Bolos

Peñacastillo se planta en la final

Víctor González birla una de sus bolas en la semifinal ante Riotuerto./Sane
Víctor González birla una de sus bolas en la semifinal ante Riotuerto. / Sane

Riotuerto vende cara su derrota en la Copa Apebol y obliga a los de Cañas a remontar

Borja Cavia
BORJA CAVIASantander

Los grandes jugadores aparecen en las grandes ocasiones. Cuando el partido se pone en contra y la situación se vuelve inesperada, los líderes emergen para intentar devolver las cosas al cauce correcto para sus intereses. Algo así tuvieron que pensar los jugadores de Peñacastillo cuando vieron que tras la disputa de los dos primeros parciales el marcador se había puesto cuesta arriba. Y en Cañas hay cinco grandes jugadores. Claro que también los hay en Riotuerto, que supo vender cara su derrota e incluso cuando más cuesta arriba tenía el encuentro peleó hasta la última bola. Y todo ello ante la atenta mirada de los numerosos espectadores que abarrotaron el corro de El Corte Inglés.

El primer chico entró dentro del guión táctico previsto, con los cañoneros bajándose hasta los 14 metros y los de Cazoña colocando la raya al medio al pulgar. Tras una subida discreta de quince bolos los ayer locales -Riotuerto- desplegaron su mejor repertorio en el birle para derribar 33 palos y obligar a su rival a forzar la máquina. Como no es lo mismo tirar sin presión que hacerlo obligado, el paso de las bolas fue alejando a Peñacastillo del objetivo marcador por los rivales, marchándose el primer parcial hacia las orillas del Miera.

En el segundo los santanderinos se marcharon hasta el tiro máximo de la bolera, 18 metros, para enfrentarse a una raya máxima con el emboque colocado a la mano y más complicado de lo que parece a primera vista. La subida y el inicio del birle de los capitalinos invitaba a pensar en una jugada grande pero las últimas bolas dejaron la tirada en 41 bolos. Nada fácil, desde luego, pero no imposible para Riotuerto, que con una gran subida de 21 bolos fue capaz de matar la jugada con una última bola de tres al medio de Gabi Cagigas.

Programa de las Jornadas El Corte Inglés

Jueves 14.
Amistoso de veteranos: Posadillo-Peñacastillo, a las 11.00. Amistoso de veteranos: El Tarumbo-Aguanaz, a las 16.00. Amistoso de Segunda Categoría: Valle de Anievas-J. Cuesta B, a las 18.00. Amistoso femenino: Campoo-La Carmencita, a las 20.00.
Viernes 15.
Proyecto Madera de Ser: Participa el CEIP Marqués de Estella, a las 10.00. Amistoso de cadetes: Manuel García-Torrelavega, a las 16.00. Amistoso de Segunda Especial: San Roque-Cóbreces, a las 18.00 horas. Copa Apebol Final: Borbolla-Peñacastillo/Riotuerto, a las 20.00.
Sábado 16-
Amistoso de alevines: Rebujas-Manuel García, a las 9.30. Amistoso de escuelas femeninas: San Vicente-Rebujas, a las 10.45. Amistoso de escuelas masculinas: Borsal Textil-Manuel García, a las 12.00
Torneo de Campeones de El Diario Montañés (sábado, día 16).
Alevín: Ángel Gutiérrez-DiegoDíaz, a las 15.00. Femenino Escolar: Eva Solana-Alba Martínez, a las 15.30. Infantil: Nestor Viar-Rubén Odriozola, a las 16.00. Cadete: Ángel Pellón-Marcos Lavín, a las 16.40. Juvenil: Adrián Vélez-Javier Cacicedo, a las 17.20. Veteranos: Santiago Guardo-José L. Martínez, a las 18.00. Tercera Categoría: Roberto Cabielles-Juan A. Sánchez, a las 18.40. Segunda Categoría: Jesús Soberón-Senén Castillo, a las 19.20. Femenino: Marta Castillo-Judit Bueno, a las 20.00. Primera Categoría: Víctor González-Óscar González, a las 20.45.

El partido estaba cuesta arriba para Peñacastillo, que pese a ello no varió la táctica y volvió a colocar raya al medio con el emboque en la estaca del pulgar. Esta vez los de La Cavada no pudieron igualar sus registros en el birle y aunque llegaron con opciones de cierre hasta la última bola no lograron alcanzar los 40, lo que le ponía el chico a su rival en bandeja. La subida parecía augurar un birle tranquilo y un cierre cómodo, aunque como ocurriera en el chico anterior la situación se fue complicando y Salmón tuvo que derribar tres palos con la ultima bola para lograr el parcial.

El empate

De haber tenido la opción los de Cañas se hubieran ido a los 20 metros, pero ni la bolera ni la competición se lo permitían por lo que se quedaron en los 18, situando Riotuerto la misma raya que en su anterior turno. Tras una buena subida y un prometedor comienzo del birle de nuevo la jugada se enquistó cuando tocó birlar las bolas más cercanas al tablón. Con 36 y dos bolas por jugar José Manuel González y Salmón tuvieron que buscar el panojo para lograr el cierre y obligar a Riotuerto a dar el do de pecho. La situación era propicia para el todo o nada y, cuando parecía que llegaba el todo, tres bolas consecutivas de uno de Cagigas, Cacicedo y Túñez llevaron el empate al marcador.

Entraba el partido en la hora de los valientes. Valientes como los de La Cavada, que tras una mala subida desde los catorce metros lograron sobreponerse y con un birle de 32 palos (doce de ellos de Cagigas), obligaron a Peñacastillo a irse hasta los 47 para lograr adelantarse por primera vez en el marcador. Y entonces, como decían en una famosa serie de televisión, se desató el caos. La madera que no había caído hasta ese momento empezó a rodar por la arena de la bolera y con 25 de subida prácticamente se aseguraron un quinto chico que les ponía la victoria a tiro de un parcial. Y es que el que perdona, lo acaba pagando.

Se llegaba al sexto chico con Peñacastillo por delante, después de haber remontado y con la opción de colocar tiro. A 18 metros que se fueron dispuestos a liquidar una contienda que se les había puesto muy complicada tras los dos primeros chicos. No fue su mejor subida pero tras un gran birle, especialmente desde la parte más lejana de los bolos, precisamente desde donde antes habían fallado, lograron superar la barrera de los 40 y colocar a Riotuerto entre la espada y la pared. Desde las primeras bolas los jugadores cañoneros parecieron dudar si lanzar a bolos u optar por buscar el emboque que ellos mismos habían colocado. No fue mala la subida, de 17 palos, pero había muchas bolas pegadas al tablón y la tirada se quedó lejos de los 42 bolos necesarios para la igualada.

Partido igualado, entretenido y con emoción hasta las últimas bolas, que para las alturas de curso no es moco de pavo. Si por algo se había caracterizado la Copa Apebol en los últimos años había sido por las sorpresas, valga el triunfo de Sobarzo en 2018, pero este año ha deparado la final esperada por todo los aficionados. Peñacastillo contra Hermanos Borbolla, los dos grandes favoritos frente a frente El espectáculo sobre el corro, sin ninguna duda, está garantizado.

Temas

Bolos