Bolos

Peñacastillo impone su ley

Peñacastillo impone su ley

Los de Cañas vencena Ribamontán enel Cagigal por un chicoa cuatro, en un partido adelantado que corresponde a la jornada 21, y se mantienen líderes

Leila Bensghaiyar
LEILA BENSGHAIYAR

Peñacastillo Anievas Mayba impone su ley incluso por anticipado. Los de Rubén Rodríguez se impusieron a Ribamontán (1-4) en un partido que corresponde a la jornada 21, pero que se adelantó y se disputó ayer en Loredo. El Cagigal fue el escenario de un duelo que sirvió a Peñacastillo para amarrar, más aún si cabe, la condición de líder que le otorgan los 30 puntos de su casillero. Mas de un encuentro de diferencia con el segundo clasificado, Los Remedios Vitalitas que cuenta con 25.

El duelo arrancó desde los 20 metros con máxima al pulgar y Peñacastilllo se desenvolvió sin problemas en el primer chico. Tumbaron 49 bolos con un emboque semifácil mientras que Ribamontán no llego a esa cifra a pesar de tener otro emboque. En el segundo chico, de 18 metros al medio a la mano Ribamontán se recuperó y mejoró en el tiro a pesar de que aflojaron un poco en los últimos birles. Aún así consiguieron el cierre con 41 bolos. Entonces llegó el turno de los de Cañas que mataron ese buen resultado con la friolera de 48 bolos derribados. En eso llegó el tercer chico con un tiro de 20 metros, máxima al pulgar y el emboque más fácil posible.

Peñacastillo no empezó bien. Un caballo y una blanca de Pedro Gutiérrez. Para rematar, a Víctor González se le quedó una bola con cuatro bolso de caldera. El resultado fue un pobre registro de tan sólo 20 bolos que nada pudo hacer contra los 52 que se había anotado Ribamontán, que gracias a buen juego y un emboque se logró ese cierre de más de medio centenar de bolos y se llevó el tercer chico de calle.

El cuarto chico fue el de la recuperación de los de Cañas. Ribamontán se bajó a los 14 metros, pero no consiguió el cierre al medio a la mano. Peñacastillo aprovechó la situación. Hicieron 53 a bolos y no hubo discusión posible. Su cierre pesó más que los 37 bolos que había derribado Ribamontán. A esas alturas del partido ya estaba todo decidido. Faltaba por disputar un chico, el quinto y último, pero no iba a cambiar las cosas. Al contrario. Sirvió para refrendar la condición de ganador de los de Cañas que además en ese chico se anotaron el mayor número de bolos derribados –54– de todo el encuentro.

La sentencia llegó desde los 20 metros con máxima al pulgar y el emboque más fácil. Pedro Gutiérrez y Víctor González consiguieron dos emboques. Ribamontán no se quedó atrás e igualó con otros dos, pero una bola nula de David Cecín convirtió en una empresa imposible alcanzar la cifra de los de Cañas: 54 bolos. Y con eso terminó el partido y Peñacastillo Anievas Mayba se anotó otro triunfo. Uno más esta temporada. Algo que ya se está convirtiendo en una tónica a la que sus rivales no saben poner remedio y que de continuar así, les otorgará la Liga.

Temas

Bolos

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos