Pedro Burgo se impone en Sarón

Pedro Burgo se impone en Sarón

La octava edición del Rally Cristian López, que resultó un éxito de público y participación, se cierra con la disputa de ocho tramos cronometrados

RAFA TORRE POOsaron

Hicieron buenos los pronósticos y se adjudicaron sin dificultad la octava edición del Rally Cristian López Herrero que se disputó este domingo en Sarón. El piloto gallego hizo valer la superioridad de su Porsche 911 GT3 para alzarse con el triunfo en una prueba en la que los cántabros Dani Peña y Marcos Diego finalizaron segundo y tercero, respectivamente.

Burgo, piloto gallego habitual en el Campeonato de España, acudió a Sarón con la mente puesta en el Rally del Bierzo, puntuable para el Nacional, que se celebra el próximo fin de semana. Allí tendrá que medirse, entre otros, con los cántabros Surhayen Pernía y Carlos del Barrio. Por eso, Burgo planteó la cita como una jornada de test. «Es un coche prácticamente nuevo para nosotros y queríamos hacernos a él. Vinimos para hacer kilómetros, pero mucho mejor si nos vamos con la victoria», admitió. Sin embargo, en el primer tramo Dani Peña y Borja Odriozola se lo pusieron difícil. Se adjudicaron el scratch y le endosaron 4 segundos. Incluso José Manuel Mora, con un Peugeot 205, se coló delante de él. Peña, que buscaba el triunfo para dejar sentenciado el título de campeón regional, tenía ganas de guerra. Los tramos favorecían a su Citroën DS3 R3, pero un problema mecánico en la caja de cambios le descolgó de la lucha. Burgo, amigo de Peña, declaraba al final del rally que «de no haber sido por los problemas, Dani nos hubiera hecho correr hasta el último tramo». A partir de ese momento, la victoria se le puso en bandeja el piloto gallego. Además, Iván Ares se tuvo que retirar tras la primera especial por avería mecánica en su Porsche. Tampoco tuvieron suerte Jonathan Cabo y Sem Múgica, a los que los problemas les condenaron al abandono.

Pero la ausencia de algunos de los favoritos no restó emoción al rally y a los numerosos aficionados que se acercaron ayer a los tramos. Desde ese momento, el duelo más intenso se libró por la segunda plaza. Dani Peña y Marcos Diego pusieron la pimienta a la carrera. Llegaron a la última especial separados por solo diez segundos. El piloto del Adelma, con su BMW Compact F2.000, encaró los 10,5 kilómetros de Carcabal-Lloreda con la esperanza de recuperar el tiempo perdido. «Queríamos intentarlo por si fallaba Dani, pero no ha podido ser. Rompimos dos llantas en una curva entrelazada y hemos tenido que hacer el tramo entero con ellas rotas», declaró en la asistencia final ubicada junto al campo Fernando Astobiza de Sarón. Diego se dejó 21 segundos con Peña, que marcó el mejor tiempo, aunque le sirvió para subirse al tercer peldaño del podio.

«No ha podido ser»

Dani Peña consiguió acabar segundo, pero no estaba del todo contento en el parque cerrado. «No ha podido ser, pero un segundo puesto vale para mucho», aseguró. Eso es lo que menos contento le dejó, aunque también hizo una lectura positiva. «No sé si tengo el campeonato ganado, pero está prácticamente hecho. Estoy contento porque es el objetivo que nos fijamos a principios de temporada con este coche nuevo», añadió el piloto de Auto Gomas

Tras Burgo, Peña y Diego, los asturianos Julio y Rafael Sánchez firmaron una gran actuación con su Peugeot 205, al que exprimieron al máximo para acabar cuartos. El top 5 lo cerraron los cántabros Javier Fernández y Luis Alberto Dertiano, también con un Peugeot 205. Efrén Llarena ganó el Memorial Junior Cristian López; Iñaki Narbaiza, el grupo N;Héctor José Vegas, los Clásicos de Velocidad;Raúl de Juana, la Turbo Dickens; Javier Fernández, el Desafío Rallycar Cantabria, Borja Ruiz, los Clásicos de Regularidad; y José Luis Carrera, la Challenge Rallycar Cantabria.

La dureza de la prueba la demostraron los 24 abandonos. El coche 01, el espectacular Ford Fiesta R5 de Javier Polidura, se salió de la pista pero pudo ser rescatado y se reincorporó al rally para gozo de los aficionados.