de bolos, era uno de ellos. Incluso antes del comienzo de la final de la Copa Cantabria lloviznó un poco. Por suerte, paró.

El encuentro comenzó con una peña de La Carmencita convertida en una elefanta loca en una cristalería. Como si las santanderinas estuviesen enrabietadas a más no poder por haber perdido la Liga por tan escaso margen ante su rival de ayer. Así, Naomi Solórzano acertaba al tiro con el primer -y a la postre único- emboque del partido para que su peña dejase esa zona de la bolera con un claro 28-15. Lo peor para Campoo de Yuso estaba por llegar. Desde el birle, La Carmencita se fue a unos espectaculares 35 palos, la cifra más alta de todo el encuentro, para sumar 63. Los 31 de Campoo de Yuso no fueron malos, pero sí a todas luces insuficientes. La Carmencita se imponía por 63-46.

La Carmencita frenó el modo 'estampida' para convertirse en un rodillo de regularidad. Como si fuese un metrónomo, en los tres siguientes parciales derribó la misma cantidad de bolos, 18, desde el tiro. En el segundo chico, Campoo de Yuso acertaba con 11 desde esa zona de la bolera. Y desde el birle, las santanderinas volvieron a ser mejores -algo que ocurrió en ambas zonas de la bolera durante todo el partido-. Sus 28 palos contra los 22 de Campoo de Yuso hicieron que el chico fuese de nuevo para La Carmencita por 46-33.

Dos bolos de diferencia

El tercer parcial fue el más ajustado de todos. Campoo de Yuso tiró de casta de campeona y las santanderinas apenas aventajaron a las campurrianas en un bolo desde el tiro, 18-17. Desde el birle, la cosa estuvo igual de equilibrada. Por 32-31 se imponían las santanderinas para firmar un ajustado 50-48.

A Campoo de Yuso no le quedaba otra que intentar la heroica. Debía ganar sí o sí los tres chicos siguientes si querían forzar uno de desempate. Por eso las campurrianas expusieron mucho. A la postre, demasiado. Buscaban dejar las bolas lo más cerca posible de los bolos al birle y una de Andrea Gómez y las dos de Blanca Riaño fueron quedas. Aún así, Campoo de Yuso sumaba 13 palos, por los consabidos 18 de La Carmencita. Y desde el birle, las santanderinas volvieron a ser mejores que sus oponentes. Sus 23 bolos por los 18 de Campoo de Yuso certificaban un 41-31 en el cuarto chico. El partido y el título de la Copa Cantabria viajaban a El Verdoso.

«Ha sido un partido muy rápido. La verdad, no esperábamos que lo fuese tanto», señala Sara Liaño, capitana de La Carmencita. «Pero hemos jugado todas las componentes del equipo con mucha ilusión». Las santanderinas suman así su tercer entorchado en la Copa Cantabria, logrados en estos últimos tres años. Una competición que se «nos da especialmente bien», reconoce Liaño, ya que tres temporadas son las que lleva de vida el equipo femenino de la peña santanderina. En 2016, derrotaron a Mazcuerras en La Cavada por 4-0 y en 2017 vencieron a su rival de ayer, Campoo de Yuso, en la final que se jugó en Astillero por 4-2. Un triplete de títulos que iguala a las santanderinas con el segundo equipo más laureado en el palmarés de la competición, Mazcuerras. Aún queda muy lejos el registro de la peña El Caserío, que en 1999 sumó su primera Copa Cantabria y en 2014, la séptima y última.

Temas

Bolos

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos