Bolos

Un efectivo Peñacastillo gana en Cerrazo

José Manuel González birla una bola bajo la mirada de Rubén Haya, Víctor González y Jesús Salmón. /Sane
José Manuel González birla una bola bajo la mirada de Rubén Haya, Víctor González y Jesús Salmón. / Sane

En un duelo con más solidez que brillantez los de Cañas vencen a J. Cuesta para no perder comba con sus rivales | Renedo barre a Casa Sampedro en el resultado más sorprendente de la jornada, mientras que La Rasilla y Riotuerto empatan a tres en Los Corrales de Buelna

Borja Cavia
BORJA CAVIASantander

Peñacastillo Anievas Mayba no quiso ser menos que Borbolla y Roper y en la tarde de este domingo se estrenó en la Liga con una victoria por 1-4 ante el siempre complicado equipo de J. Cuesta. Un partido en el que los santanderinos fueron de menos a más y en el que superaron los cuarenta en cuatro de los cinco chicos disputados. La sorpresa de la jornada llegó de la mano de Renedo, que barrió de la bolera a Casa Sampedro, mientras que en el otro duelo dominical La Rasilla y Riotuerto terminaron en empate.

No tenía Peñacastillo un debut fácil en Cerrazo. El pasado año fue Borbolla el que arrancó la competición ante J. Cuesta y, en un partido que se tuvo que jugar en El Malecón por mal tiempo, Isaac López y los suyos les recibieron con 53, 41 y 49 bolos aunque, al final, los nojeños salvaron los muebles. Este domingo el partido arrancó de una manera muy diferente, con los locales quedándose a las puertas del cierre y los santanderinos logrando anotarse el primer chico desde los 18 metros.

No es baladí el asunto del tiro, puesto que había especial interés por ver la distancia desde la que habían planteado el duelo los de Cañas, es decir, si se iban hasta los 20 metros o no. De momento para ver a Salmón y compañía desde el fondo de la bolera habrá que esperar, toda vez que J. Cuesta se vino hasta los dieciséis en sus turnos al tiro.

Un emboque de Salmón en el tercer chico y otro de Víctor en el quinto resultaron claves para Peñacastillo

Desde esa distancia llegó la igualada, con la raya al medio y el emboque a la mano, con una cifra nada desdeñable de 43 palos. El tercero, el chico en el que se decantan buena parte de los partidos, cayó del lado visitante gracias a un cierre auspiciado por un emboque de Salmón. Para ese momento Cuesta había realizado una sustitución, ingresando en el corro José Luis Rivero por Antonio Sagredo, aquejado de algunos problemas físicos.

El cambio no surtió el efecto deseado y en el cuarto chico al de Mazcuerras se le quedaron dos bolas en la caldera que ayudaron a alejar a los suyos del cierre. Y claro, perdonar a Peñacastillo está penado con la pérdida del chico. La sentencia llegó en forma de emboque de Víctor González para obligar a los locales a 50 bolos. Pese a que Isaac también acertó con el cachi la cifra derribada fue insuficiente y los dos puntos viajaron a la Mateo Grijuela.

Sin hacer un gran partido, Peñacastillo resolvió su debut liguero con solvencia, acertando en los momentos clave y sin, de momento, pasar por los 20 metros.

El marcador más llamativo de la jornada, no tanto por el resultado como sí por la contundencia, fue el 4-0 que Renedo le endosó a Casa Sampedro, que no tuvo su mejor día y sucumbió ante el acierto embocador de los de Piélagos. Los de Torres saltaron al corro con Adrián Díaz en su partida titular en lugar de David Penagos y en un partido para olvidar no lograron pasar de 35 en ninguno de los cuatro chicos disputados. Algo de mérito, desde luego, tendrá en su rendimiento el juego de su rival, que con el resultado da un golpe en la mesa y deja claro que ha venido para quedarse. O al menos, para vender cara la permanencia.

Con Javi Cabrero como quinto hombre, los locales marcaron el ritmo del encuentro desde el primer chico, en el que Cristian Lavid y Jesús Rueda acertaron con el emboque colocado al pulgar para poner el 1-0. Con la confianza que da comenzar ganando, en el segundo se fueron hasta los 50 palos desde 17 metros, sumando otro parcial y dejando la mitad del trabajo hecho.

De nuevo los emboques volvieron a ser clave en los dos chicos siguientes. En el tercero lo logró por partida doble Lavid y en el cuarto fue José Luis Rueda el que acertó para dejar los dos puntos en casa y colocar a los suyos como colíderes ligueros junto a la Bolística.

También en horario matutino se disputó el partido en Los Corrales. Si de algo pueden presumir por allí es de bolera complicada para los rivales, algo que se volvió a poner de manifiesto en un duelo en el que Riotuerto tuvo que remontar en dos ocasiones para sacar algo positivo.

Los dos primeros parciales cayeron del lado de los locales, que en dos tiradas fueron más efectivos que los de La Cavada, que primero habían colocado 20 metros de tiro y luego la raya al pulgar. Más habitual lo primero que lo segundo. A partir de ahí crecieron los cañoneros en el encuentro y tras bajarse a dieciséis metros y apostar por el cachi en la mano igualaron la contienda. Arrancaba un nuevo partido, esta vez a dos chicos, que volvió a acabar en empate.

Temas

Bolos