Bolos

Óscar no perdona en Colindres

Óscar sumó en Colindres un nuevo título tras ganar en la final a Alfonso Díaz./Antonio 'Sane'
Óscar sumó en Colindres un nuevo título tras ganar en la final a Alfonso Díaz. / Antonio 'Sane'

El de Borbolla hace buenos los pronósticos y se lleva un concurso en el que derrota en la final a Alfonso Díaz

Borja Cavia
BORJA CAVIAColindres

Óscar González o Lolo Lavid. Durante las últimas semanas los concursos de primera solo tienen dos ganadores, el de los jugadores de Borbolla. Ayer en Colindres fue el turno del primero, que doblegó a Alfonso Díaz en la final a corro libre para sumar un nuevo título este curso.

Tras las tiradas de clasificación previas los mejores registros habían sido los de Óscar González y Pedro Gutiérrez. El Junco no había tenido suerte hace seis días en Laredo, mientras que el de Roper no pasa por su mejor momento físico y está lanzando mermado en sus facultades, aunque logró el pase a semifinales.

Pese a encuadrarse lejos de las fiestas de la localidad la bolera de La Venta presentó, como siempre, un aspecto magnífico. Acostumbrada a ser la hermana pobre en materia de bolo palma, la zona oriental ha vuelto a demostrar tanto en Laredo como ayer en Colindres que afición hay. Y para rato.

Entre el elenco de participantes estaba también el jugador más laureado en el concurso, Jesús Salmón, que lo ha ganado en ocho ocasiones, la última en 2018 cuando doblegó en la gran final a un Víctor González que esta vez se quedó fuera de la final pese a derribar 133 bolos en las tiradas previas. El camargués no pudo optar a repetir triunfo tras quedarse en 112 palos. Está lejos el de Peñacastillo de repetir sus últimas campañas a nivel individual, aunque lo está compensando a base de títulos colectivos.

En cuartos de final los registros no fueron todo lo buenos que se presuponían de los jugadores presentes en el torneo. El mejor fue Óscar, que con 132 bolos se aseguró el pase a la final, toda vez que los bolos se arrastraban hasta llegar a la fase decisiva. Junto a él también encarriló su permanencia en el concurso Alfonso Díaz, con sus 128 palos.

A partir de ahí hubo una pelea por ocupar las otras dos plazas en 'semis' en las que se llevaron el gato al agua Pedro y Héctor Salmón, los dos bolistas que comenzaron tirando en la segunda fase. El de Roper, mermado por su estado físico, había pasado con 116 bolos y en su segundo concurso derribó 105. El de Mali, por su parte, logró 119 en cuartos y en la semifinal, lastrado por dos bolas quedas, no pudo pasar de los 95, lo que le envió a la cuarta plaza. Pese a todo, el futuro jugador de Comillas es uno de los nombres destacados del curso.

En la segunda de las semifinales Óscar y Alfonso solo tenían que cumplir para disputarse posteriormente la gran final. Sin brillantez pero ambos bolistas cumplieron, por lo que el de Borbolla y el de Sampedro se citaban por el título de San Ginés en una fase decisiva que se jugaba a tres chicos hechos.

En la misma, el Junco se impuso por tres chicos a uno. Se adelantó el de Liérganes tras cerrar en el primero, igualó el corraliego tras otro tempranero cierre y tras volver a adelantarse en el tercero Óscar sentenció con un emboque, toque de genialidad marca de la casa.